5 de julio 2013    /   CINE/TV
por
 

"The fall" o un lugar turbio del corazón

5 de julio 2013    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

The Fall es el retrato de un depredador de mujeres narrado con la sobriedad de un documental de la naturaleza. Una serie británica de BBC2. Un descenso de cinco horas a un lugar turbio del corazón: donde se mezcla la violencia con las pulsiones sexuales.

Un historia contada sin estridencias, sin ruido, sin momentos “continuará”. Retoma lo que Truman Capote hiciera con A sangre fría: retrato de las gentes de un lugar, de las víctimas, de los policías y del asesino, con la distancia de un reportero. El afán casi documental supone que The Fall muestre unas cartas y oculte otras, como un póker descubierto.

Cartas al descubierto

The fall - Un asesino y un buen padreConocemos a Paul Spector (Jamie Dornan) como padre de familia y asesino en serie.
No está pintado como un monstruo, sino como un tipo frustrado, con deseos y frustraciones adolescentes, que se disfraza como profesional de la salud mental.
Sin embargo, Spector no es el psicólogo manipulador que envía acertijos a la policía. Su profesión es una rutina de preguntas y de diagnósticos según unos protocolos.

Afán documental

The Fall también muestra a las víctimas, no como un atrezo en el momento del crimen. Sabemos quiénes son, que quieren en la vida, quién es su familia y amigos. Forma parte del afán documental de la serie.
Spector es la araña que coloca la red, la víctima es la mosca que sabemos que acabará atrapada…
… Cuando ocurre, la cámara se vuelve obscena: no se mueve. No hay música. No hay un espectáculo. Es la naturaleza (humana) mostrando su cara más fea.

Cartas ocultas

The Fall oculta, aunque no mucho, cómo la inspectora Stella Gibson (Gilliam Anderson) encuentra las pistas para cazar al asesino. Realmente Gibson, invitada de Londres, es una excusa para mostrar una Irlanda del Norte donde las relaciones humanas son tan frías como el clima. 

Las manos cálidas

En este marco de desapego emocional, el contacto físico, por breve, se convierte en placentero.
Las manos de la inspectora Gibson
Quizá por eso The Fall da importancia a las manos: las manos que estrangulan son las manos que lavan con mimo el cabello de una niña pequeña; las manos de la esposa del asesino, enfermera, con los bebés en el paritorio; las manos de la inspectora Gibson…
Será que las manos nos hace humanos. Las manos no son las garras de una bestia o un monstruo, aunque pueden hacer daño, como muestra Spector, un tipo corriente, con un “tornillo suelto”.

Los deslices y los crímenes

Las niñas de quince año de Youtube y los hombres mayores
Spector tiene fantasías de fetichismo y voyeurismo. Esto no es extraño. Sin embargo, Spector no quiere que nadie conozca sus deseos. Ni su esposa. Por eso asesina a mujeres, para cumplir sus fantasías con los cadáveres. Para no tener testigos. Para evitar la vergüenza de que sus fantasías sean desveladas. 
Cuando The Fall acaba, se ha llevado nuestras energías. Hemos conocido un lugar podrido sin adornos de música y sin una bella fotografía. La tristeza de Irlanda del Norte nos invade. Sin embargo, deseamos otra taza de té en compañía de la inspectora Stella Gibson.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

The Fall es el retrato de un depredador de mujeres narrado con la sobriedad de un documental de la naturaleza. Una serie británica de BBC2. Un descenso de cinco horas a un lugar turbio del corazón: donde se mezcla la violencia con las pulsiones sexuales.

Un historia contada sin estridencias, sin ruido, sin momentos “continuará”. Retoma lo que Truman Capote hiciera con A sangre fría: retrato de las gentes de un lugar, de las víctimas, de los policías y del asesino, con la distancia de un reportero. El afán casi documental supone que The Fall muestre unas cartas y oculte otras, como un póker descubierto.

Cartas al descubierto

The fall - Un asesino y un buen padreConocemos a Paul Spector (Jamie Dornan) como padre de familia y asesino en serie.
No está pintado como un monstruo, sino como un tipo frustrado, con deseos y frustraciones adolescentes, que se disfraza como profesional de la salud mental.
Sin embargo, Spector no es el psicólogo manipulador que envía acertijos a la policía. Su profesión es una rutina de preguntas y de diagnósticos según unos protocolos.

Afán documental

The Fall también muestra a las víctimas, no como un atrezo en el momento del crimen. Sabemos quiénes son, que quieren en la vida, quién es su familia y amigos. Forma parte del afán documental de la serie.
Spector es la araña que coloca la red, la víctima es la mosca que sabemos que acabará atrapada…
… Cuando ocurre, la cámara se vuelve obscena: no se mueve. No hay música. No hay un espectáculo. Es la naturaleza (humana) mostrando su cara más fea.

Cartas ocultas

The Fall oculta, aunque no mucho, cómo la inspectora Stella Gibson (Gilliam Anderson) encuentra las pistas para cazar al asesino. Realmente Gibson, invitada de Londres, es una excusa para mostrar una Irlanda del Norte donde las relaciones humanas son tan frías como el clima. 

Las manos cálidas

En este marco de desapego emocional, el contacto físico, por breve, se convierte en placentero.
Las manos de la inspectora Gibson
Quizá por eso The Fall da importancia a las manos: las manos que estrangulan son las manos que lavan con mimo el cabello de una niña pequeña; las manos de la esposa del asesino, enfermera, con los bebés en el paritorio; las manos de la inspectora Gibson…
Será que las manos nos hace humanos. Las manos no son las garras de una bestia o un monstruo, aunque pueden hacer daño, como muestra Spector, un tipo corriente, con un “tornillo suelto”.

Los deslices y los crímenes

Las niñas de quince año de Youtube y los hombres mayores
Spector tiene fantasías de fetichismo y voyeurismo. Esto no es extraño. Sin embargo, Spector no quiere que nadie conozca sus deseos. Ni su esposa. Por eso asesina a mujeres, para cumplir sus fantasías con los cadáveres. Para no tener testigos. Para evitar la vergüenza de que sus fantasías sean desveladas. 
Cuando The Fall acaba, se ha llevado nuestras energías. Hemos conocido un lugar podrido sin adornos de música y sin una bella fotografía. La tristeza de Irlanda del Norte nos invade. Sin embargo, deseamos otra taza de té en compañía de la inspectora Stella Gibson.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El día del tonto: Los vídeos del viernes
Mad Men: la felicidad en 8mm
Las virguerías acústicas de Supermán
Black Mirror (4×03): ‘Crocodile’ sigue el estilo de Patricia Highsmith
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Siento estar muy lejos de tu análisis, Javier. Creo que The Fall es una de las series más pretenciosas que he visto, con las actuaciones más rebuscadas y con la extraña cualidad de conseguir la nula empatía del espectador con los personajes.
    Por cierto, ¿Quién ha dicho que las personas de Irlanda del Norte son fríos?
    Un saludo.

  • Comentarios cerrados.