31 de octubre 2017    /   IDEAS
por
 

¡Independencia para Plastiquistán!

31 de octubre 2017    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando comenzaron los años 90, los mapas políticos se volvieron locos. La Unión Soviética, un gigante que llevaba unido casi 70 años, se desgajó en mil repúblicas ahora independientes. Muy cerca, en Yugoslavia, el proceso de disgregación se repetía, esta vez con el agravante del rastro de cadáveres que abonaron las tierras.

flag-trash

Ha pasado mucho tiempo. Estamos en 2017 y la naturaleza de aquellos procesos no ha vuelto a repetirse de esa manera. Existe, sin embargo, una nación a la que todos los estados del planeta han aportado algo. En realidad, no es una país. Aún. Pero la intención de sus padres fundadores, Michael Hughes y Dalatando Almeida, es que la gran masa de basura que flota en los océanos se convierta en el país Trash Isles.

Trash Isles es una extensión de plásticos y otros restos aportados por el desarrollo humano durante décadas. Tiene el tamaño total de Francia y flota a la deriva oceánica sin que nadie haga nada por eliminarla.

Tanto Hughes como Almeida son creativos publicitarios y han creado esta campaña de independencia bajo el ala de LADbible con el objetivo de que, como país, Trash Isles goce de las mismas medidas de protección medioambiental que el resto de naciones miembros de la ONU. passport01

Peter Heneghan, otro de los miembros de LADbible implicados en la campaña, explica que «en algunos lugares, la mancha es tan densa que se está comenzando a crear superficie terrestre. La situación es una epidemia de tales proporciones que se estima que en 2050 habrá en nuestros océanos más plástico que peces».

Como cualquier candidata a convertirse en una nación soberana, Trash Isles tiene bandera, pasaporte, sellos postales y una moneda propia llamada debris. Todo ha sido creado por el diseñador Mario Kerkstra.

Pasaporte y moneda, sin embargo, no son los únicos requisitos para ser reconocido como país por las Naciones Unidas. Según el primer artículo de la Convención de Montevideo de 1993 sobre los derechos y deberes de los estados, un país debe ser capaz de definir un territorio, formar gobierno, interactuar con otros estados y tener población permanente.

sellos-trash

«La primera semana de duración de la campaña, 100.000 personas han enviado una solicitud de ciudadanía a Trash Isles», señala Peter Heneghan. Eso ya es un paso. Además, numerosas personalidades como el exvicepresidente de EEUU Al Gore, la actriz Judi Dench o el campeón olímpico de atletismo Mo Farah han sido nombrados embajadores de la iniciativa.

Quizás no seamos conscientes de la magnitud del problema. A pesar de que la mancha de plástico es culpa de todos, nadie se hace responsable. El director de marketing de LADbible, Stephen Mai, afirma que «ahora mismo, hay plástico suficiente en el mar para circunnavegar la tierra 400 veces. Este material indestructible afecta a cada nivel de la cadena alimenticia. Si nuestros océanos no pueden funcionar correctamente, no podrán aportar reservas de pescado, absorber el carbono para protegernos del calentamiento global o, en términos generales, hacer cualquiera de las cosas de las que depende nuestra vida».

tonywilson-trashisles-debris-jellylondon-illustration tonywilson-trashisles-seal-jellylondon-illistration trash-isles-al-gore passport05

Cuando comenzaron los años 90, los mapas políticos se volvieron locos. La Unión Soviética, un gigante que llevaba unido casi 70 años, se desgajó en mil repúblicas ahora independientes. Muy cerca, en Yugoslavia, el proceso de disgregación se repetía, esta vez con el agravante del rastro de cadáveres que abonaron las tierras.

flag-trash

Ha pasado mucho tiempo. Estamos en 2017 y la naturaleza de aquellos procesos no ha vuelto a repetirse de esa manera. Existe, sin embargo, una nación a la que todos los estados del planeta han aportado algo. En realidad, no es una país. Aún. Pero la intención de sus padres fundadores, Michael Hughes y Dalatando Almeida, es que la gran masa de basura que flota en los océanos se convierta en el país Trash Isles.

Trash Isles es una extensión de plásticos y otros restos aportados por el desarrollo humano durante décadas. Tiene el tamaño total de Francia y flota a la deriva oceánica sin que nadie haga nada por eliminarla.

Tanto Hughes como Almeida son creativos publicitarios y han creado esta campaña de independencia bajo el ala de LADbible con el objetivo de que, como país, Trash Isles goce de las mismas medidas de protección medioambiental que el resto de naciones miembros de la ONU. passport01

Peter Heneghan, otro de los miembros de LADbible implicados en la campaña, explica que «en algunos lugares, la mancha es tan densa que se está comenzando a crear superficie terrestre. La situación es una epidemia de tales proporciones que se estima que en 2050 habrá en nuestros océanos más plástico que peces».

Como cualquier candidata a convertirse en una nación soberana, Trash Isles tiene bandera, pasaporte, sellos postales y una moneda propia llamada debris. Todo ha sido creado por el diseñador Mario Kerkstra.

Pasaporte y moneda, sin embargo, no son los únicos requisitos para ser reconocido como país por las Naciones Unidas. Según el primer artículo de la Convención de Montevideo de 1993 sobre los derechos y deberes de los estados, un país debe ser capaz de definir un territorio, formar gobierno, interactuar con otros estados y tener población permanente.

sellos-trash

«La primera semana de duración de la campaña, 100.000 personas han enviado una solicitud de ciudadanía a Trash Isles», señala Peter Heneghan. Eso ya es un paso. Además, numerosas personalidades como el exvicepresidente de EEUU Al Gore, la actriz Judi Dench o el campeón olímpico de atletismo Mo Farah han sido nombrados embajadores de la iniciativa.

Quizás no seamos conscientes de la magnitud del problema. A pesar de que la mancha de plástico es culpa de todos, nadie se hace responsable. El director de marketing de LADbible, Stephen Mai, afirma que «ahora mismo, hay plástico suficiente en el mar para circunnavegar la tierra 400 veces. Este material indestructible afecta a cada nivel de la cadena alimenticia. Si nuestros océanos no pueden funcionar correctamente, no podrán aportar reservas de pescado, absorber el carbono para protegernos del calentamiento global o, en términos generales, hacer cualquiera de las cosas de las que depende nuestra vida».

tonywilson-trashisles-debris-jellylondon-illustration tonywilson-trashisles-seal-jellylondon-illistration trash-isles-al-gore passport05

Compártelo twitter facebook whatsapp
La anticlase de publicidad y el tecnocriticismo
Una moneda para un mundo distópico
Sebastian Weiss y el detalle que hace único a cada edificio
En el Ojo Ajeno: el CEO es feo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies