fbpx
27 de diciembre 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

La resina que hay al final del túnel

27 de diciembre 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

David González le vio las orejas al lobo. Aprendió a apreciar lo correcto como se aprenden estas cosas, con un susto. «De los de ver la luz al final del túnel», explica. Ya en el proceso de recuperación en el hospital comenzó a diseñar el cambio de vida que necesitaba. «Me di cuenta de que el día en que muriera me gustaría mirar atrás y ver que lo que hice merecía la pena».

Aunque la salud fue lo que le hizo cerciorarse de que había elegido el camino correcto, David González había vuelto a los orígenes y usar otra vez las manos poco antes de ese aviso del otro lado. Empezó a moldear figuras de la mano de su amigo Manuel Donada, se apuntó a la escuela de escultura Almart y comenzó a darse de bruces con el proceso de crear toys de resina desde la nada.

Todo el proceso comprendía desde la idea del mashup inicial, en la que colisionaban, por ejemplo, Camarón de la Isla y Beastman, de Masters of the Universe, hasta el sellado del packaging. Todo pasando por la ilustración inicial, el modelado, la creación del positivo con resina, el lijado, el pintado y su parte favorita: «Lo que más me gusta es inventar la historia de esos personajes». Historia que, por cierto, se cuenta en unos cómics incluidos en el paquete.

La aventura le ha ayudado a construirse una nueva apreciación del tiempo. Se ha embarcado en una nueva filosofía de vida en la que los ritmos, las prioridades y las satisfacciones son totalmente diferentes a las de antes de marzo, cuando comenzó a marranear con resinas, moldes y pinturas. «Cuando pasas cuatro horas envolviendo con plastilina un dedo de dos milímetros te cambia la perspectiva».

Beastmarón

Lo mismo te arranca la cabeza de un pepinazo que te canta unas soleás muy sentías al oído. «Soy cautivo y yo me siento feliz, contento y a gusto, vivo, solo con tenerte a ti». Y, ojo, no es fácil llegar a una mezcla de Beastman, la bestia de Masters of the Universe, y Camarón de la Isla. David González aprovechó este toy para sacarse un doctorado casero en materiales de moldeado. «Beastmarón va armado con un cuello de botella roto y moldearlo sin que se rompiera fue un suplicio». Eso sí, ahora será imposible que le derroten en cualquier reyerta.

Beastmarón es la primera figura de la serie Másters de la Rumba. Qué demonios. ¿Por qué no van a ir de la mano los bárbaros galácticos y el flamenquito güeno?

Conguito del Universo

Harto de palizas en el trabajo y de feedbacks asesinos de clientes, David González decidió mandar todo a tomar viento. «Sentía que tenía que hacer algo que de verdad me gustase», explica González. En su convalecencia, rescató todos sus juguetes ochenteros del desván de su madre. Eso incluía las figuras de los Masters of the Universe «y las que más me gustaban a mí, las budget», que son imitaciones con ración extra de kitsch.

Como los 80 son muy peligrosos si no se emplean con cuidado, González acabó por calzarle al hercúleo cuerpo de uno de los masters la cabeza del conguito más universal. Dulce y contundente con sus bíceps de chocolate y su cuerpo de cacahué.

Petetesaurio Rex

El reloj de David González se mueve ahora a ritmo diferente. Cada toy tiene su proceso y cada proceso tiene su tiempo. «Y da igual que trates de acelerarlo como un principiante. Cuando cierras el molde con la resina tienes que esperar el tiempo que tienes que esperar. Y luego rezar para que salga bien». Y así, bien, es como salió la colisión entre el cursi Petete y el más feroz de los ejemplares del parque jurásico de cualquier pueblo que se precie: el T-Rex.

Petetesaurio tiene, por supuesto, chupete. En concreto, un dedo esculpido del propio David González. Y son 35 centímetros de bicho, el más grande de todos los que hace el moldeador.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hogar dulce hogar, han sido unos días tope gama, gracias a toda la gente que se pasó y en especial a todo el equipo de personas increíbles que nos hemos juntado y conocido. MOMENTS FESTIVAL ES TOP Home sweet home, have been a few days top. Thanks to all the people That you passed. Especially the whole team of increible people that we got together and met. MOMENTS FESTIVAL RULES @mdonada @momentsfestival @stafmagazine @maurix @tuchita @pepo027 @jinchamolamazo @mur0ne @timberps @matracagallery @ehimo_adventures @emilio_subira @betterdaystoys @ghetto_plastic @jaibantoys 📷 @maurix @tuchita #glez #gleztoys #happydystopia #desingtoys #resintoys #customtoys #toys #toy #design #art #arttoys #designertoys #toycollector #motu #mastersdeluniverso #mastersdelarumba #mastersoftheuniverse #amosdeluniverso #beastmaron #camaron #petetesaurio #skuss #petete #dinosaur #dinosaurios #tiranosauriorex #kaiju #sofubi #beastman # matracagallery #momentsfestival

Una publicación compartida de David González (@glez_studio) el

David González le vio las orejas al lobo. Aprendió a apreciar lo correcto como se aprenden estas cosas, con un susto. «De los de ver la luz al final del túnel», explica. Ya en el proceso de recuperación en el hospital comenzó a diseñar el cambio de vida que necesitaba. «Me di cuenta de que el día en que muriera me gustaría mirar atrás y ver que lo que hice merecía la pena».

