fbpx
31 de marzo 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Propaganda bélica de la Gran Guerra traducida a la portada de un disco

31 de marzo 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A Sebastian Maharg, vocalista del grupo Mechanismo, le fascina la estética de la Primera Guerra Mundial. Los carteles para reclutar jóvenes, las cartillas de racionamiento, la correspondencia de los soldados, los telegramas, los inventarios, los sellos de censura… «Ese es el universo en el que quería que habitase el arte del disco».

the forlorn hope

Con la idea clara de lo que quería para su álbum debut, The Forlorn Hope, Maharg se dirigió al Library of Congress, que tiene un archivo extenso dedicado exclusivamente a propaganda de la Primera Guerra Mundial. «Los carteles estaban diseñados para impactar», explica Maharg. «Es realmente asombrosa la originalidad del arte y también las diversas tipografías, que eran todas originales y artesanales».

El libreto del disco recuerda a un scrapbook o álbum de recortes de alguien que estuviera en el frente. «Recluté a la diseñadora gráfica Malena Merlina para llevarlo a cabo y trabajamos muy de cerca para lograr que todo fuera lo más fiel posible a esa época y esa estética. Ella le brindó las texturas, detalles, suciedad e imperfecciones que dan al libreto ese toque desgastado».

the forlorn hope

A la izquierda, el cartel original. A la derecha, la letra del tema Citizen´s Arrest, de Mechanismo

the forlorn hope

Portada de The Forlorn Hope al lado del cartel que la inspiró

Como curiosidad, cabe destacar que todas las letras que aparecen escritas a mano las ha escrito el propio Maharg imitando distintas caligrafías. «Tuve que recordar cómo escribir en cursiva y con pluma, cosa que no hacía desde la infancia», comenta.

the forlorn hope

Dos páginas del libreto que imitan documentos de la época escritos a mano

Su fascinación por esa estética responde a dos factores. Por un lado, Sebastian Maharg, de ascendencia hispano-escocesa, se crió en Oak Park, Illinois. «Allí la mayoría de las casas son de esa época. Frank Lloyd Wright vivía allí y diseñó muchísimas casas con interiores de estilo “Arts and Crafts”. Ernest Hemingway, que fue voluntario en la Primera Guerra Mundial, también era de allí. Aún se respira ese ambiente de principios del siglo XX si paseas por sus calles».

Por otro lado, se empapó con todo lo que salió en los medios británicos hace un año con motivo del centenario de la Primera Guerra Mundial. «Fue una guerra con causas nada claras en la que masas de chicos jóvenes morían por conseguir unos metros de tierra. En la Batalla del Somme en 1916, por ejemplo, hubo 58.000 bajas británicas en el primer día. Impacta. Conduciendo por el norte de Escocia hace poco, vi que cada pueblo tiene un monumento con los nombres de los “highlanders” que murieron en Francia y Bélgica. Es entonces cuando te das cuenta de que eran personas, no solo una estadística, y de lo devastador que fue aquello para estos pueblos pequeños. Perdieron una generación entera de chicos jóvenes».

soldadito-y-postal-the-forlorn-hope

A la derecha, la letra del tema Still, diseñada a partir de la estética de los documentos de la izquierda

the forlorn hope

Una cartilla de racionamiento es el marco de la letra de Par for the Course.

La elección de la estética no responde solo a los intereses personales del líder de Mechanismo, sino que está ligada al contenido musical, que ellos definen como «indie pop-rock melódico», y a las letras de los temas. «Las canciones hablan de soledad, esperanza, lucha, pérdida, superación… Son temas universales a los que nos enfrentamos todos. La letra no tiene que ver con la Primera Guerra Mundial expresamente, pero quizás muchos de los soldados en aquellas trincheras sí sentían cosas parecidas». “I’ll live to fight another day”, reza uno de los temas.

El título, The Forlorn Hope, no tiene fácil traducción al castellano. Sería algo así como «la última esperanza» o «la leve esperanza». «El ejército británico en la época napoleónica llamaba “forlorn hope” a una avanzadilla de soldados voluntarios enviados a una misión de alto riesgo, casi suicida. Si lograban sobrevivir, ascendían de rango y estatus social. Se convertían en héroes de por vida». Maharg asemeja esa esperanza, a veces un poco desesperada, al difícil proceso de sacar a la luz un disco. «Hemos pasado unos años con cambios, reveses y muchos retos. Al ser un disco 100% autofinanciado, hemos tenido que ser pacientes y tratar de mantener la moral alta durante todo el proceso. Daba la sensación a ratos de ser una especie de pelotón forlorn hope».

the forlorn hope

La portada también trata de provocar algo en el espectador. «Creo que es muy importante que la portada, el arte y el título de un disco digan algo. Que vaya mucho más allá de elegir una imagen bonita. Y los carteles de reclutamiento de la Primera Guerra Mundial estaban diseñados precisamente para ese fin».

Si tuviera que quedarse con una de las páginas de ese scrapbook, Maharg elegiría la primera, la letra del tema Home, que está plasmada en clave de telegrama. «Juega con el sentido de volver a casa, y también de cuando una persona se convierte en tu hogar. Escribir un telegrama que diga “YOU ARE HOME TO ME. STOP.” lo dice todo, creo».

the forlorn hope

A la derecha, la letra de la canción Home, cuya maquetación está basada en el telegrama real de la izquierda

El disco físico es, de momento, una edición limitada que no se venderá en tiendas. Maharg hace una reflexión sobre la situación actual de la cultura en un entorno digital saturado: «Con tanta densidad de información, ya no nos impactan las cosas como antes. El hecho de que abramos tantas pestañas en un navegador creo que de alguna forma nos está obligando a hacer lo mismo a la hora de pensar. Vamos perdiendo un poco la capacidad de enfoque o atención. Ocurre con la fotografía, con la música… Esta inmediatez que existe ahora para casi todo nos ha hecho impacientes. Pienso que es importante hacer parte de la vida “en analógico” para no perder la esencia de las cosas». 

The Forlorn Hope no es el único proyecto de Sebastian Maharg que une arte y recuerdos de la guerra. Hace un año, publicó en Yorokobu una serie de montajes fotográficos que combinaban fotografías de la Guerra Civil Española con imágenes actuales. «Es un proyecto que está yendo a más. Este año se publicará un libro con unos 80 montajes sobre la defensa de Madrid, coincidiendo con el 80 aniversario del arranque de la Guerra Civil».

the forlorn hope

The Forlorn Hope se presentará el próximo 28 de abril en la Sala Boite (Madrid). La entrada anticipada se puede adquirir aquí con opción a compra del CD físico.

the forlorn hope

Una carta de la Cruz Roja americana convertida en la letra de Empire of Light

comic-the-forlorn-hope

Letra de So it Goes en formato cómic

A Sebastian Maharg, vocalista del grupo Mechanismo, le fascina la estética de la Primera Guerra Mundial. Los carteles para reclutar jóvenes, las cartillas de racionamiento, la correspondencia de los soldados, los telegramas, los inventarios, los sellos de censura… «Ese es el universo en el que quería que habitase el arte del disco».

the forlorn hope

Con la idea clara de lo que quería para su álbum debut, The Forlorn Hope, Maharg se dirigió al Library of Congress, que tiene un archivo extenso dedicado exclusivamente a propaganda de la Primera Guerra Mundial. «Los carteles estaban diseñados para impactar», explica Maharg. «Es realmente asombrosa la originalidad del arte y también las diversas tipografías, que eran todas originales y artesanales».

El libreto del disco recuerda a un scrapbook o álbum de recortes de alguien que estuviera en el frente. «Recluté a la diseñadora gráfica Malena Merlina para llevarlo a cabo y trabajamos muy de cerca para lograr que todo fuera lo más fiel posible a esa época y esa estética. Ella le brindó las texturas, detalles, suciedad e imperfecciones que dan al libreto ese toque desgastado».

the forlorn hope

A la izquierda, el cartel original. A la derecha, la letra del tema Citizen´s Arrest, de Mechanismo

the forlorn hope

Portada de The Forlorn Hope al lado del cartel que la inspiró

Como curiosidad, cabe destacar que todas las letras que aparecen escritas a mano las ha escrito el propio Maharg imitando distintas caligrafías. «Tuve que recordar cómo escribir en cursiva y con pluma, cosa que no hacía desde la infancia», comenta.

the forlorn hope

Dos páginas del libreto que imitan documentos de la época escritos a mano

Su fascinación por esa estética responde a dos factores. Por un lado, Sebastian Maharg, de ascendencia hispano-escocesa, se crió en Oak Park, Illinois. «Allí la mayoría de las casas son de esa época. Frank Lloyd Wright vivía allí y diseñó muchísimas casas con interiores de estilo “Arts and Crafts”. Ernest Hemingway, que fue voluntario en la Primera Guerra Mundial, también era de allí. Aún se respira ese ambiente de principios del siglo XX si paseas por sus calles».

Por otro lado, se empapó con todo lo que salió en los medios británicos hace un año con motivo del centenario de la Primera Guerra Mundial. «Fue una guerra con causas nada claras en la que masas de chicos jóvenes morían por conseguir unos metros de tierra. En la Batalla del Somme en 1916, por ejemplo, hubo 58.000 bajas británicas en el primer día. Impacta. Conduciendo por el norte de Escocia hace poco, vi que cada pueblo tiene un monumento con los nombres de los “highlanders” que murieron en Francia y Bélgica. Es entonces cuando te das cuenta de que eran personas, no solo una estadística, y de lo devastador que fue aquello para estos pueblos pequeños. Perdieron una generación entera de chicos jóvenes».

soldadito-y-postal-the-forlorn-hope

A la derecha, la letra del tema Still, diseñada a partir de la estética de los documentos de la izquierda

the forlorn hope

Una cartilla de racionamiento es el marco de la letra de Par for the Course.

La elección de la estética no responde solo a los intereses personales del líder de Mechanismo, sino que está ligada al contenido musical, que ellos definen como «indie pop-rock melódico», y a las letras de los temas. «Las canciones hablan de soledad, esperanza, lucha, pérdida, superación… Son temas universales a los que nos enfrentamos todos. La letra no tiene que ver con la Primera Guerra Mundial expresamente, pero quizás muchos de los soldados en aquellas trincheras sí sentían cosas parecidas». “I’ll live to fight another day”, reza uno de los temas.

El título, The Forlorn Hope, no tiene fácil traducción al castellano. Sería algo así como «la última esperanza» o «la leve esperanza». «El ejército británico en la época napoleónica llamaba “forlorn hope” a una avanzadilla de soldados voluntarios enviados a una misión de alto riesgo, casi suicida. Si lograban sobrevivir, ascendían de rango y estatus social. Se convertían en héroes de por vida». Maharg asemeja esa esperanza, a veces un poco desesperada, al difícil proceso de sacar a la luz un disco. «Hemos pasado unos años con cambios, reveses y muchos retos. Al ser un disco 100% autofinanciado, hemos tenido que ser pacientes y tratar de mantener la moral alta durante todo el proceso. Daba la sensación a ratos de ser una especie de pelotón forlorn hope».

the forlorn hope

La portada también trata de provocar algo en el espectador. «Creo que es muy importante que la portada, el arte y el título de un disco digan algo. Que vaya mucho más allá de elegir una imagen bonita. Y los carteles de reclutamiento de la Primera Guerra Mundial estaban diseñados precisamente para ese fin».

Si tuviera que quedarse con una de las páginas de ese scrapbook, Maharg elegiría la primera, la letra del tema Home, que está plasmada en clave de telegrama. «Juega con el sentido de volver a casa, y también de cuando una persona se convierte en tu hogar. Escribir un telegrama que diga “YOU ARE HOME TO ME. STOP.” lo dice todo, creo».

the forlorn hope

A la derecha, la letra de la canción Home, cuya maquetación está basada en el telegrama real de la izquierda

El disco físico es, de momento, una edición limitada que no se venderá en tiendas. Maharg hace una reflexión sobre la situación actual de la cultura en un entorno digital saturado: «Con tanta densidad de información, ya no nos impactan las cosas como antes. El hecho de que abramos tantas pestañas en un navegador creo que de alguna forma nos está obligando a hacer lo mismo a la hora de pensar. Vamos perdiendo un poco la capacidad de enfoque o atención. Ocurre con la fotografía, con la música… Esta inmediatez que existe ahora para casi todo nos ha hecho impacientes. Pienso que es importante hacer parte de la vida “en analógico” para no perder la esencia de las cosas». 

The Forlorn Hope no es el único proyecto de Sebastian Maharg que une arte y recuerdos de la guerra. Hace un año, publicó en Yorokobu una serie de montajes fotográficos que combinaban fotografías de la Guerra Civil Española con imágenes actuales. «Es un proyecto que está yendo a más. Este año se publicará un libro con unos 80 montajes sobre la defensa de Madrid, coincidiendo con el 80 aniversario del arranque de la Guerra Civil».

the forlorn hope

The Forlorn Hope se presentará el próximo 28 de abril en la Sala Boite (Madrid). La entrada anticipada se puede adquirir aquí con opción a compra del CD físico.

the forlorn hope

Una carta de la Cruz Roja americana convertida en la letra de Empire of Light

comic-the-forlorn-hope

Letra de So it Goes en formato cómic

Compártelo twitter facebook whatsapp
Grace Helmer: «La misión de un retrato es capturar aspectos de una personalidad»
Imágenes en 3D al aire libre para presentar la nueva Movistar
¿Cabe en un mapa todo el arte de Suiza?
El Yorokobu del tercer aniversario
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *