22 de diciembre 2015    /   IDEAS
por
 

Mi muñeco lleva un implante coclear

22 de diciembre 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Rebecca Atkinson habla de más de 150 millones de niños en el mundo con algún tipo de discapacidad. Se supone que a todos ellos, como al resto de niños, les gusta jugar. Pero a diferencia de estos, les resulta difícil encontrar juguetes con los que identificarse. ¿Por qué ningún muñeco lleva una silla de ruedas? ¿Por qué todos tienen las dos piernas, dos brazos, no necesitan perro guía o bastón…?

Rebecca trabaja desde hace más de 20 años como productora de TV y en medios impresos («incluido, CBBC»). Desde esta tribuna disfrutaba de una vista privilegiada para comprobar cómo queda reflejada la realidad de la gente con algún tipo de minusvalía en los medios de comunicación. Pero también, cómo las diversas industrias tienen en cuenta a la gente que sufre algún problema de este tipo. De entre todos los sectores, uno llamó poderosamente la atención de Rebecca: el de los juguetes.

«No tienen en cuenta a los niños con minusvalías. No sabía si era simple percepción mía pero cuando hablé del tema con otras muchas madres todas compartieron mi impresión».

large

Ya que los peques con discapacidad no disponían de juguetes como ellos, Rebecca, junto a varias de esas madres, lanzó una propuesta al sector juguetero a través de Facebook: #ToyLikeMe. «Se trataba de que esos 150 millones de niños se sintieran identificados con sus juguetes. Esto no es una cuestión menor. Si de por sí un niño en silla de ruedas se siente ‘especial’ al ser el único en su clase con ese problema, la sensación de aislamiento, e incluso su baja autoestima, aumenta si tampoco encuentra juguetes que le hagan sentir normal. Que los muñecos, las películas, los cuentos o los videojuegos se hagan eco de situaciones similares a la suyas es una forma de decirles que no tienen que sentirse excluidos, que son uno más».

De aquella primera proclama ha pasado un año y desde entonces, el movimiento que comenzó con un pequeño grupo de madres se ha convertido «en una gran criatura ¡que ha engullido mi vida!». El mensaje de Rebecca y el resto de madres caló pronto entre los usuarios de redes sociales y los medios de comunicación. Que los fabricantes de juguetes se dieran por aludidos era cuestión de tiempo.

«Ya hemos mantenidos encuentros con Playmobil, Lottie y Orchard Toys. Todos ellos se han mostrado comprometidos con la propuesta y de hecho ya han realizado algunos cambios en las cajas de sus juguetes e incluso en algunos de sus productos para hacer un guiño a los niños con minusvalías».

El siguiente objetivo son compañías como Lego o Hasbro. «Son firmas cuya influencia podría ayudarnos a cambiar la percepción de las minusvalías«. Rebecca imagina a los famosos muñequitos de Lego sentados en sillas de ruedas o al polifacético Mr. Potato, de Hasbro, portando un implante coclear o usando un medidor de azúcar entre su múltiples accesorios.

12031360_1647987195481424_663497474499557034_o

12032979_1647987092148101_2490625091480874157_n

1048549_1671458459800964_2085661785073783198_o

«Entendemos que para un pequeño fabricante lanzar productos de este tipo no resulte viable desde el punto de vista financiero. Pero una gran compañía como aquellas podrían asumir los costes aunque el lanzamiento de este tipo de juguetes no fuera realmente rentable, porque lo compensaría con el valor moral y social de la acción».

La evolución natural de #ToysLikeMe, según Rebecca, sería #GameLikeMe, «la misma filosofía aplicada a la TV, el cine, los viodejuegos…». Un primer paso de este proceso podría producirse durante el venidero 2016, año en el que Rebecca espera dé sus frutos el acuerdo alcanzado con Debbie McDonald, una exejecutiva de Nickelodeon, con la que planea poner en marcha una serie basada en el movimiento #ToyLikeMe.

11030647_1659059291040881_6597833074996107699_n 12042919_1649153538698123_6981846972777300456_n 12072773_1651597175120426_7879431368212057042_n 12079194_1649120898701387_1041670287207626141_n 12370950_1671479216465555_5695796670711543754_o

12036953_1646258865654257_1589343302782779386_n
Finnegan Wake es un personaje de la serie Monster High que utiliza silla de ruedas por ser una sirena. Cuando hace un año Mattel realizó unas votaciones oficiales para preguntar a los fans de la serie qué personaje secundario querían que se convirtiera en muñeco, Finnegan resultó ganador.

 

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Rebecca Atkinson habla de más de 150 millones de niños en el mundo con algún tipo de discapacidad. Se supone que a todos ellos, como al resto de niños, les gusta jugar. Pero a diferencia de estos, les resulta difícil encontrar juguetes con los que identificarse. ¿Por qué ningún muñeco lleva una silla de ruedas? ¿Por qué todos tienen las dos piernas, dos brazos, no necesitan perro guía o bastón…?

Rebecca trabaja desde hace más de 20 años como productora de TV y en medios impresos («incluido, CBBC»). Desde esta tribuna disfrutaba de una vista privilegiada para comprobar cómo queda reflejada la realidad de la gente con algún tipo de minusvalía en los medios de comunicación. Pero también, cómo las diversas industrias tienen en cuenta a la gente que sufre algún problema de este tipo. De entre todos los sectores, uno llamó poderosamente la atención de Rebecca: el de los juguetes.

«No tienen en cuenta a los niños con minusvalías. No sabía si era simple percepción mía pero cuando hablé del tema con otras muchas madres todas compartieron mi impresión».

large

Ya que los peques con discapacidad no disponían de juguetes como ellos, Rebecca, junto a varias de esas madres, lanzó una propuesta al sector juguetero a través de Facebook: #ToyLikeMe. «Se trataba de que esos 150 millones de niños se sintieran identificados con sus juguetes. Esto no es una cuestión menor. Si de por sí un niño en silla de ruedas se siente ‘especial’ al ser el único en su clase con ese problema, la sensación de aislamiento, e incluso su baja autoestima, aumenta si tampoco encuentra juguetes que le hagan sentir normal. Que los muñecos, las películas, los cuentos o los videojuegos se hagan eco de situaciones similares a la suyas es una forma de decirles que no tienen que sentirse excluidos, que son uno más».

De aquella primera proclama ha pasado un año y desde entonces, el movimiento que comenzó con un pequeño grupo de madres se ha convertido «en una gran criatura ¡que ha engullido mi vida!». El mensaje de Rebecca y el resto de madres caló pronto entre los usuarios de redes sociales y los medios de comunicación. Que los fabricantes de juguetes se dieran por aludidos era cuestión de tiempo.

«Ya hemos mantenidos encuentros con Playmobil, Lottie y Orchard Toys. Todos ellos se han mostrado comprometidos con la propuesta y de hecho ya han realizado algunos cambios en las cajas de sus juguetes e incluso en algunos de sus productos para hacer un guiño a los niños con minusvalías».

El siguiente objetivo son compañías como Lego o Hasbro. «Son firmas cuya influencia podría ayudarnos a cambiar la percepción de las minusvalías«. Rebecca imagina a los famosos muñequitos de Lego sentados en sillas de ruedas o al polifacético Mr. Potato, de Hasbro, portando un implante coclear o usando un medidor de azúcar entre su múltiples accesorios.

12031360_1647987195481424_663497474499557034_o

12032979_1647987092148101_2490625091480874157_n

1048549_1671458459800964_2085661785073783198_o

«Entendemos que para un pequeño fabricante lanzar productos de este tipo no resulte viable desde el punto de vista financiero. Pero una gran compañía como aquellas podrían asumir los costes aunque el lanzamiento de este tipo de juguetes no fuera realmente rentable, porque lo compensaría con el valor moral y social de la acción».

La evolución natural de #ToysLikeMe, según Rebecca, sería #GameLikeMe, «la misma filosofía aplicada a la TV, el cine, los viodejuegos…». Un primer paso de este proceso podría producirse durante el venidero 2016, año en el que Rebecca espera dé sus frutos el acuerdo alcanzado con Debbie McDonald, una exejecutiva de Nickelodeon, con la que planea poner en marcha una serie basada en el movimiento #ToyLikeMe.

11030647_1659059291040881_6597833074996107699_n 12042919_1649153538698123_6981846972777300456_n 12072773_1651597175120426_7879431368212057042_n 12079194_1649120898701387_1041670287207626141_n 12370950_1671479216465555_5695796670711543754_o

12036953_1646258865654257_1589343302782779386_n
Finnegan Wake es un personaje de la serie Monster High que utiliza silla de ruedas por ser una sirena. Cuando hace un año Mattel realizó unas votaciones oficiales para preguntar a los fans de la serie qué personaje secundario querían que se convirtiera en muñeco, Finnegan resultó ganador.

 

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La ‘pareja’: esa quimera que puede ser tan escurridiza
La ecuación de la creatividad en nuestro cerebro
El zapato que crece
El iPhone, la globalización y el fin de la clase media
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.