fbpx
29 de junio 2011    /   BUSINESS
por
 

The Need Factory: ¿Necesitas algo?

29 de junio 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


En un lado están las personas que tienen una necesidad (pintar paredes, mudarse de piso, un fotógrafo para un evento, un catering…). En el otro lado están profesionales que ofrecen sus servicios (reformas, carpintería, electricidad, restauración…). Los dos grupos forman un mercado y puede ocurrir que esté disperso o que esté concentrado en una url donde se buscan y encuentran los que tienen una necesidad y los que la pueden solucionar.
Esta url es The Need Factory y, detrás de la web, hay una start-up, con el mismo nombre, que forma parte del Grupo Intercom (Infojobs, Softonic, eMagister…). “Nacimos con una intención muy clara: ayudar”, explica el director de comunicación de esta empresa, Marc Salinas.
Ese “ayudar” implica, por un lado, “ofrecer a todo tipo de profesionales un nuevo canal de negocio para conseguir clientes de forma más rápida, innovadora e interactiva. Sabemos que el momento actual es muy duro para las empresas y creemos, sinceramente, que los profesionales agradecen mucho otras maneras de conseguir clientes”, dice Salinas.
Por otro, significa “ayudar a la gente a encontrar profesionales cualificados cerca de su casa basándose en las opiniones de otros usuarios”.
En The Need Factory (en total coherencia con la cultura de Internet) la información de cada profesional va acompañada de la valoración de personas que han contratado sus servicios y, además, se intenta fomentar las economías locales y las contrataciones de empresas cercanas geográficamente.
El uso de The Need Factory es “muy, muy sencillo y muy innovador”, de acuerdo con el director de comunicación. “Imaginemos que alguien necesita, por ejemplo, reparar una ventana de su casa, un catering para una boda o un fotógrafo para una fiesta importante”.
“A la mayoría de la gente le molesta mucho perder el tiempo buscando todo tipo de servicios en ‘Páginas Amarillas’ o en Internet”, continúa. “Nuestra idea es que la persona que necesite algo (nosotros lo hemos bautizado como Need) nos lo haga saber y los profesionales, a partir del registro de su necesidad, le planteen varias opciones de servicio y varios presupuestos. El usuario siempre acabará escogiendo el profesional que más le guste”.
Los profesionales “están cualificados y son fiables (están registrados como empresa y han pasado nuestros controles de calidad)”, enfatiza Salinas. La base de datos se nutre de los profesionales que solicitan el registro en la web y los que van descubriendo mediante la contratación de servicios.

El coste para el usuario es 0. El coste para el profesional es 0. ¿De dónde se obtiene la rentabilidad entonces? “En esta primera fase queremos que nos conozcan y que los profesionales confíen en nosotros. Más adelante veremos el modo de financiación”, especifica Salinas.
The Need Factory vuelve a sacar a relucir la palabra “ayuda” como base de su compañía. “Respecto al profesional, le ayudamos a ser proactivo ofreciéndole ofertas de trabajo con regularidad y él decide si quiere ofrecer un presupuesto o no”, indica. “Estamos consiguiendo que los profesionales utilicen un nuevo canal para promocionarse e incluso para ganar peso en Internet. De algún modo, estamos intentando ayudar a los sectores que más lo necesitan, dando las mismas oportunidades que a los negocios pequeños para intentar lograr que tengan las mismas posibilidades y oportunidades que los negocios grandes”.
“Respecto al usuario, le ayudamos a ganar tiempo y a perder preocupaciones en un mundo en el que el estrés y la tensión toman un protagonismo excesivo. Intentamos que el usuario se acomode y se olvide de buscar ya que nosotros se lo damos todo hecho y masticado, ganando, de este modo, una comodidad sin precedentes”.


En un lado están las personas que tienen una necesidad (pintar paredes, mudarse de piso, un fotógrafo para un evento, un catering…). En el otro lado están profesionales que ofrecen sus servicios (reformas, carpintería, electricidad, restauración…). Los dos grupos forman un mercado y puede ocurrir que esté disperso o que esté concentrado en una url donde se buscan y encuentran los que tienen una necesidad y los que la pueden solucionar.
Esta url es The Need Factory y, detrás de la web, hay una start-up, con el mismo nombre, que forma parte del Grupo Intercom (Infojobs, Softonic, eMagister…). “Nacimos con una intención muy clara: ayudar”, explica el director de comunicación de esta empresa, Marc Salinas.
Ese “ayudar” implica, por un lado, “ofrecer a todo tipo de profesionales un nuevo canal de negocio para conseguir clientes de forma más rápida, innovadora e interactiva. Sabemos que el momento actual es muy duro para las empresas y creemos, sinceramente, que los profesionales agradecen mucho otras maneras de conseguir clientes”, dice Salinas.
Por otro, significa “ayudar a la gente a encontrar profesionales cualificados cerca de su casa basándose en las opiniones de otros usuarios”.
En The Need Factory (en total coherencia con la cultura de Internet) la información de cada profesional va acompañada de la valoración de personas que han contratado sus servicios y, además, se intenta fomentar las economías locales y las contrataciones de empresas cercanas geográficamente.
El uso de The Need Factory es “muy, muy sencillo y muy innovador”, de acuerdo con el director de comunicación. “Imaginemos que alguien necesita, por ejemplo, reparar una ventana de su casa, un catering para una boda o un fotógrafo para una fiesta importante”.
“A la mayoría de la gente le molesta mucho perder el tiempo buscando todo tipo de servicios en ‘Páginas Amarillas’ o en Internet”, continúa. “Nuestra idea es que la persona que necesite algo (nosotros lo hemos bautizado como Need) nos lo haga saber y los profesionales, a partir del registro de su necesidad, le planteen varias opciones de servicio y varios presupuestos. El usuario siempre acabará escogiendo el profesional que más le guste”.
Los profesionales “están cualificados y son fiables (están registrados como empresa y han pasado nuestros controles de calidad)”, enfatiza Salinas. La base de datos se nutre de los profesionales que solicitan el registro en la web y los que van descubriendo mediante la contratación de servicios.

El coste para el usuario es 0. El coste para el profesional es 0. ¿De dónde se obtiene la rentabilidad entonces? “En esta primera fase queremos que nos conozcan y que los profesionales confíen en nosotros. Más adelante veremos el modo de financiación”, especifica Salinas.
The Need Factory vuelve a sacar a relucir la palabra “ayuda” como base de su compañía. “Respecto al profesional, le ayudamos a ser proactivo ofreciéndole ofertas de trabajo con regularidad y él decide si quiere ofrecer un presupuesto o no”, indica. “Estamos consiguiendo que los profesionales utilicen un nuevo canal para promocionarse e incluso para ganar peso en Internet. De algún modo, estamos intentando ayudar a los sectores que más lo necesitan, dando las mismas oportunidades que a los negocios pequeños para intentar lograr que tengan las mismas posibilidades y oportunidades que los negocios grandes”.
“Respecto al usuario, le ayudamos a ganar tiempo y a perder preocupaciones en un mundo en el que el estrés y la tensión toman un protagonismo excesivo. Intentamos que el usuario se acomode y se olvide de buscar ya que nosotros se lo damos todo hecho y masticado, ganando, de este modo, una comodidad sin precedentes”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Clases de economía con Seinfeld
Empresas que venden pienso líquido para personas sin tiempo y con poco dinero
La próxima transformación para el móvil: el futuro del monedero
«Londres es una start-up en sí misma»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies