fbpx
30 de agosto 2017    /   BUSINESS
por
 

Test de lenguaje: ¿escribes fino o muy fino?

30 de agosto 2017    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Vamos a pillar. Esperamos que sepas perdonarnos. Hemos reunido algunos errores de escritura que son comunes también en ámbitos cultos. Es decir, están un poco más «camuflados» o aceptados detrás de frases como «total, si se entiende» o «todo el mundo lo dice así».

Vamos, que si lo escribes mal tampoco pasa nada, porque casi nadie se va a dar cuenta. ¿Aceptas el reto? Solo tienes que señalar la opción correcta en cada una de las preguntas y ver tu resultado. Hemos añadido un enlace a una explicación ampliada en cada una de ellas. ¡Suerte!

Vamos a pillar. Esperamos que sepas perdonarnos. Hemos reunido algunos errores de escritura que son comunes también en ámbitos cultos. Es decir, están un poco más «camuflados» o aceptados detrás de frases como «total, si se entiende» o «todo el mundo lo dice así».

Vamos, que si lo escribes mal tampoco pasa nada, porque casi nadie se va a dar cuenta. ¿Aceptas el reto? Solo tienes que señalar la opción correcta en cada una de las preguntas y ver tu resultado. Hemos añadido un enlace a una explicación ampliada en cada una de ellas. ¡Suerte!

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una molesta invitación
Miedo y asco en Las Rozas
Pon tú el precio y este cómic será tuyo
Desinformación: ¿culpa del algoritmo o culpa del lector?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 39
  • ¡Hola!

    Os escribo porque, aunque se me tilde de tiquismiquis, ¡prefiero arriesgarme y quedar mal delante de toda la comunidad yorokoburil! 🙂
    En la pregunta sobre el leísmo, aparece que la opción correcta es “Ambas opciones son correctas”, pero me parece que la única correcta es “encárgate de peinarle”, porque aquello que se peina es el pelo, no la persona. El uso “encárgate de peinarlo” sería un uso coloquial que está muy extendido. No peinamos a una persona entera (peinarla). Si cambiarámos el verbo “peinar” por “cortar”, que en este contexto se comportan del mismo modo (peinarle el pelo a alguien/ cortarle el pelo a alguien), nos chocaría el uso “encárgate de cortarlo”. En realidad, “péinala” me suena bien, pero creo que es más correcto el uso “péinale”.

    • ¡Hola!

      Si se dice “peinar el pelo a alguien”, en efecto, es con “le”: “peinarle el pelo” (ya sea la persona hombre o mujer).

      Pero también puede ser complemento directo: “ha llegado una clienta para que le hagas un recogido, péinala tú, por favor”.

      En este caso, cuando es complemento directo, quedaría así:
      Peina el pelo a la clienta –> Péinale el pelo.
      Peina el pelo al cliente –> Péinale el pelo.
      Peina a la clienta –> Péinala.
      Peina al cliente –> Péinalo o péinale. El segundo es leísmo pero es un leísmo aceptado por la RAE por ser masculino singular.

      Más información aquí: http://www.rae.es/consultas/uso-de-los-pronombres-los-las-les-leismo-laismo-loismo

      ¡Gracias por tu tiempo!

    • Fui sincero y respondí como no español, por eso tuve incorrecta la del leísmo (en el resto del mundo “peinarle” es incorrecto o estaría imcompleta y sería redundante “[…] encárgate tú de peinarle [el pelo]”. Pero en cierto modo mentí con la coma del vocativo, porque no la uso en verdad, por eso tuve correcta la de los correos electrónicos. Saludos.

      • Ups, no estaba respondiendo a Uxue, era un comentario al test. Pero en respuesta a Uxue, se peina a la persona, igual que “maquíllame” [la cara] o “descálcese” [los pies]. Por eso fuera de España se dice “peinarlo” al hablar de un hombre (es inaceptable el leísmo, salvo en ciertas regiones para usos corteses o en verbos ambiguos como “ayudar”).

    • Yo tengo claro que cuando dice “peinarle” se está refiriendo a la persona, al cliente (masculino) y no al pelo ( complemento directo ) y por eso también se admite “peinarlo”. Es muy habitual que a la peluquería vaya también la clienta y en este caso sería “encárgate de peinarla”, también complemento directo, aunque lo que te peinen sea el pelo, lo que te depilen sea el vello, lo que te maquillen sea la cara (maquillarle/lo o maquillarla) ….