Aunque la salud fue lo que le hizo cerciorarse de que había elegido el camino correcto, David González había vuelto a los orígenes y usar otra vez las manos poco antes de ese aviso del otro lado. Empezó a moldear figuras de la mano de su amigo Manuel Donada, se apuntó a la escuela de escultura Almart y comenzó a darse de bruces con el proceso de crear toys de resina desde la nada.

Todo el proceso comprendía desde la idea del mashup inicial, en la que colisionaban, por ejemplo, Camarón de la Isla y Beastman, de Masters of the Universe, hasta el sellado del packaging. Todo pasando por la ilustración inicial, el modelado, la creación del positivo con resina, el lijado, el pintado y su parte favorita: «Lo que más me gusta es inventar la historia de esos personajes». Historia que, por cierto, se cuenta en unos cómics incluidos en el paquete.

La aventura le ha ayudado a construirse una nueva apreciación del tiempo. Se ha embarcado en una nueva filosofía de vida en la que los ritmos, las prioridades y las satisfacciones son totalmente diferentes a las de antes de marzo, cuando comenzó a marranear con resinas, moldes y pinturas. «Cuando pasas cuatro horas envolviendo con plastilina un dedo de dos milímetros te cambia la perspectiva».

Beastmarón

Lo mismo te arranca la cabeza de un pepinazo que te canta unas soleás muy sentías al oído. «Soy cautivo y yo me siento feliz, contento y a gusto, vivo, solo con tenerte a ti». Y, ojo, no es fácil llegar a una mezcla de Beastman, la bestia de Masters of the Universe, y Camarón de la Isla. David González aprovechó este toy para sacarse un doctorado casero en materiales de moldeado. «Beastmarón va armado con un cuello de botella roto y moldearlo sin que se rompiera fue un suplicio». Eso sí, ahora será imposible que le derroten en cualquier reyerta.

Beastmarón es la primera figura de la serie Másters de la Rumba. Qué demonios. ¿Por qué no van a ir de la mano los bárbaros galácticos y el flamenquito güeno?

Conguito del Universo

Harto de palizas en el trabajo y de feedbacks asesinos de clientes, David González decidió mandar todo a tomar viento. «Sentía que tenía que hacer algo que de verdad me gustase», explica González. En su convalecencia, rescató todos sus juguetes ochenteros del desván de su madre. Eso incluía las figuras de los Masters of the Universe «y las que más me gustaban a mí, las budget», que son imitaciones con ración extra de kitsch.

Como los 80 son muy peligrosos si no se emplean con cuidado, González acabó por calzarle al hercúleo cuerpo de uno de los masters la cabeza del conguito más universal. Dulce y contundente con sus bíceps de chocolate y su cuerpo de cacahué.

Petetesaurio Rex

El reloj de David González se mueve ahora a ritmo diferente. Cada toy tiene su proceso y cada proceso tiene su tiempo. «Y da igual que trates de acelerarlo como un principiante. Cuando cierras el molde con la resina tienes que esperar el tiempo que tienes que esperar. Y luego rezar para que salga bien». Y así, bien, es como salió la colisión entre el cursi Petete y el más feroz de los ejemplares del parque jurásico de cualquier pueblo que se precie: el T-Rex.

Petetesaurio tiene, por supuesto, chupete. En concreto, un dedo esculpido del propio David González. Y son 35 centímetros de bicho, el más grande de todos los que hace el moldeador.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hogar dulce hogar, han sido unos días tope gama, gracias a toda la gente que se pasó y en especial a todo el equipo de personas increíbles que nos hemos juntado y conocido. MOMENTS FESTIVAL ES TOP Home sweet home, have been a few days top. Thanks to all the people That you passed. Especially the whole team of increible people that we got together and met. MOMENTS FESTIVAL RULES @mdonada @momentsfestival @stafmagazine @maurix @tuchita @pepo027 @jinchamolamazo @mur0ne @timberps @matracagallery @ehimo_adventures @emilio_subira @betterdaystoys @ghetto_plastic @jaibantoys 📷 @maurix @tuchita #glez #gleztoys #happydystopia #desingtoys #resintoys #customtoys #toys #toy #design #art #arttoys #designertoys #toycollector #motu #mastersdeluniverso #mastersdelarumba #mastersoftheuniverse #amosdeluniverso #beastmaron #camaron #petetesaurio #skuss #petete #dinosaur #dinosaurios #tiranosauriorex #kaiju #sofubi #beastman # matracagallery #momentsfestival

Una publicación compartida de David González (@glez_studio) el

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 6 post más vistos esta semana
Tabletop Whale: ciencia bonita en formato GIF
Viaje al interior de la Corona de espinas: la primera pieza en VR de Yorokobu
La Gaîté Lyrique: el milagro de la resurrección
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *