fbpx
30 de enero 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Trash’: el homenaje de Roberto Argüelles a la cara B de la cultura

30 de enero 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Al mirar la obra del ilustrador y diseñador gráfico gallego Roberto Argüelles es inevitable que a la memoria regresen aquellos dibujos animados de Hanna-Barbera que veíamos en la televisión, a la vuelta del cole, bocadillo de Nocilla en mano y la presión de tu madre preguntándote si había deberes.

También hay mucho del espíritu canalla y rocanrolero de los años 50 y 60 norteamericanos, de jóvenes con tupé y pantalones de pitillo que se rebelaban ante todo por el simple placer de no seguir la corriente. Una época en la que comienza a gestarse un movimiento juvenil a través de la música, el cine y la cultura que combinaba inocencia y visceralidad, cuenta Argüelles. Una visión más irreverente o renovadora que surge de la idea de divertirse por encima de todo. «Me gusta la parte irreverente y desenfadada de esos años frente a la corriente políticamente correcta», afirma el gallego.

roberto argüelles hasil

roberto argüelles _trash_bust-out

Y cómic, mucho espíritu de cómic: desde los clásicos de Marvel a los de terror y ciencia ficción de EC. Entre sus referentes en el mundo de las historietas gráficas, Argüelles afirma tener una lista muy larga, de muchos estilos y épocas distintas: John Romita y Stan Lee, Wally Wood, Al Feldstein, Jack Davis… Y algunos más actuales como Bruce Timm, Jaime y Beto Hernández, Daniel Clowes, Charles Burns, Alan Moore, Cyril Pedrosa.

Pero la inspiración, afirma, puede venirle de otras muchas fuentes: pintura, libros, música, cine…

Roberto Argüelles dibuja desde muy temprana edad. «Desde pequeño me gustaba hacer garabatos, pasaba mucho tiempo escuchando música y dibujando. Era mal estudiante y siempre lo vi como una posible salida profesional», rememora. Aquello que comenzó como una afición hoy es su modo de vida.

roberto argüelles _trash_dragon

roberto argüelles _trash_toxic

Sus trabajos más conocidos están relacionados con el underground y la música independiente, pero también ha realizado trabajos para diferentes editoriales, logos, imagen corporativa…. «Desde que empecé profesionalmente he tenido relación con músicos, salas de conciertos y promotores como consumidor de música, así que es un entorno que conozco bastante bien, en el que tengo muchos amigos y en el que de alguna manera me conocen al ser un circuito pequeño en España y fuera también».

Reconoce que los trabajos que le suponen un mayor reto artístico son aquellos en los que le piden un estilo que no suele hacer o que pertenecen a un ámbito profesional que desconoce. «Esto me obliga a documentarme más, pero es también un estímulo y rompe la monotonía de otros trabajos».

roberto argüelles the-chesterfield-kings

Argüelles trabaja en su casa. Empieza revisando correos, mensajes, hace presupuestos… La parte más gris de su oficio. Después dedica el resto del tiempo a realizar los encargos que le van llegando. «No tengo un horario fijo, pero intento tener la mayor organización posible» creando una cierta rutina que no tiene problema en romper cuando lo necesita.

Si el trabajo es un encargo, primero busca documentación, imágenes y referencias que le puedan ayudar. Después empieza a hacer bocetos partiendo de esas ideas. «Una vez que tengo clara esa parte me centro en la composición del conjunto dibujando ya detalles, etc. Si es un logo u otro tipo de trabajo, lo mismo. Luego suelo entintar y terminar escaneando y trabajándolo digitalmente», explica el ilustrador su proceso de trabajo.

5635f99ff8616eb0625c5626f95579d1-687x960

En una primera fase empieza definiendo el dibujo a lápiz. Luego entinta con rotuladores o tinta y emplea el ordenador para dar color y ultimar los acabados, aunque también lo hace a mano en alguna ocasión. «Si lo hago manualmente, suelo pintar con acrílico y a veces gouche, acuarela, o bien tinta china», explica a Yorokobu.

roberto argüelles the-murrays

La técnica es básicamente la misma cuando dibuja por encargo y cuando lo hace para sí mismo. «Cuando hago encargos suelo utilizar más el ordenador para finalizar el trabajo aunque previamente use técnicas tradicionales. Cuando hago ilustraciones para venta o que me interesa que tengan otro acabado, lo hago manual con la técnica que mejor se ajuste».

Trash es su primera exposición individual, un homenaje del diseñador e ilustrador gallego a todo lo que desde niño ha atraído su atención y le ha marcado como artista. «La traducción literal es «basura»», explica. «Este término se usa de modo peyorativo referido a las artes consideradas menores como el cómic o la televisión, el cine de serie B, los dibujos animados, el rock&roll… pero que son una parte de la cultura que a mí me llama la atención desde siempre».

tiki-elvis-roberto-arguelles

Hay quien meta la obra de Roberto Argüelles en esa aparente moda vintage de vuelta a los 50, 60 y 70 que parece observarse también en el trabajo de otros artistas. Pero él no está de acuerdo con esa visión. «En mi caso no lo veo como una moda, son referentes con los que he convivido siempre y que son los que conozco mejor. No me interesa el concepto de moda en general. Mirando hacia atrás hay muchos referentes que rescatar o reinventar así que, si es una moda, supongo que durará tiempo».

Trash podrá verse en La Fiambrera (Madrid) del 3 de marzo al 15 de abril.

Al mirar la obra del ilustrador y diseñador gráfico gallego Roberto Argüelles es inevitable que a la memoria regresen aquellos dibujos animados de Hanna-Barbera que veíamos en la televisión, a la vuelta del cole, bocadillo de Nocilla en mano y la presión de tu madre preguntándote si había deberes.

También hay mucho del espíritu canalla y rocanrolero de los años 50 y 60 norteamericanos, de jóvenes con tupé y pantalones de pitillo que se rebelaban ante todo por el simple placer de no seguir la corriente. Una época en la que comienza a gestarse un movimiento juvenil a través de la música, el cine y la cultura que combinaba inocencia y visceralidad, cuenta Argüelles. Una visión más irreverente o renovadora que surge de la idea de divertirse por encima de todo. «Me gusta la parte irreverente y desenfadada de esos años frente a la corriente políticamente correcta», afirma el gallego.

roberto argüelles hasil

roberto argüelles _trash_bust-out

Y cómic, mucho espíritu de cómic: desde los clásicos de Marvel a los de terror y ciencia ficción de EC. Entre sus referentes en el mundo de las historietas gráficas, Argüelles afirma tener una lista muy larga, de muchos estilos y épocas distintas: John Romita y Stan Lee, Wally Wood, Al Feldstein, Jack Davis… Y algunos más actuales como Bruce Timm, Jaime y Beto Hernández, Daniel Clowes, Charles Burns, Alan Moore, Cyril Pedrosa.

Pero la inspiración, afirma, puede venirle de otras muchas fuentes: pintura, libros, música, cine…

Roberto Argüelles dibuja desde muy temprana edad. «Desde pequeño me gustaba hacer garabatos, pasaba mucho tiempo escuchando música y dibujando. Era mal estudiante y siempre lo vi como una posible salida profesional», rememora. Aquello que comenzó como una afición hoy es su modo de vida.

roberto argüelles _trash_dragon

roberto argüelles _trash_toxic

Sus trabajos más conocidos están relacionados con el underground y la música independiente, pero también ha realizado trabajos para diferentes editoriales, logos, imagen corporativa…. «Desde que empecé profesionalmente he tenido relación con músicos, salas de conciertos y promotores como consumidor de música, así que es un entorno que conozco bastante bien, en el que tengo muchos amigos y en el que de alguna manera me conocen al ser un circuito pequeño en España y fuera también».

Reconoce que los trabajos que le suponen un mayor reto artístico son aquellos en los que le piden un estilo que no suele hacer o que pertenecen a un ámbito profesional que desconoce. «Esto me obliga a documentarme más, pero es también un estímulo y rompe la monotonía de otros trabajos».

roberto argüelles the-chesterfield-kings

Argüelles trabaja en su casa. Empieza revisando correos, mensajes, hace presupuestos… La parte más gris de su oficio. Después dedica el resto del tiempo a realizar los encargos que le van llegando. «No tengo un horario fijo, pero intento tener la mayor organización posible» creando una cierta rutina que no tiene problema en romper cuando lo necesita.

Si el trabajo es un encargo, primero busca documentación, imágenes y referencias que le puedan ayudar. Después empieza a hacer bocetos partiendo de esas ideas. «Una vez que tengo clara esa parte me centro en la composición del conjunto dibujando ya detalles, etc. Si es un logo u otro tipo de trabajo, lo mismo. Luego suelo entintar y terminar escaneando y trabajándolo digitalmente», explica el ilustrador su proceso de trabajo.

5635f99ff8616eb0625c5626f95579d1-687x960

En una primera fase empieza definiendo el dibujo a lápiz. Luego entinta con rotuladores o tinta y emplea el ordenador para dar color y ultimar los acabados, aunque también lo hace a mano en alguna ocasión. «Si lo hago manualmente, suelo pintar con acrílico y a veces gouche, acuarela, o bien tinta china», explica a Yorokobu.

roberto argüelles the-murrays

La técnica es básicamente la misma cuando dibuja por encargo y cuando lo hace para sí mismo. «Cuando hago encargos suelo utilizar más el ordenador para finalizar el trabajo aunque previamente use técnicas tradicionales. Cuando hago ilustraciones para venta o que me interesa que tengan otro acabado, lo hago manual con la técnica que mejor se ajuste».

Trash es su primera exposición individual, un homenaje del diseñador e ilustrador gallego a todo lo que desde niño ha atraído su atención y le ha marcado como artista. «La traducción literal es «basura»», explica. «Este término se usa de modo peyorativo referido a las artes consideradas menores como el cómic o la televisión, el cine de serie B, los dibujos animados, el rock&roll… pero que son una parte de la cultura que a mí me llama la atención desde siempre».

tiki-elvis-roberto-arguelles

Hay quien meta la obra de Roberto Argüelles en esa aparente moda vintage de vuelta a los 50, 60 y 70 que parece observarse también en el trabajo de otros artistas. Pero él no está de acuerdo con esa visión. «En mi caso no lo veo como una moda, son referentes con los que he convivido siempre y que son los que conozco mejor. No me interesa el concepto de moda en general. Mirando hacia atrás hay muchos referentes que rescatar o reinventar así que, si es una moda, supongo que durará tiempo».

Trash podrá verse en La Fiambrera (Madrid) del 3 de marzo al 15 de abril.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué hay una cabeza cuadrada en la portada de Yorokobu del mes de abril?
Los 5 posts más vistos de la semana
¿Pintan los androides cuadros eléctricos?
Perfeccionismo suena a parálisis
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *