fbpx
16 de marzo 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Total Correction: una crema facial contra la tiranía de la belleza

16 de marzo 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Qué dirías si te ofrecieran probar una crema facial que corrigiera definitivamente las imperfecciones de tu rostro que tanto te acomplejan?

Eso es lo que propone la artista visual y activista Yolanda Domínguez en su nueva acción titulada Total Correction. Una performance con la que pretende subvertir el mensaje con el que la industria de belleza y cosmética nos bombardea continuamente para hacernos creer que somos imperfectos. La acción se realizó el pasado mes de febrero en la plaza del Callao de Madrid, para la feria Art Madrid 2016, pero es ahora cuando está empezando a hacer ruido.

Muchos estamos sometidos a la tiranía de la belleza. Y si bien somos las mujeres quienes más presión recibimos al respecto, la industria de la cosmética y la estética ha encontrado en los hombres un nuevo target.

Nuestros cuerpos deben ser perfectos, bellos. Pero bellos según unos cánones rígidos en los que es tremendamente difícil encajar. Esto hace que muchos vivamos insatisfechos con lo que somos, con nuestro cuerpo y nuestra naturaleza, aunque no siempre seamos capaces de verlo.

Total-Correction

«Las mujeres solemos hacer observaciones muy negativas sobre nuestro cuerpo y esto es algo que no surge de manera natural, sino que hemos aprendido», explica Yolanda Domínguez  a Yorokobu.

«Una de las causas proviene de la industria de la belleza, que nos repite constantemente que nuestro cuerpo natural está mal y lo tenemos que modificar. Escuchamos tantas veces este mensaje a través de imágenes y eslóganes que llegamos a interiorizarlo. Cuando te miras al espejo ya te desprecias de manera automática porque no te pareces a ese referente irreal que han construido para venderte un producto. Nuestro cuerpo se ha convertido en algo que nos avergüenza y nos frustra cuando debería ser todo lo contrario: una fuente de placer y de satisfacción».

Total-Correction

La preparación del montaje le llevó aproximadamente un mes. Junto a las dos actrices que intervienen de gancho en el vídeo, Esther Gimeno y Velilla Valbuena, la artista acudió antes a una tienda especializada en cremas para asesorarse sobre las preocupaciones de las clientas y qué aspectos positivos podrían resaltar de su rostro. Luego ensayaron juntas qué debían decir durante la performance.

Total-Correction_Yolanda-Dominguez_07

Domínguez diseñó el nombre y la identidad visual de la marca, y encargó vía online el estand y los tarros de cremas. Un equipo de ocho personas, entre actrices, equipo de producción, cámaras, audio y ella misma participaron en el proyecto.


Total-Correction

«Con esta acción quería ofrecer a las personas un mensaje positivo que compensara por unos instantes esa presión a la que estamos sometidos e hiciera que se mirasen al espejo con otros ojos», justifica la activista la intención de su obra. «La expresión y la actitud de las personas cambia totalmente cuando se sienten valorados. El objetivo es que esos mensajes también salgan de sí mismos. Desde el día de la acción, en muchos momentos me sale decirme “¡estás estupenda!”. Yo también he cambiado un poquito gracias ella».

Total-Correction

Las personas que se sentaron en el estand no sabían que era ficción, por lo que sus respuestas fueron totalmente espontáneas. «Hubo algunas mujeres que decían cosas tremendamente negativas sobre sí mismas y que no he incluido en el vídeo por respeto a su intimidad», comenta Domínguez. Pero su actitud, como antes ella misma explicaba, cambia a medida que la actriz resalta las virtudes de su aspecto: pómulos perfectos, piel magnífica, haber disfrutado y vivido con intensidad la vida… «Deseo sinceramente que ese mensaje positivo haya dejado una semilla que se haga fuerte y crezca», afirma Domínguez.

total correction

La artista no ha recibido aún ningún comentario u opinión de ninguna empresa de ese sector. Sin embargo, explica, «creo que sería muy interesante que probaran a cambiar su estrategia de ventas, basada en el miedo y la vulnerabilidad, e hicieran llegar a las personas mensajes positivos que les enseñen a valorarse más. Yo estaría dispuesta a apoyar a una marca que me haga sentir fuerte y poderosa, no pequeña y débil, que es lo que suelen hacer». ¿Quién podría no estar de acuerdo?

¿Qué dirías si te ofrecieran probar una crema facial que corrigiera definitivamente las imperfecciones de tu rostro que tanto te acomplejan?

Eso es lo que propone la artista visual y activista Yolanda Domínguez en su nueva acción titulada Total Correction. Una performance con la que pretende subvertir el mensaje con el que la industria de belleza y cosmética nos bombardea continuamente para hacernos creer que somos imperfectos. La acción se realizó el pasado mes de febrero en la plaza del Callao de Madrid, para la feria Art Madrid 2016, pero es ahora cuando está empezando a hacer ruido.

Muchos estamos sometidos a la tiranía de la belleza. Y si bien somos las mujeres quienes más presión recibimos al respecto, la industria de la cosmética y la estética ha encontrado en los hombres un nuevo target.

Nuestros cuerpos deben ser perfectos, bellos. Pero bellos según unos cánones rígidos en los que es tremendamente difícil encajar. Esto hace que muchos vivamos insatisfechos con lo que somos, con nuestro cuerpo y nuestra naturaleza, aunque no siempre seamos capaces de verlo.

Total-Correction

«Las mujeres solemos hacer observaciones muy negativas sobre nuestro cuerpo y esto es algo que no surge de manera natural, sino que hemos aprendido», explica Yolanda Domínguez  a Yorokobu.

«Una de las causas proviene de la industria de la belleza, que nos repite constantemente que nuestro cuerpo natural está mal y lo tenemos que modificar. Escuchamos tantas veces este mensaje a través de imágenes y eslóganes que llegamos a interiorizarlo. Cuando te miras al espejo ya te desprecias de manera automática porque no te pareces a ese referente irreal que han construido para venderte un producto. Nuestro cuerpo se ha convertido en algo que nos avergüenza y nos frustra cuando debería ser todo lo contrario: una fuente de placer y de satisfacción».

Total-Correction

La preparación del montaje le llevó aproximadamente un mes. Junto a las dos actrices que intervienen de gancho en el vídeo, Esther Gimeno y Velilla Valbuena, la artista acudió antes a una tienda especializada en cremas para asesorarse sobre las preocupaciones de las clientas y qué aspectos positivos podrían resaltar de su rostro. Luego ensayaron juntas qué debían decir durante la performance.

Total-Correction_Yolanda-Dominguez_07

Domínguez diseñó el nombre y la identidad visual de la marca, y encargó vía online el estand y los tarros de cremas. Un equipo de ocho personas, entre actrices, equipo de producción, cámaras, audio y ella misma participaron en el proyecto.


Total-Correction

«Con esta acción quería ofrecer a las personas un mensaje positivo que compensara por unos instantes esa presión a la que estamos sometidos e hiciera que se mirasen al espejo con otros ojos», justifica la activista la intención de su obra. «La expresión y la actitud de las personas cambia totalmente cuando se sienten valorados. El objetivo es que esos mensajes también salgan de sí mismos. Desde el día de la acción, en muchos momentos me sale decirme “¡estás estupenda!”. Yo también he cambiado un poquito gracias ella».

Total-Correction

Las personas que se sentaron en el estand no sabían que era ficción, por lo que sus respuestas fueron totalmente espontáneas. «Hubo algunas mujeres que decían cosas tremendamente negativas sobre sí mismas y que no he incluido en el vídeo por respeto a su intimidad», comenta Domínguez. Pero su actitud, como antes ella misma explicaba, cambia a medida que la actriz resalta las virtudes de su aspecto: pómulos perfectos, piel magnífica, haber disfrutado y vivido con intensidad la vida… «Deseo sinceramente que ese mensaje positivo haya dejado una semilla que se haga fuerte y crezca», afirma Domínguez.

total correction

La artista no ha recibido aún ningún comentario u opinión de ninguna empresa de ese sector. Sin embargo, explica, «creo que sería muy interesante que probaran a cambiar su estrategia de ventas, basada en el miedo y la vulnerabilidad, e hicieran llegar a las personas mensajes positivos que les enseñen a valorarse más. Yo estaría dispuesta a apoyar a una marca que me haga sentir fuerte y poderosa, no pequeña y débil, que es lo que suelen hacer». ¿Quién podría no estar de acuerdo?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Thomas Slater y la libertad a través de la ilustración
Los collages de miss miza
Los abrazos en Breaking Bad
El Mundial de las marcas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Odio esos stands publicitarios, con luces tan potentes que hacen visibles todos tus defectos para ti y para el vendedor. Como te sientes terriblemente desarmada y acabas comprando lo que te pongan delante.

  • Como me ha gustado la performance y el artículo… ¡Muy bueno!. Sacar lo mejor de uno mismo. Eso es lo que le falta a esta sociedad: positividad y alegría. GRACIAS.

  • Me ha encantado esta iniciativa!
    Mi nombre es Noelia Gámez. Soy esteticista y propietaria de un salón de belleza y estoy en una constante lucha por hacer ver a la gente (tanto hombres como mujeres) que la belleza ya está en nosotros y que hemos de dejar los complejos atrás. Dichos complejos se crean porque vivimos en una sociedad en la que prima la imagen antes que las personas. Hecho del que las farmacéuticas y los laboratorios cosméticos se aprovechan para vender productos que corrijan lo que ellos consideran que hay que corregir, con productos que no hacen nada, (y por los que te cobran un ojo de la cara) porque no hay nada que detenga ni el paso del tiempo ni cambie tu fisionomía o físico.
    Creo que soy mas terapeuta que esteticista y me encantaría que en las academias y en las escuelas de imagen personal (peluquería y estética) se empezase a formar a las futuras profesionales con estos ideales:
    Honestidad ante todo (nada de te engatuso para que me compres un producto q no necesitas).
    Enseñar a la gente a conocer su piel y su cuerpo.
    Que te hagas un tratamiento porque quieras darte un capricho, no para nadie que no seas tu.

    No tengo un laboratorio; pero si así fuese, con gusto trabajaría de la mano con esta activista porque necesitamos mas gente como ella, como yo.
    El mundo y la sociedad necesita cambiar, le duela a quien le duela pero así es.
    Gracias por este artículo Yorokobu.

  • Ojalá cambiaran su estrategia, pero es que, si nos quisiéramos como somos, posiblemente no necesitaríamos tantos potingues. La industria de la estética y la cosmética solo mira por sí misma. Eso sí, yo voto a favor de que campañas como esta se hagan en todos lados, incluido

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *