29 de mayo 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

«Supongo que un madurito o una lesbiana serían amantes mucho más centrados»

29 de mayo 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El día que Terry Grandchester se enamoró de Candy Candy no podía ni imaginar que una editorial española llamada Fulgencio Pimentel acabara rindiendo tributo a su centelleante cabellera. El brandy de Jerez Centenario Terry tampoco sospechó nada. Ni el legendario fanzine de Carlos Berlanga, ni el mangaka King Terry, ni el estudio de animación Terrytoons, ni los murcianos Terry IV. Pero todos acabaron reunidos en la intersección de un título: Terry. Así se llama la primera antología de Fulgencio Pimentel y así es como la editorial muestra veneración a todos ellos.
«No sabemos si dichos fetiches encarnan realmente los polos que rigen nuestro universo, infantilista y sentimental por definición, pero profundamente apegado a los placeres mundanos», escribe la editorial en la presentación del libro. «Lo único seguro es que Terry es un nombre anaranjado que habla mucho y bien de la colección de tebeos que queríamos ofrecer, porque nos suena a adolescentes que comen pipas en la plaza del pueblo».
Terry es, en cierto modo, otra plaza de pueblo donde se han encontrado individuos de Japón, Australia, Bélgica, EEUU, Canadá, Francia, Noruega, Argentina y España. Ellos y sus obras, que acabaron formando «una selección que no se circunscribe a ningún género, pero bebe de multitud de ellos», indican. «Humor, lirismo y audacia, con la excelencia artística como único criterio».
Los tres ejes maestros de esta antología son Vivíamos entre las flores, de Seiichi Hayashi, Porto Louro, de Los Bravú, y Grises, de Olivier Schrauwen. Son ellos porque sus historias se extienden por más páginas que las demás.
Pero, además, en Terry se ha producido el debut de algunos autores internacionales en la escena editorial española: Sindre Goksøyr y Sébastien Lumineau. También están aquí Sammy Harkahm, Bendik Kaltenborn, Nacho García y Simon Hanselmann. Michael DeForge, autor de Hora de aventuras, participa con la historia de una ‘universitaria de noche’. Es ella la que supone que un madurito o una lesbiana serían amantes mucho más centrados.
Fungencio Pimental destaca, además, la historia que Jim Woodring («el autor de la monumental serie Frank») ha creado para esta antología. Y, de paso, con este nuevo libro, la editorial incorpora a su catálogo nombres como los de Ed Carosia, Rayco Pulido, Gonzalo Rueda, Peter Jojaio y José Ja Ja Ja.
Terry, ya ven, apenas es un brandy. Desde hace muy pocos días es también el nombre en el que confluyen decenas de historias dibujadas.
t2
terry
t1
t5
t6
t4
t3
t8
t7
tt4
tt5
tt1
tt6
tt2
tt3

El día que Terry Grandchester se enamoró de Candy Candy no podía ni imaginar que una editorial española llamada Fulgencio Pimentel acabara rindiendo tributo a su centelleante cabellera. El brandy de Jerez Centenario Terry tampoco sospechó nada. Ni el legendario fanzine de Carlos Berlanga, ni el mangaka King Terry, ni el estudio de animación Terrytoons, ni los murcianos Terry IV. Pero todos acabaron reunidos en la intersección de un título: Terry. Así se llama la primera antología de Fulgencio Pimentel y así es como la editorial muestra veneración a todos ellos.
«No sabemos si dichos fetiches encarnan realmente los polos que rigen nuestro universo, infantilista y sentimental por definición, pero profundamente apegado a los placeres mundanos», escribe la editorial en la presentación del libro. «Lo único seguro es que Terry es un nombre anaranjado que habla mucho y bien de la colección de tebeos que queríamos ofrecer, porque nos suena a adolescentes que comen pipas en la plaza del pueblo».
Terry es, en cierto modo, otra plaza de pueblo donde se han encontrado individuos de Japón, Australia, Bélgica, EEUU, Canadá, Francia, Noruega, Argentina y España. Ellos y sus obras, que acabaron formando «una selección que no se circunscribe a ningún género, pero bebe de multitud de ellos», indican. «Humor, lirismo y audacia, con la excelencia artística como único criterio».
Los tres ejes maestros de esta antología son Vivíamos entre las flores, de Seiichi Hayashi, Porto Louro, de Los Bravú, y Grises, de Olivier Schrauwen. Son ellos porque sus historias se extienden por más páginas que las demás.
Pero, además, en Terry se ha producido el debut de algunos autores internacionales en la escena editorial española: Sindre Goksøyr y Sébastien Lumineau. También están aquí Sammy Harkahm, Bendik Kaltenborn, Nacho García y Simon Hanselmann. Michael DeForge, autor de Hora de aventuras, participa con la historia de una ‘universitaria de noche’. Es ella la que supone que un madurito o una lesbiana serían amantes mucho más centrados.
Fungencio Pimental destaca, además, la historia que Jim Woodring («el autor de la monumental serie Frank») ha creado para esta antología. Y, de paso, con este nuevo libro, la editorial incorpora a su catálogo nombres como los de Ed Carosia, Rayco Pulido, Gonzalo Rueda, Peter Jojaio y José Ja Ja Ja.
Terry, ya ven, apenas es un brandy. Desde hace muy pocos días es también el nombre en el que confluyen decenas de historias dibujadas.
t2
terry
t1
t5
t6
t4
t3
t8
t7
tt4
tt5
tt1
tt6
tt2
tt3

Compártelo twitter facebook whatsapp
Grafitis de Futura que pisan la calle en vez de decorarla
M-Store: ¿qué tiene que ver una bici con una barra de pan?
Un manifiesto en favor del ‘Slow work’
La surrealista historia de un vaquero belga
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Menudas perlas dibujadas, puros placeres mundanos y divinos, los dos polos del mismo universo, o el único polo de los universos paralelos. Los tres catalanes aventureros son robóticos, místicos y precolombinos al unísono. Nombres anaranjados de melenas tridimensionales en Plutón, pero precisamente al revés.

  • Pues, a juzgar por la muestra ofrecida en el artículo, me parece una pedorrada mayúscula.

  • Precisamente. Esto lo hace único. Que cada cual le encuentre su interpretación propia e intransferible. Ya está bien que nos den todo mascado con finales previsibles y edulcorados hollywodienses. Si no nos deja descolocados era mejorable por previsiblemente entrópico.

  • Muy interesante el aporte! Siempre es una alegría conocer material distinto e alternativo y, como dice Toni, no lo típico que ya nos viene mascado de antemano.

  • Comentarios cerrados.