18 de diciembre 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

The White Paper Art: ‘El Jardín de las Delicias’ nevado y otros ‘tuneos’ artísticos y pedagógicos

18 de diciembre 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

A Diego Martínez le encanta retocar fotos, pero no salir en ellas. Fue en la historia del arte donde encontró solución al dilema: «Allí disponía de miles de modelos, estilos y material de sobra para sus fotomontajes». No lo sabía aún, pero tal descubrimiento fue el origen de The White Paper Art, su «proyecto audiovisual de intervenciones artísticas».

Cuando empezó a tunear las obras que lo componen, este estudiante de Comunicación Audiovisual comprobó lo original que resultaban sus piezas a la gente de su alrededor. «Había quien, a raíz de mis montajes, descubría un cuadro o un artista que no conocía».

Aunque no era la intención inicial, a Martínez le entusiasmó esa faceta «pedagógica» del proyecto: «Me planteé que lo que hacía podía servir para algo más que para decorar una cuenta de Instagram. Es por ello que junto a la intervención siempre publico una imagen de la obra original con el título, su autor y la ubicación en la que se encuentra o en la que fue creada en su momento, para que la gente sepa de qué obra se trata».

«Al no ser ninguna figura de autoridad en cuanto a historia del arte se refiere –continúa explicando-, esta es prácticamente casi toda la información que puedo aportar para que la gente conozca un poco más acerca de la obra. Mi trabajo reside en atraer la atención hacia la misma».

Es ese precisamente uno de los puntos que, cree, distingue a su cuenta respecto a otras basadas también en la intervención de obras de la historia del arte. La propia elección de las obras es también, en su opinión, otro factor diferenciador ya que en su cuenta no solo se dan cabida a las pinturas más populares sino también otras poco conocidas por el gran público.

Aunque el proyecto lleva activo apenas un año, Martínez asegura que el proceso de intervención de las obras ha cambiado en estos meses. «Al principio, buscaba una obra de arte y a partir de ella pensar en cómo podía intervenirla de alguna forma creativa. Después de ver tantos cuadros y tan distintos, ahora primero pienso en el objeto o personaje actual que quiero introducir y ya directamente pienso en la obra a intervenir».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

A Diego Martínez le encanta retocar fotos, pero no salir en ellas. Fue en la historia del arte donde encontró solución al dilema: «Allí disponía de miles de modelos, estilos y material de sobra para sus fotomontajes». No lo sabía aún, pero tal descubrimiento fue el origen de The White Paper Art, su «proyecto audiovisual de intervenciones artísticas».

Cuando empezó a tunear las obras que lo componen, este estudiante de Comunicación Audiovisual comprobó lo original que resultaban sus piezas a la gente de su alrededor. «Había quien, a raíz de mis montajes, descubría un cuadro o un artista que no conocía».

Aunque no era la intención inicial, a Martínez le entusiasmó esa faceta «pedagógica» del proyecto: «Me planteé que lo que hacía podía servir para algo más que para decorar una cuenta de Instagram. Es por ello que junto a la intervención siempre publico una imagen de la obra original con el título, su autor y la ubicación en la que se encuentra o en la que fue creada en su momento, para que la gente sepa de qué obra se trata».

«Al no ser ninguna figura de autoridad en cuanto a historia del arte se refiere –continúa explicando-, esta es prácticamente casi toda la información que puedo aportar para que la gente conozca un poco más acerca de la obra. Mi trabajo reside en atraer la atención hacia la misma».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de The White Paper Art ✨ (@the_whitepaperart)

Es ese precisamente uno de los puntos que, cree, distingue a su cuenta respecto a otras basadas también en la intervención de obras de la historia del arte. La propia elección de las obras es también, en su opinión, otro factor diferenciador ya que en su cuenta no solo se dan cabida a las pinturas más populares sino también otras poco conocidas por el gran público.

Aunque el proyecto lleva activo apenas un año, Martínez asegura que el proceso de intervención de las obras ha cambiado en estos meses. «Al principio, buscaba una obra de arte y a partir de ella pensar en cómo podía intervenirla de alguna forma creativa. Después de ver tantos cuadros y tan distintos, ahora primero pienso en el objeto o personaje actual que quiero introducir y ya directamente pienso en la obra a intervenir».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Estacione entre el coche de los lunares y el carro invertido, por favor
Aitor Saraiba: «Soy dibujante, no ilustrador. Soy muy malo haciendo encargos»
Zosen y Mina Hamada, los fieras del color
Un ‘diccionario’ que redefine las palabras ‘valor’ y ‘resistencia’ para dar gracias a los sanitarios
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp