22 de julio 2015    /   IDEAS
por
 

Una terminal en la que los animales no serán tratados como maletas

22 de julio 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Contará con spa, área de juego, establo, hospital veterinario… Incluso los pingüinos dispondrán de un área de apareamiento. El aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York tendrá su propia Arca a partir de 2016: una terminal exclusiva y de lujo para animales.
Las autoridades neoyorquinas ya han aprobado la demolición del edificio de la zona de carga 78 del aeropuerto, inactivo desde 2004, para aprovechar sus más de 16.000 m2 para construir The Ark. La terminal estará enfocada a facilitar los trámites necesarios para el transporte de animales (inspección veterinaria, documentación, estancias para la cuarentena necesaria en el caso de determinadas especies, etc.) y contará con un complejo en el que estos podrán esparcirse y recibir todo tipo de cuidados.
«La demanda por parte de los dueños de animales crece año a año y es evidente la necesidad de un modelo más humano para la gestión de este segmento tan importante para el transporte aéreo».
Lo cuenta Aaron S. Perl, director general de The Ark, en un comunicado emitido por el JFK, en alusión a la cosificación que los animales suelen padecer en los aeropuertos. Aunque a la hora de volar, seguirán siendo las compañías aéreas las que pongan las condiciones sobre el transporte de los animales, se pretende que la estancia en el aeropuerto sea lo más agradable posible para estos.
«Para el diseño de las instalaciones se está teniendo en cuenta las recomendaciones de veterinarios y expertos con el objetivo de minimizar el estrés que los viajes producen a los animales«, explica a The Guardian Cliff Bollman, unos de los arquitectos que trabajan en el proyecto desde la firma Gensler. En el mismo diario, el estudio detalla cómo han resuelto aspectos propios de un proyecto de este tipo, como el tratamiento de las heces que los ‘viajeros’ vayan dejando a su paso. La solución la han encontrado en lo que han denominado ‘poo chute’ y que consiste en una superficie en ángulo que conduce los excrementos hasta un contenedor.
150720163433-09-jfk-animal-terminal-super-169 1437434262196 arkatjfk_gh2_cattle_031513 ARKatJFK_GH2_Export
En The Ark, participan empresas como Paradise 4 Paws, una cadena de resorts para perros y gatos que ofrecerá a estos un área con piscina, parque o árboles artificiales para trepar. De los servicios médicos de The Ark se ocupará el hospital veterinario LifeCare.
Preguntados por las tarifas de este tipo de servicios, los portavoces del proyecto aseguran a Yorokobu que no será hasta principios del próximo año cuando se hagan públicas. La terminal espera que por sus instalaciones pasen cada años unos 70.000 animales.

Contará con spa, área de juego, establo, hospital veterinario… Incluso los pingüinos dispondrán de un área de apareamiento. El aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York tendrá su propia Arca a partir de 2016: una terminal exclusiva y de lujo para animales.
Las autoridades neoyorquinas ya han aprobado la demolición del edificio de la zona de carga 78 del aeropuerto, inactivo desde 2004, para aprovechar sus más de 16.000 m2 para construir The Ark. La terminal estará enfocada a facilitar los trámites necesarios para el transporte de animales (inspección veterinaria, documentación, estancias para la cuarentena necesaria en el caso de determinadas especies, etc.) y contará con un complejo en el que estos podrán esparcirse y recibir todo tipo de cuidados.
«La demanda por parte de los dueños de animales crece año a año y es evidente la necesidad de un modelo más humano para la gestión de este segmento tan importante para el transporte aéreo».
Lo cuenta Aaron S. Perl, director general de The Ark, en un comunicado emitido por el JFK, en alusión a la cosificación que los animales suelen padecer en los aeropuertos. Aunque a la hora de volar, seguirán siendo las compañías aéreas las que pongan las condiciones sobre el transporte de los animales, se pretende que la estancia en el aeropuerto sea lo más agradable posible para estos.
«Para el diseño de las instalaciones se está teniendo en cuenta las recomendaciones de veterinarios y expertos con el objetivo de minimizar el estrés que los viajes producen a los animales«, explica a The Guardian Cliff Bollman, unos de los arquitectos que trabajan en el proyecto desde la firma Gensler. En el mismo diario, el estudio detalla cómo han resuelto aspectos propios de un proyecto de este tipo, como el tratamiento de las heces que los ‘viajeros’ vayan dejando a su paso. La solución la han encontrado en lo que han denominado ‘poo chute’ y que consiste en una superficie en ángulo que conduce los excrementos hasta un contenedor.
150720163433-09-jfk-animal-terminal-super-169 1437434262196 arkatjfk_gh2_cattle_031513 ARKatJFK_GH2_Export
En The Ark, participan empresas como Paradise 4 Paws, una cadena de resorts para perros y gatos que ofrecerá a estos un área con piscina, parque o árboles artificiales para trepar. De los servicios médicos de The Ark se ocupará el hospital veterinario LifeCare.
Preguntados por las tarifas de este tipo de servicios, los portavoces del proyecto aseguran a Yorokobu que no será hasta principios del próximo año cuando se hagan públicas. La terminal espera que por sus instalaciones pasen cada años unos 70.000 animales.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Baldosas que iluminan el camino
La nueva gestión de marca
De árboles que se convertían en teléfonos a antenas telefónicas disfrazadas de árboles
La ciudad cuidadora: ¿A quien corresponden los cuidados? ¿A las mujeres, a todos, al Estado?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad