2 de julio 2012    /   BUSINESS
por
 

The New York World, periodismo con MIR

2 de julio 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Que si crisis, que si el modelo clásico está obsoleto… El fin del periodismo de toda la vida se acerca, dicen los agoreros. Hay quien matiza y señala que es el modelo de negocio, y no la profesión, el que está en horas bajas. Y mientras se mantiene el debate, las noticias se suceden.

Y las nuevas hornadas de periodistas se muestran deseosas de cubrirlas. En The New York World tienen la oportunidad de hacerlo.

El diario online toma su nombre del mítico periódico que Joseph Pulitzer  convirtió en uno de los más influyentes a finales del XIX. Al igual que su antecesor, el nuevo The New York World pretende crear escuela… aunque, en realidad, el periódico en sí puede considerarse una escuela.

De hecho, según Alyssa Katz, la principal diferencia respecto al resto de prensa local es que TNYW, además de cubrir noticias, también da la oportunidad a los recién licenciados en periodismo por la Universidad de Columbia de pasar un año como residentes en su redacción local.

“Nosotros decimos que es como una residencia médica. En este caso, se trata de conseguir la experiencia de los periodistas en el mundo real. Al igual que los médicos residentes, en The New York World, los periodistas prestan un servicio público mientras están aprendiendo”.

La de servir de trampolín para nuevos licenciados es una de las razones de ser del nuevo diario neoyorquino. La otra, cubrir todas aquellas noticias relacionadas con la actualidad política local o estatal que no tienen cabida en otros diarios. “Los decanos de la Facultad de Periodismo de Columbia consideraron que la universidad debía jugar un papel activo en cuanto a la mejora de cobertura de las noticias relacionados con el gobierno estatal y local”.

Por eso nació The New York World. Y por eso entre sus principales noticias están las de servicio público. Entre contenidos puedan encontrarse artículos que pretenden dar respuestas a cuestiones como cuánto tiempo tarda un caso penal en llegar a juicio o cómo y quién decide que una playa cumple con los suficientes requisitos higiénicos para abrir al público. “Tratamos de responder a preguntas como estas y alentar a los ciudadanos de la importancia de estar informados a la hora de poder tomar decisiones”.

También el periodismo de denuncia tiene su sitio en The New York World. Alyssa Katz lo demuestra a través del caso de la empresa de transportes gestionada por judíos ortodoxos que tuvo que dejar de obligar a las mujeres a viajar en la parte trasera de los vehículos tras el artículo publicado por una periodista de The New York World. “Gracias a nuestro artículo, las autoridades locales obligaron a la empresa a dejar de discriminar por razones de sexo”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Que si crisis, que si el modelo clásico está obsoleto… El fin del periodismo de toda la vida se acerca, dicen los agoreros. Hay quien matiza y señala que es el modelo de negocio, y no la profesión, el que está en horas bajas. Y mientras se mantiene el debate, las noticias se suceden.

Y las nuevas hornadas de periodistas se muestran deseosas de cubrirlas. En The New York World tienen la oportunidad de hacerlo.

El diario online toma su nombre del mítico periódico que Joseph Pulitzer  convirtió en uno de los más influyentes a finales del XIX. Al igual que su antecesor, el nuevo The New York World pretende crear escuela… aunque, en realidad, el periódico en sí puede considerarse una escuela.

De hecho, según Alyssa Katz, la principal diferencia respecto al resto de prensa local es que TNYW, además de cubrir noticias, también da la oportunidad a los recién licenciados en periodismo por la Universidad de Columbia de pasar un año como residentes en su redacción local.

“Nosotros decimos que es como una residencia médica. En este caso, se trata de conseguir la experiencia de los periodistas en el mundo real. Al igual que los médicos residentes, en The New York World, los periodistas prestan un servicio público mientras están aprendiendo”.

La de servir de trampolín para nuevos licenciados es una de las razones de ser del nuevo diario neoyorquino. La otra, cubrir todas aquellas noticias relacionadas con la actualidad política local o estatal que no tienen cabida en otros diarios. “Los decanos de la Facultad de Periodismo de Columbia consideraron que la universidad debía jugar un papel activo en cuanto a la mejora de cobertura de las noticias relacionados con el gobierno estatal y local”.

Por eso nació The New York World. Y por eso entre sus principales noticias están las de servicio público. Entre contenidos puedan encontrarse artículos que pretenden dar respuestas a cuestiones como cuánto tiempo tarda un caso penal en llegar a juicio o cómo y quién decide que una playa cumple con los suficientes requisitos higiénicos para abrir al público. “Tratamos de responder a preguntas como estas y alentar a los ciudadanos de la importancia de estar informados a la hora de poder tomar decisiones”.

También el periodismo de denuncia tiene su sitio en The New York World. Alyssa Katz lo demuestra a través del caso de la empresa de transportes gestionada por judíos ortodoxos que tuvo que dejar de obligar a las mujeres a viajar en la parte trasera de los vehículos tras el artículo publicado por una periodista de The New York World. “Gracias a nuestro artículo, las autoridades locales obligaron a la empresa a dejar de discriminar por razones de sexo”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El lore: las historias escondidas en los videojuegos
El Banksy de la puntuación enmienda los apóstrofos mal escritos de Bristol
El hotel más Pulgarcito
Dime qué te gusta y te diré a qué barrio de Tokio perteneces
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies