28 de septiembre 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

Tiempos modernos: Siente cómo el aire entra en tu cuerpo…

28 de septiembre 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Como cada mañana, siguiendo los pasos que le ha recomendado su psicóloga, disfruta de los momentos que regala el empezar un nuevo día.

Ya no encesta los pies dentro de las zapatillas al salir de la cama, sino que los posa en el suelo para sentir el frío y hacer de esta sensación el primer contacto con el presente.

Nada de móvil, se compró un despertador digital. Ahora casi no lo usa porque las persianas, programadas gracias a la domótica, empiezan a subir, poco a poco, cuando sale el sol; así organiza su día según los ritmos circadianos y conecta más con el momento presente.

La psicóloga también le ha recomendado meditar. Y ahí está, como cada día desde hace tres semanas, con las piernas en forma de flor de loto y los ojos cerrados.

«Respira profundamente», dice el guía desde la aplicación recomendada por la terapeuta, «siente cómo el aire entra en tu cuerpo». Hay unos segundos de silencio, su olfato se va al olor del café que su pareja ha dejado hecho por la mañana y su mente, a luchar contra el pensamiento de tomárselo frente al ordenador mientras contesta los primeros correos. «No importa si la mente se va, vuelve, suavemente, a centrarte en la respiración», comenta la voz suave y pausada de la pista en reproducción.

Cada día tiene más entrenada su mente y casi cuenta por minutos los ratos en los que consigue conectar con su cuerpo sin pensar en que no se retrase la reunión para poder recoger a los niños a tiempo, los informes, la hipoteca, el dolor de espalda, las vacaciones, la sanidad pública, los y si, el miedo al miedo.

«Los pensamientos son como hojas sobre el agua, aparecen, se van, es normal. Toma conciencia, con tu cuerpo, del momento presente» y vuelve a respirar profundamente mientras escucha el piar de unos pajaritos que se posan en su ventana.

Le han distraído, pero ahora no piensa en los quehaceres.

Coge aire profundamente y con los dedos de la mano, posados sobre las rodillas, siente el tacto de su cuerpo cada vez más y más relajado, entrando en un estado de paz y conexión sensorial con el ahora.

El café, los pájaros, la respiración.

«Inspira profundamente por la nariz y expira, suavemente, por la boca. Siente, antes de volver a tus tareas cotidianas, cómo tu pecho se hace grande cuando entra el aire».

No quiere que se acabe la meditación.

«Y ahora, suavemente, ve abriendo los ojos y estírate si quieres».

Pasan unos segundos.

Suena el gong.

Sonríe, se estira y piensa en tomarse un tiempo para desayunar antes de entrar en la vorágine de sentarse frente al ordenador. No ha desbloqueado ni el móvil, esperando que una música suave le acompañe en este rato mindfulness, pero se le ha vuelto a olvidar pagar el paquete premium y suena la publicidad:

«Estamos viviendo tiempos de crisis, ¿ha pensado en su jubilación?, ¿en la salud de sus hijos?, ¿en qué hacer con sus ahorros? ¿Quieres saber cuándo morirás? En seguros Vitamed damos respuesta a todas tus preguntas. Contrata nuestro seguro FuturoAtado y deja de angustiarte con los dolores y tus deudas. Protégete de la incertidumbre con los seguros Vitamed. Solo se tiene un buen presente cuando se ata el futuro. Vitamed».

«Consigue Spotify Premium: líbrate de los anuncios, salta las canciones que quieras y escucha tus programas favoritos sin conexión a internet. Spotify premium, disfruta del ahora en tus oídos».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Como cada mañana, siguiendo los pasos que le ha recomendado su psicóloga, disfruta de los momentos que regala el empezar un nuevo día.

Ya no encesta los pies dentro de las zapatillas al salir de la cama, sino que los posa en el suelo para sentir el frío y hacer de esta sensación el primer contacto con el presente.

Nada de móvil, se compró un despertador digital. Ahora casi no lo usa porque las persianas, programadas gracias a la domótica, empiezan a subir, poco a poco, cuando sale el sol; así organiza su día según los ritmos circadianos y conecta más con el momento presente.

La psicóloga también le ha recomendado meditar. Y ahí está, como cada día desde hace tres semanas, con las piernas en forma de flor de loto y los ojos cerrados.

«Respira profundamente», dice el guía desde la aplicación recomendada por la terapeuta, «siente cómo el aire entra en tu cuerpo». Hay unos segundos de silencio, su olfato se va al olor del café que su pareja ha dejado hecho por la mañana y su mente, a luchar contra el pensamiento de tomárselo frente al ordenador mientras contesta los primeros correos. «No importa si la mente se va, vuelve, suavemente, a centrarte en la respiración», comenta la voz suave y pausada de la pista en reproducción.

Cada día tiene más entrenada su mente y casi cuenta por minutos los ratos en los que consigue conectar con su cuerpo sin pensar en que no se retrase la reunión para poder recoger a los niños a tiempo, los informes, la hipoteca, el dolor de espalda, las vacaciones, la sanidad pública, los y si, el miedo al miedo.

«Los pensamientos son como hojas sobre el agua, aparecen, se van, es normal. Toma conciencia, con tu cuerpo, del momento presente» y vuelve a respirar profundamente mientras escucha el piar de unos pajaritos que se posan en su ventana.

Le han distraído, pero ahora no piensa en los quehaceres.

Coge aire profundamente y con los dedos de la mano, posados sobre las rodillas, siente el tacto de su cuerpo cada vez más y más relajado, entrando en un estado de paz y conexión sensorial con el ahora.

El café, los pájaros, la respiración.

«Inspira profundamente por la nariz y expira, suavemente, por la boca. Siente, antes de volver a tus tareas cotidianas, cómo tu pecho se hace grande cuando entra el aire».

No quiere que se acabe la meditación.

«Y ahora, suavemente, ve abriendo los ojos y estírate si quieres».

Pasan unos segundos.

Suena el gong.

Sonríe, se estira y piensa en tomarse un tiempo para desayunar antes de entrar en la vorágine de sentarse frente al ordenador. No ha desbloqueado ni el móvil, esperando que una música suave le acompañe en este rato mindfulness, pero se le ha vuelto a olvidar pagar el paquete premium y suena la publicidad:

«Estamos viviendo tiempos de crisis, ¿ha pensado en su jubilación?, ¿en la salud de sus hijos?, ¿en qué hacer con sus ahorros? ¿Quieres saber cuándo morirás? En seguros Vitamed damos respuesta a todas tus preguntas. Contrata nuestro seguro FuturoAtado y deja de angustiarte con los dolores y tus deudas. Protégete de la incertidumbre con los seguros Vitamed. Solo se tiene un buen presente cuando se ata el futuro. Vitamed».

«Consigue Spotify Premium: líbrate de los anuncios, salta las canciones que quieras y escucha tus programas favoritos sin conexión a internet. Spotify premium, disfruta del ahora en tus oídos».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Reescribir una novela (un ejemplo)
De estos zapatos no encontrarás más de doce pares
Los círculos infinitos de Jan Kaláb
Terminando la obra de Dalí, Pollock y Warhol
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad