18 de junio 2010    /   DIGITAL
por
 

The Good Guide: Destapando la ficción

18 de junio 2010    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

GoodGuide1

Entre la ficción y la realidad a veces hay un abismo. Un helado puede alardear de ser sostenible y saludable pero al final es la palabra de la marca contra la tuya. ¿Realmente es tan perfecto como dice ser? ¿Cómo puede uno informarse mejor sobre sus ingredientes?

The Good Guide, que por ahora solo cubre el mercado de EEUU, proporciona una forma de investigar en tiempo real sobre las credenciales de un producto bajo tres parámetros: salud, medioambiente y sociedad puntuados, cada una del 1 al 10. La media de las tres cifras representa la nota total que recibe el producto. Un grupo de científicos y expertos independientes son los encargados de proporcionar la puntuación a través de un complejo algoritmo.

Una búsqueda rápida en el site revela enseguida la influencia que puede llegar a tener esta guía si cala entre los consumidores. Un potito biológico de la marca Healthy Times parece inofensiva a primera vista pero en la guía obtiene una nota de 3.4 en salud, un 5.9 en medioambiente y 5.6 en sociedad. En el mismo apartado se pueden buscar alternativas. Un producto similar de la marca Nature’s Goodness menos apetecible a primera vista, obtiene un 10 en el apartado de salud. Su calificación de 5.7 y 5.4 en medioambiente y sociedad rebaja la nota total a 7. ¿Que marca escogerías para tus hijos?

La aplicación para iPhone traslada las mismas funcionalidades a la calle. Escaneas el código de barras del producto y aparece la información.

The Good Guide surge por accidente de un momento de reflexión de Dara O’Rourke, profesor de universidad de la Universidad de Berkeley. Como todos los veranos aplicó crema solar a su hija antes de salir a la calle pero en ese momento le surgieron dudas sobre su contenido. Teniendo acceso a una de las mejores universidades del mundo, se puso a investigar y encontró que la crema que compraba para su hija durante años tenía un ingrediente tóxico.

O’Rourke se dio cuenta de lo poco que sabemos sobre los productos que adquirimos cada día. Juntó a un grupo de desarrolladores y investigadores de elite fundó the Good Guide. El programa sigue en beta pero ya cuenta con información de más de 65.000 artículos en su base de datos y el publicitario Alex Bogusky se ha convertido en uno de sus principales valedores.

¿Se acabará corrompiendo a medida que crece su influencia? ¿Quien controlará a los guardianes?

Aún esta por ver, pero si funciona The Good Guide podría cambiar las reglas del juego para siempre. De un golpe, si tu producto lleva un ingrediente que no satisfaces los parametros del consumidor desapareces de su radar por completo y no hay ninguna campaña publicitaria que pueda remediarlo.

goodguide2

Artículo aparecido en el número de junio de Yorokobu.

GoodGuide1

Entre la ficción y la realidad a veces hay un abismo. Un helado puede alardear de ser sostenible y saludable pero al final es la palabra de la marca contra la tuya. ¿Realmente es tan perfecto como dice ser? ¿Cómo puede uno informarse mejor sobre sus ingredientes?

The Good Guide, que por ahora solo cubre el mercado de EEUU, proporciona una forma de investigar en tiempo real sobre las credenciales de un producto bajo tres parámetros: salud, medioambiente y sociedad puntuados, cada una del 1 al 10. La media de las tres cifras representa la nota total que recibe el producto. Un grupo de científicos y expertos independientes son los encargados de proporcionar la puntuación a través de un complejo algoritmo.

Una búsqueda rápida en el site revela enseguida la influencia que puede llegar a tener esta guía si cala entre los consumidores. Un potito biológico de la marca Healthy Times parece inofensiva a primera vista pero en la guía obtiene una nota de 3.4 en salud, un 5.9 en medioambiente y 5.6 en sociedad. En el mismo apartado se pueden buscar alternativas. Un producto similar de la marca Nature’s Goodness menos apetecible a primera vista, obtiene un 10 en el apartado de salud. Su calificación de 5.7 y 5.4 en medioambiente y sociedad rebaja la nota total a 7. ¿Que marca escogerías para tus hijos?

La aplicación para iPhone traslada las mismas funcionalidades a la calle. Escaneas el código de barras del producto y aparece la información.

The Good Guide surge por accidente de un momento de reflexión de Dara O’Rourke, profesor de universidad de la Universidad de Berkeley. Como todos los veranos aplicó crema solar a su hija antes de salir a la calle pero en ese momento le surgieron dudas sobre su contenido. Teniendo acceso a una de las mejores universidades del mundo, se puso a investigar y encontró que la crema que compraba para su hija durante años tenía un ingrediente tóxico.

O’Rourke se dio cuenta de lo poco que sabemos sobre los productos que adquirimos cada día. Juntó a un grupo de desarrolladores y investigadores de elite fundó the Good Guide. El programa sigue en beta pero ya cuenta con información de más de 65.000 artículos en su base de datos y el publicitario Alex Bogusky se ha convertido en uno de sus principales valedores.

¿Se acabará corrompiendo a medida que crece su influencia? ¿Quien controlará a los guardianes?

Aún esta por ver, pero si funciona The Good Guide podría cambiar las reglas del juego para siempre. De un golpe, si tu producto lleva un ingrediente que no satisfaces los parametros del consumidor desapareces de su radar por completo y no hay ninguna campaña publicitaria que pueda remediarlo.

goodguide2

Artículo aparecido en el número de junio de Yorokobu.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Superhéroes en un día gris
La endeble democracia o cómo Google puede hacer que votemos un partido político
Swissposters documenta el panorama gráfico de las calles suizas
Las 50 marcas que mejor utilizan Facebook
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Cerrar