      Muchas gracias por el artículo y por todas las observaciones.

    • ¡Hola, Uxue! En realidad, no. El pelo funciona como CD, por lo que el pronombre personal átono en la primera frase con “le” se referiría al cliente (ya que el leímo de cosa se considera incorrecto), y en la segunda frase a pelo, con el pronombre “lo”. Yo creo, que el leísmo está tan generalizado que ya hasta nos suena mejor. Bueno, eso es lo que yo creo.

    • Entiendo lo que quieres decir, pero yo creo que el verbo peinar es único. Peinar a una persona está extendidísimo, es obvio que se refiere al pelo, pero puedes decir peinar a una persona. Cortar a una persona no se entiende.

    • Hola Uxue, a mí me suena bien cualquiera de las dos opciones. “Péinale” = peinar + A él , “péinalo” = peinar + el objeto. Yo personalmente utilizo “le” normalmente. Por el contrario, en tu ejemplo de cortar, no diría “córtale” porque me sonaría poco preciso, pudiendo cortar cualquier parte de su cuerpo. Utilizaría “córtalo” para especificar que se corte el objeto no la persona.

      No se si tiene mucho sentido o si es correcto pero a mí personalmente me parece más correcto.

    • Lo que dices es incorrecto, ya que en el caso de peinar, el objeto directo es “lo”. Para mí, aquí “le” es incorrecto y me suena muy forzado por mucho que lo ponga como aceptable (que no es lo mismo que correcto). Decir “peinar el pelo” sería una redundancia. No es objeto directo. En el caso de “cortar el pelo”, sí que es necesario indicar qué vas a cortar. Pueden parecerte frases muy similares, pero no lo son en absoluto. Según la encuesta, he acertado 9/10, pero no estoy de acuerdo en este ejemplo, pero justamente por el motivo contrario al tuyo.

    • Hola Uxue,

      tienes razón en parte con las opciones de “péinalo” o “péinale”. Diría que la explicación es porque al decir “péinalo” usamos una metonímia. Hablamos de peinar a la persona, pero entendemos que solo peinaremos el pelo.

      Espero que sea de utilidad la explicación 🙂

  • Uxue, es que hay verbos en los que se puede aplicar a la persona o a una parte, y con ello hacer que la persona sea objeto directo o indirecto. Ejemplo: Bésala / Bésale la mejilla. Lo mismo es Péinala/le/lo o Péinale el pelo. Creo que por eso te suenan bien ambas.

  • Hola Uxue. Como tú dices, si en esas frases hay objeto directo, la persona es indirecto y es “le”. En cambio, si no hay objeto directo la persona hace de objeto directo. Como Bésala/le/lo frente a Bésale la cara, donde sólo se admite “le” (es indirecto y la cara es directo: bésasela). Peinar es un verbo que funciona igual, por lo que el test es correcto.

  • Felicidades, muy chulo y divertido. Yo alego que en la 9 ambas son correctas. En un registro informal, tendemos a elidir palabras y “cuando” se podría referir a: “[mientras estaba] en el parque”. A tiempo.

  • Muchísimas gracias Isabél. El ejercicio ha sido de gran utilidad para mi. Soy de origen neerlandés, haciéndome con el castellano a base de mucha práctica y mucho menos gramática. Después de tantos años no me he encontrado con una correctora de la lengua española que por otro lado venero y admiro. El salto de las lenguas anglosajones al español, supuso una gozada que sigue produciéndose con frecuencia desde los 40 años de residir en el país. Tuyo, Federico de Goyarts

  • Si bien es cierto que el orden puede cambiar el significado, la frase elegida en la pregunta 3 no varía el mismo, por lo que ambas respuesta pueden ser válidas. Creo que deberían poner otra frase en la que el significado fuera diferente, para evitar confusiones

    • Hola Alejandro Posilio, ¡qué sorpresa encontrarte por aquí!
      No estoy de acuerdo contigo. ¿Qué tamaño tiene que tener un ojo para que en él se pueda infiltrar un policía?. Yo tengo claro que frase primera de la pregunta 3 es la correcta.

      Saludos!!!

  • Totalmente en desacuerdo con el comentario de Uxue, precisamente por lo que menciona: si decimos que peines a alguien se sobreentiende que será su pelo (un uso metafórico de este verbo es cuando “la policía peinó la zona” pero eso aquí es irrelevante). No es opción preguntar “¿Le voy a peinar todo él?”, ningún usuario experto de la lengua consideraría esa posibilidad.
    En cambio, a una persona sí se le puede cortar en alguna parte de su anatomía además del pelo, por lo que él uso de este verbo difiere del primero.

  • En cambio a mí, que soy de Argentina donde el leísmo no cunde, “Encárgate de peinarle” me suena a peinarle la peluca o cualquier otra cosa a alguien. Seguro que las dos opciones eran correctas en España, pero no aquí. Nadie diría “peinarle”. Por eso me saqué 9.

  • Hola a todos:

    ¡Me ha encantado este test!

    Tengo una duda sobre la pregunta 4. Toda la vida me dijeron que el encabezado de las cartas terminaba con dos puntos (Estimada María:, por ejemplo).

    Me gustaría saber si se siguen las mismas reglas para los correos electrónicos. ¿Los dos puntos desparecen y se sustituyen por la coma?

    Es algo que veo todos los días en el trabajo pero siempre me pareció incorrecto y yo sigo utilizando los dos puntos cada vez que escribo un e-mail.

    ¡Gracias!

    • Hola, María. En esa pregunta se habla de la coma que debe rodear al vocativo (como la que he puesto yo aquí al saludarte).
      La puntuación que el saludo debe llevar después es un tema aparte. En español, puede ser de varias maneras. Por ejemplo:

      Hola, María:
      Aquí continúa el texto del correo.

      Hola, María.
      Aquí continúa el texto del correo.

      Hola, María, aquí continúa el texto del correo.

      Como ves, la coma antes del vocativo siempre permanece, independientemente de la puntuación utilizada después (punto, dos puntos o coma).

      Espero haber respondido a tu duda.

      ¡Saludos!

  • En la pregunta del banco creo que las dos respuestas son correctas, pero con significados distintos. Con el adverbio “donde”, se refiere al lugar mencionado antes, el banco. Con “cuando”, a un tiempo previo, implícito en el discurso.

  • LUXUE: siguiendo esta manera de analizar la lengua uno como tú debería horripilarse al escuchar cosas como “me he cortado el pelo” y preguntar “pero ¿te lo has cortado tú o te lo han cortado?”. Y el otro contestar con cara un tanto extraña que “me lo han cortado, me han cortado el pelo” y tú, a tu vez preguntar “ah, ¿y te has dado cuenta o estabas durmiendo?”…. Claramente es broma.
    Si nos fijamos bien, no solo enunciados como “peíname el pelo” resultarían sintácticamente pleonásticos, si no que van cargados de efectos expresivos añadidos, porque hacen hincapié en una información que se supone compartida entre los interlocutores; el mero hecho de hacerlo llevaría a pensar que tiene que haber alguna razón incidental por la que el hablante ha decidido ponerlo en el plato de la información, fíjate bien, una razón contextual, no lingüística.
    Por decirlo de alguna forma, y para contestar tu preguntar, hay predicados que han fagocitado sus argumentos en su semántica hasta el punto que la presencia de las piezas pierdidas no solo no es necesaria sino que llegaría a estar marcada a nivel informativo, lo que desencadenaría inferencias que poco tienen que ver con el valor literal del enunciado.
    Es por ello que “encárgate de peinarlo” como tú dices, no es coloquial sino que refleja perfectamente el principio de economía linguística que acabo de comentar.
    Espero que mi respuesta haya sido esclarecedora

  • “Bebí un sorbo de café y … todos mis sentidos paladearon tal momento en toda su magnitud, mis pupilas se dilataron contrayendo mis párpados, para permitirme sentir en todo su resplandor el aroma que me estimulaba ,albergando en mi boca todo su inconfundible sabor que emergía hasta mis labios, paladeando su cremosa espuma y despertando un abanico de posibilidades para alcanzar el placer de disfrutarlo, lenta y profundamente como lo que es…un elixir mágico ,que me mantiene despierto y atento a su esencia, pudiéndolo rememorar como un largo y cálido recuerdo,reconfortándome y animándome a repetir una y otra vez tal experiencia dejándome su profunda huella impregnada en mi mente,para esbozar una amplia sonrisa ante un nuevo día que me saludaba.”

  • En la cuesta de la montaña, hay dos algarrobos grandes uno me cuenta viejas historias de amor y el otro dice que también las sabe. Pero a pesar de su grandeza ninguno es arrogante, nunca hablan de ellos. Solo están para escucharte.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *