8 de noviembre 2022    /   Logo School
por
 

#10 Tips sobre creatividad de Chamo San: «Atrévete a cometer errores si quieres ser creativo»

Logo School

8 de noviembre 2022    /   Logo School     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Pocas cosas van tan indisolublemente asociadas a Chamo San como una libreta y un boli. Al menos, en estos últimos 10 años. Igual que unas personas registran la rutina a través de la cámara del móvil, este ilustrador barcelonés atrapa los momentos de su vida y los estampa para siempre en sus libretas. Una cena con amigos, una conversación en un bar, un viaje, un baño, el arrullo del amor, una mirada, el despertar y el sueño… Cada libreta es una especie de diario que muestra la intimidad del artista a través de su mirada y de sus trazos.

Y lo que empezó siendo un gesto espontáneo, un mero ejercicio de dibujo para soltar la mano, ha acabado perfeccionándose «en forma y fondo», como explica él mismo. Así hasta completar más de diez libretas con retratos de sus amigos, de sus familiares y de algún que otro desconocido.

Ahora estas memorias ilustradas ven la luz en forma de libro de artista, un formato que le gusta mucho y del que se declara un gran consumidor. Un volumen autopublicado y financiado a través del crowdfunding al que Chamo San ha titulado Sketched Memories.

Artículo relacionado

Chamo San

Los dibujos que recoge esta obra son «una selección personal de momentos que me he permitido grabar con tinta en las páginas de mis libretas», explica en el prólogo. «Lo que empezó siendo un ejercicio para mejorar las técnicas de dibujo se fue convirtiendo en un diario ilustrado, un conjunto de obra muy personal que solo podía enseñarse en conjunto en un formato de libro de artista», añade el ilustrador, quien desde 2018 ha dibujado con regularidad su día a día.

Diseñado por el estudio de Raimon Guirado, Sketched Memories se estructura en distintas secciones que invitan a viajar por el quehacer artístico del ilustrador barcelonés. Desde sus inicios como dibujante hasta trabajos más recientes, diarios de viaje, ejercicios con modelo y una sección dedicada al grabado, además de ese diario dibujado que conforma el grueso y el núcleo del libro.

Chamo San

Los dibujos e ilustraciones que ha seleccionado Chamo San para esta obra están hechos a boli. De esta manera, explicaba en una entrevista para el programa Punts de vista de RTVE, se fuerza a «ir a tiro hecho». No hay margen de error ni posibilidad de borrar y es obligatorio acertar a la primera, lo que le exige una mayor concentración en lo que está haciendo y en el resultado final del dibujo.

Resulta curioso que se defina como poco academicista quien estudió Bellas Artes en Barcelona y compagina su trabajo como ilustrador con las clases en el BAU. Quizá no esté reñida una cosa con la otra, es difícil de explicar, pero lo que sí queda claro contemplando sus trabajos es que la creatividad surge en él cuando da rienda suelta a la mano sin cortapisas.

Por eso hemos querido preguntarle qué es para él la creatividad  y qué consejos da para estimularla. Esto es lo que nos ha contado.

1. Cúrrate la creatividad, pero sin pasarte

La creatividad, entendida como parte de la elaboración de una identidad artística nueva y única, hay que currársela, pero si te la curras demasiado se desvanece. Es un equilibrio muy difícil entre tener un gran bagaje de conocimiento a tu disposición y a la vez ser capaz de ignorarlo por completo.

Ser creativo, en este sentido, también depende del contexto. Alguien absolutamente ignorante del mundo que le rodea seguramente podrá ser la persona más creativa, ya que todo lo que cree será nuevo para sí mismo, aunque puede que no lo sea para los demás. Y al revés, también podrá parecer que alguien es muy original si su entorno es completamente ignorante.

En todo caso, ahora asociamos la creatividad a un estado de elevación espiritual a través del cual las cosas pasan porque sí, o a una fórmula que aplicar para conseguir el éxito. Estamos desesperados por encontrar atajos porque lo importante es producir mucho, pero en el mundo artístico el relato es casi más importante que la obra en sí. Creatividad y productividad son cosas distintas.

Chamo San

2. Innova buscando soluciones

Más que aprender a ser creativo, se puede ser innovador buscando soluciones a problemas.

La parte buena es que hay problemas eternos, pero también hay problemas nuevos.

3. El consumo y el miedo, los peores enemigos de la creatividad

Apagar el cerebro, enterrarlo en normas y el miedo son el mayor enemigo de la creatividad.

Para mí, la creatividad es todo aquello que nace de dentro hacia afuera. La única forma de no estar creando es estar demasiado cerrado o demasiado abierto a lo que viene de fuera. Estar absorbidos por el consumo (en cualquiera de sus formas) o por el miedo, nos puede impedir crear.

Chamo San

4. Rodéate de estos aliados si quieres crear

En pocas palabras y de manera concisa: la curiosidad, la necesidad y el aburrimiento.

5. Distingue entre creatividad y originalidad

Para ser original es necesario ser creativo; para ser creativo no es necesario ser original.

Entendamos creatividad por crear algo por ti mismo, y originalidad por crear algo por primera vez.

Chamo San

6. Apunta toda idea que se te pase por la cabeza en cuanto se te ocurra

La mayoría de las veces la inspiración no te pilla trabajando. Estás haciendo cualquier otra cosa y tienes ideas brillantes y te visualizas a ti mismo trabajando en ellas. Luego toca ponerse a trabajar y, de golpe, todas esas ideas se han desvanecido.

Quizá el truco está en apuntar esas ideas. Supongo que Newton tenía una libreta a mano cuando le cayó la manzana en la cabeza.

7. Si solo quieres producir obras de arte, haz caso a Picasso

En la frase de Picasso «Los grandes artistas copian, los genios roban», opino que los conceptos «grandes artistas» y «genios» se relacionan con la producción de la obra artística en general y no con la creación intelectual de una obra primigenia.

Picasso ya nos decía hace un siglo que todo estaba inventado y que para producir en masa como hacía él (porque obviamente entendemos que se autodenomina genio a sí mismo) no hay que tener remilgos y, con la conciencia tranquila, fusilar sin clemencia lo que hacen otros (ya sean sus coetáneos o directamente apropiarse del arte de otras culturas, como él hizo).

Chamo San

8. Las rutinas son necesarias para potenciar la productividad, no para la creatividad

Es peligroso mezclar estos conceptos y creernos todos los discursos, a veces simplistas, de entrepreneurs y gente del marketing.

Se vende la creatividad como una forma más de dar brillo al trabajo más común o, peor aún, se exige creatividad pero se remunera como a un peón de una fábrica.

Este concepto puede crear un espejismo de libertad y glamour en un curro que, en el fondo, tiene pocas diferencias con apretar tornillos en una cinta de montaje, como hacía Charlot en Tiempos Modernos.

9. Sé inconformista y arriésgate

Cada vez hay más trabajos que no son creativos. ¿Cuántas veces has pedido algo y te han contestado «Es que el programa no me deja?». Incluso en agencias de publicidad, paradigma de la creatividad en la era moderna, es posible que la frase que más se repita sea «Esto la gente no lo va a entender».

El conformismo se está apoderando de todo, porque el miedo es enorme y el miedo es enemigo de la creatividad.

Ser creativo en un trabajo implica que puedas cometer errores, y eso puede implicar perder tu trabajo.

Chamo San

10. Sal de casa, ten curiosidad por tu entorno y cuídalo

El teletrabajo es una terrible traba para la creatividad, pero puede ser beneficioso para la productividad. En todo caso, siempre debe haber un ingrediente clave cuando se teletrabaja con más gente, que es la confianza, un interés sano y la retribución justa del trabajo. La confianza reduce el miedo y un buen sueldo mejora la calidad de vida, y todo ello favorece la creatividad.

A nivel artistico, no salir de casa o del estudio, solo consumir a través de instagram, no visitar museos, galerías o talleres y no comprar libros puede directamente matar carreras.

Personalmente, creo que relacionarse con otra gente, mostrar interés por tu entorno y cuidarlo es lo mejor que puedes hacer para fomentar la creatividad.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Pocas cosas van tan indisolublemente asociadas a Chamo San como una libreta y un boli. Al menos, en estos últimos 10 años. Igual que unas personas registran la rutina a través de la cámara del móvil, este ilustrador barcelonés atrapa los momentos de su vida y los estampa para siempre en sus libretas. Una cena con amigos, una conversación en un bar, un viaje, un baño, el arrullo del amor, una mirada, el despertar y el sueño… Cada libreta es una especie de diario que muestra la intimidad del artista a través de su mirada y de sus trazos.

Y lo que empezó siendo un gesto espontáneo, un mero ejercicio de dibujo para soltar la mano, ha acabado perfeccionándose «en forma y fondo», como explica él mismo. Así hasta completar más de diez libretas con retratos de sus amigos, de sus familiares y de algún que otro desconocido.

Ahora estas memorias ilustradas ven la luz en forma de libro de artista, un formato que le gusta mucho y del que se declara un gran consumidor. Un volumen autopublicado y financiado a través del crowdfunding al que Chamo San ha titulado Sketched Memories.

Chamo San

Los dibujos que recoge esta obra son «una selección personal de momentos que me he permitido grabar con tinta en las páginas de mis libretas», explica en el prólogo. «Lo que empezó siendo un ejercicio para mejorar las técnicas de dibujo se fue convirtiendo en un diario ilustrado, un conjunto de obra muy personal que solo podía enseñarse en conjunto en un formato de libro de artista», añade el ilustrador, quien desde 2018 ha dibujado con regularidad su día a día.

Artículo relacionado

Diseñado por el estudio de Raimon Guirado, Sketched Memories se estructura en distintas secciones que invitan a viajar por el quehacer artístico del ilustrador barcelonés. Desde sus inicios como dibujante hasta trabajos más recientes, diarios de viaje, ejercicios con modelo y una sección dedicada al grabado, además de ese diario dibujado que conforma el grueso y el núcleo del libro.

Chamo San

Los dibujos e ilustraciones que ha seleccionado Chamo San para esta obra están hechos a boli. De esta manera, explicaba en una entrevista para el programa Punts de vista de RTVE, se fuerza a «ir a tiro hecho». No hay margen de error ni posibilidad de borrar y es obligatorio acertar a la primera, lo que le exige una mayor concentración en lo que está haciendo y en el resultado final del dibujo.

Resulta curioso que se defina como poco academicista quien estudió Bellas Artes en Barcelona y compagina su trabajo como ilustrador con las clases en el BAU. Quizá no esté reñida una cosa con la otra, es difícil de explicar, pero lo que sí queda claro contemplando sus trabajos es que la creatividad surge en él cuando da rienda suelta a la mano sin cortapisas.

Por eso hemos querido preguntarle qué es para él la creatividad  y qué consejos da para estimularla. Esto es lo que nos ha contado.

1. Cúrrate la creatividad, pero sin pasarte

La creatividad, entendida como parte de la elaboración de una identidad artística nueva y única, hay que currársela, pero si te la curras demasiado se desvanece. Es un equilibrio muy difícil entre tener un gran bagaje de conocimiento a tu disposición y a la vez ser capaz de ignorarlo por completo.

Ser creativo, en este sentido, también depende del contexto. Alguien absolutamente ignorante del mundo que le rodea seguramente podrá ser la persona más creativa, ya que todo lo que cree será nuevo para sí mismo, aunque puede que no lo sea para los demás. Y al revés, también podrá parecer que alguien es muy original si su entorno es completamente ignorante.

En todo caso, ahora asociamos la creatividad a un estado de elevación espiritual a través del cual las cosas pasan porque sí, o a una fórmula que aplicar para conseguir el éxito. Estamos desesperados por encontrar atajos porque lo importante es producir mucho, pero en el mundo artístico el relato es casi más importante que la obra en sí. Creatividad y productividad son cosas distintas.

Chamo San

2. Innova buscando soluciones

Más que aprender a ser creativo, se puede ser innovador buscando soluciones a problemas.

La parte buena es que hay problemas eternos, pero también hay problemas nuevos.

3. El consumo y el miedo, los peores enemigos de la creatividad

Apagar el cerebro, enterrarlo en normas y el miedo son el mayor enemigo de la creatividad.

Para mí, la creatividad es todo aquello que nace de dentro hacia afuera. La única forma de no estar creando es estar demasiado cerrado o demasiado abierto a lo que viene de fuera. Estar absorbidos por el consumo (en cualquiera de sus formas) o por el miedo, nos puede impedir crear.

Chamo San

4. Rodéate de estos aliados si quieres crear

En pocas palabras y de manera concisa: la curiosidad, la necesidad y el aburrimiento.

5. Distingue entre creatividad y originalidad

Para ser original es necesario ser creativo; para ser creativo no es necesario ser original.

Entendamos creatividad por crear algo por ti mismo, y originalidad por crear algo por primera vez.

Chamo San

6. Apunta toda idea que se te pase por la cabeza en cuanto se te ocurra

La mayoría de las veces la inspiración no te pilla trabajando. Estás haciendo cualquier otra cosa y tienes ideas brillantes y te visualizas a ti mismo trabajando en ellas. Luego toca ponerse a trabajar y, de golpe, todas esas ideas se han desvanecido.

Quizá el truco está en apuntar esas ideas. Supongo que Newton tenía una libreta a mano cuando le cayó la manzana en la cabeza.

7. Si solo quieres producir obras de arte, haz caso a Picasso

En la frase de Picasso «Los grandes artistas copian, los genios roban», opino que los conceptos «grandes artistas» y «genios» se relacionan con la producción de la obra artística en general y no con la creación intelectual de una obra primigenia.

Picasso ya nos decía hace un siglo que todo estaba inventado y que para producir en masa como hacía él (porque obviamente entendemos que se autodenomina genio a sí mismo) no hay que tener remilgos y, con la conciencia tranquila, fusilar sin clemencia lo que hacen otros (ya sean sus coetáneos o directamente apropiarse del arte de otras culturas, como él hizo).

Chamo San

8. Las rutinas son necesarias para potenciar la productividad, no para la creatividad

Es peligroso mezclar estos conceptos y creernos todos los discursos, a veces simplistas, de entrepreneurs y gente del marketing.

Se vende la creatividad como una forma más de dar brillo al trabajo más común o, peor aún, se exige creatividad pero se remunera como a un peón de una fábrica.

Este concepto puede crear un espejismo de libertad y glamour en un curro que, en el fondo, tiene pocas diferencias con apretar tornillos en una cinta de montaje, como hacía Charlot en Tiempos Modernos.

9. Sé inconformista y arriésgate

Cada vez hay más trabajos que no son creativos. ¿Cuántas veces has pedido algo y te han contestado «Es que el programa no me deja?». Incluso en agencias de publicidad, paradigma de la creatividad en la era moderna, es posible que la frase que más se repita sea «Esto la gente no lo va a entender».

El conformismo se está apoderando de todo, porque el miedo es enorme y el miedo es enemigo de la creatividad.

Ser creativo en un trabajo implica que puedas cometer errores, y eso puede implicar perder tu trabajo.

Chamo San

10. Sal de casa, ten curiosidad por tu entorno y cuídalo

El teletrabajo es una terrible traba para la creatividad, pero puede ser beneficioso para la productividad. En todo caso, siempre debe haber un ingrediente clave cuando se teletrabaja con más gente, que es la confianza, un interés sano y la retribución justa del trabajo. La confianza reduce el miedo y un buen sueldo mejora la calidad de vida, y todo ello favorece la creatividad.

A nivel artistico, no salir de casa o del estudio, solo consumir a través de instagram, no visitar museos, galerías o talleres y no comprar libros puede directamente matar carreras.

Personalmente, creo que relacionarse con otra gente, mostrar interés por tu entorno y cuidarlo es lo mejor que puedes hacer para fomentar la creatividad.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El escultor de libros
La nueva artesanía del papel
La Tacopedia: todo sobre los tacos mexicanos
Lidia García: «La copla no es un estilo musical, es una cosmovisión»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad