fbpx
8 de mayo 2019    /   CREATIVIDAD
por
 Tipodecara

Tipodecara, tipografías con personalidad musical

Arturo Sanmartín, Catherin Correa y Jorge Aguado son tres creativos que han creado Tipodecara, un proyecto que pretende relacionar distintas tipografías con músicos

8 de mayo 2019    /   CREATIVIDAD     por          Tipodecara
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Está tallada en marfil de mamut y es una de las esculturas más antiguas de las que se tiene noticia. El hombre león de Alemania, una figurilla de unos 32.000 años de antigüedad, es también uno de los primeros signos de antropomorfismo documentado. Después vendrían las pinturas egipcias y la invención de figuras mitológicas como sirenas, arpías o centauros. Vendrían las representaciones de dioses de distintas religiones pero misma forma (humana), y los animalitos de las películas Disney.

El ser humano siempre ha querido trasladar sus formas a lo que le rodea. Rellenar los bordes difusos de lo desconocido con líneas tan familiares como las de su propia piel. Los perros se parecen a sus dueños, las estrellas dibujan siluetas de héroes pretéritos y los colores representan estados de ánimo. Historiadores y psicólogos coinciden en señalar que es una tendencia universal. Humanamente universal.

Arturo Sanmartín, Catherin Correa y Jorge Aguado siguieron esta tradición milenaria para crear algo moderno. Tipodecara es una cuenta de Instagram que aplica el antropomorfismo a la tipografía. No es que vistan las letras con formas humanas sino que les confieren algo aún más difícil: personalidad. Las ilustraciones de Tipodecara combinan la presencia de una letra con la de un músico. «Asignamos fuentes a artistas en función de su personalidad y obra artística», explican ellos por email.

Artículo relacionado

Quieren convertir  Tipodecara en una biblioteca tipográfica «que sirva de herramienta de trabajo para diseñadores e ilustradores». Por ello intentan escoger tipografías gratuitas, que encuentran en webs como Behance, Google Fonts, Dafont o Fontspace. Explican que este proyecto surgió casi como un juego, cuando le dijeron a Jorge que, si fuera una tipografía, sería la detestada Comic Sans. «Con la chorrada vimos que ahí había una idea interesante», rememoran.

Arturo Sanmartín es director de arte e ilustrador. Catherin Correa es creativa publicitaria. Jorge Aguado, copy creativo en una agencia. Tienen entre 25 y 26 años y además de campo profesional, comparten una pasión: la música. Por eso cuando decidieron crear Tipodecara lo tuvieron claro, relacionarían las letras con grupos y cantantes.

«Antes de diseñar nada, debatimos sobre qué artista hacer, si nos mola, si lo está petando o si es un clásico», explican. «Así tocamos todos los géneros musicales, desde el trap hasta el heavy metal». Los diseños mantienen una estética actual. Se sirven de collages que mezclan fotografías del artista con recursos o elementos gráficos que formen parte de su mundo visual. «Además, en el propio post, ponemos un adjetivo que describa tanto a la fuente como al artista», puntualizan.

Todos estos detalles se entienden mejor bajando al detalle, ejemplificando. Por ello les pedimos que nos expliquen la tipografía de cuatro de sus trabajos.

  • Rosalía: Estudiamos desde sus videoclips o su cuenta de Instagram hasta sus actuaciones y referencias artísticas. Es versátil, exuberante y ha conseguido mezclar géneros que parecían distantes. Le asignamos la tipo Playfair Display, una serifa, porque es elegante y tradicional, pero a la vez actual y vanidosa. Por ejemplo, letras como la «R», la «Q» o la «E» nos recuerda al flamenco y a la tauromaquia, géneros muy recurridos por Rosalía en todo su mundo visual.
  • C. Tangana: Le asignamos una sans-serif por toda esa seguridad que transmite. Es la tipografía Staatliches porque ambos nos sugieren una misma actitud pretenciosa, cierta chulería y atractivo.
  • M.I.A: Quisimos destacar su lado más activista con una tipografía y elementos que nos llevaran a un ambiente más bélico, con helicópteros y alambre de espino. Por eso escogimos una tipografía más agresiva, no tan neutral, y que se utiliza desde las chapas de soldados hasta en carteles protesta.
  • Björk: Quisimos destacar su mundo creativo, su uso de la naturaleza en muchísimas de sus creaciones. Por eso le asignamos la tipografía Giro, porque la cola de la «j» nos recordaba a la raíces de las plantas y el asta de la «b» es como un tallo que brota desde el anillo, su semilla.

Está tallada en marfil de mamut y es una de las esculturas más antiguas de las que se tiene noticia. El hombre león de Alemania, una figurilla de unos 32.000 años de antigüedad, es también uno de los primeros signos de antropomorfismo documentado. Después vendrían las pinturas egipcias y la invención de figuras mitológicas como sirenas, arpías o centauros. Vendrían las representaciones de dioses de distintas religiones pero misma forma (humana), y los animalitos de las películas Disney.

El ser humano siempre ha querido trasladar sus formas a lo que le rodea. Rellenar los bordes difusos de lo desconocido con líneas tan familiares como las de su propia piel. Los perros se parecen a sus dueños, las estrellas dibujan siluetas de héroes pretéritos y los colores representan estados de ánimo. Historiadores y psicólogos coinciden en señalar que es una tendencia universal. Humanamente universal.

Arturo Sanmartín, Catherin Correa y Jorge Aguado siguieron esta tradición milenaria para crear algo moderno. Tipodecara es una cuenta de Instagram que aplica el antropomorfismo a la tipografía. No es que vistan las letras con formas humanas sino que les confieren algo aún más difícil: personalidad. Las ilustraciones de Tipodecara combinan la presencia de una letra con la de un músico. «Asignamos fuentes a artistas en función de su personalidad y obra artística», explican ellos por email.

Quieren convertir  Tipodecara en una biblioteca tipográfica «que sirva de herramienta de trabajo para diseñadores e ilustradores». Por ello intentan escoger tipografías gratuitas, que encuentran en webs como Behance, Google Fonts, Dafont o Fontspace. Explican que este proyecto surgió casi como un juego, cuando le dijeron a Jorge que, si fuera una tipografía, sería la detestada Comic Sans. «Con la chorrada vimos que ahí había una idea interesante», rememoran.

Artículo relacionado

Arturo Sanmartín es director de arte e ilustrador. Catherin Correa es creativa publicitaria. Jorge Aguado, copy creativo en una agencia. Tienen entre 25 y 26 años y además de campo profesional, comparten una pasión: la música. Por eso cuando decidieron crear Tipodecara lo tuvieron claro, relacionarían las letras con grupos y cantantes.

«Antes de diseñar nada, debatimos sobre qué artista hacer, si nos mola, si lo está petando o si es un clásico», explican. «Así tocamos todos los géneros musicales, desde el trap hasta el heavy metal». Los diseños mantienen una estética actual. Se sirven de collages que mezclan fotografías del artista con recursos o elementos gráficos que formen parte de su mundo visual. «Además, en el propio post, ponemos un adjetivo que describa tanto a la fuente como al artista», puntualizan.

Todos estos detalles se entienden mejor bajando al detalle, ejemplificando. Por ello les pedimos que nos expliquen la tipografía de cuatro de sus trabajos.

  • Rosalía: Estudiamos desde sus videoclips o su cuenta de Instagram hasta sus actuaciones y referencias artísticas. Es versátil, exuberante y ha conseguido mezclar géneros que parecían distantes. Le asignamos la tipo Playfair Display, una serifa, porque es elegante y tradicional, pero a la vez actual y vanidosa. Por ejemplo, letras como la «R», la «Q» o la «E» nos recuerda al flamenco y a la tauromaquia, géneros muy recurridos por Rosalía en todo su mundo visual.
  • C. Tangana: Le asignamos una sans-serif por toda esa seguridad que transmite. Es la tipografía Staatliches porque ambos nos sugieren una misma actitud pretenciosa, cierta chulería y atractivo.
  • M.I.A: Quisimos destacar su lado más activista con una tipografía y elementos que nos llevaran a un ambiente más bélico, con helicópteros y alambre de espino. Por eso escogimos una tipografía más agresiva, no tan neutral, y que se utiliza desde las chapas de soldados hasta en carteles protesta.
  • Björk: Quisimos destacar su mundo creativo, su uso de la naturaleza en muchísimas de sus creaciones. Por eso le asignamos la tipografía Giro, porque la cola de la «j» nos recordaba a la raíces de las plantas y el asta de la «b» es como un tallo que brota desde el anillo, su semilla.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Phillip Toledano, el culto a nuestro amado líder artístico
Efímero: la programada levedad de unas camisetas
Antes del manga, Yoshitoshi era el amo de la ilustración japonesa
Busco 29 muñecas prodigiosas para mantenimiento mensual de página de éxito
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *