BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
Publicado: 05 de enero 2016 09:00  /   BRANDED CONTENT
 

Tu ‘community manager’ viene de un barrio pobre

Publicado: 05 de enero 2016 09:00  /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp

«Algo que sé: si tuviéramos conciencia de que esencialmente somos uno, nuestra economía estaría al servicio de tod@s». Esta declaración de intenciones puede leerse en el Twitter de Paula Cardenau. Y puede palparse en el proyecto que dirige, Arbusta: una empresa que ofrece soluciones digitales a otras compañías, una suerte de externalización de servicios como gestión de datos y contenidos, testeo de calidad de software y proyectos especiales que requiera el cliente. «Pues qué bien, pero yo aquí no palpo solidaridad ni nada que se le parezca», puede decir el lector impaciente. Un momento, porque aquí va la segunda parte de Arbusta: tiene como característica distintiva que ofrece empleo a jóvenes y mujeres en exclusión social.

La paciencia ha sido, precisamente, uno de los principales aprendizajes que esta experiencia ha dejado entre sus impulsores, según hace notar Cardenau. Surgió en 2013, en la ciudad argentina de Rosario, tras detectar un hueco tamaño 2.0. en el mercado: cada vez más empresas demandaban soluciones digitales. Al mismo tiempo que ofrece un servicio, maneja conceptos como inclusión social y empoderamiento. Poco a poco ha ido creciendo, y ese crecimiento ha impactado, directamente, «en mayores oportunidades para más gente», agrega.

A las personas en riesgo les ofrece un entrenamiento tras el que hay un empleo, flexible y que puede ser realizado desde los propios hogares, lo que facilita las cosas. Además, Arbusta se acerca a organizaciones que ya trabajan en comunidades pobres y les ayuda a solventar el tema de crear trabajo en ellas.

De momento, cuenta con 62 trabajadores; y ha entrenado a 150 personas más. Tiene seis centros y 30 clientes, entre los que destacan el conocido sitio de subastas MercadoLibre y el Ministerio de Educación del Gobierno argentino. Debido a las características de sus trabajadores, los servicios que requieren un trabajo altamente especializado son descartados, centrándose en el social media y el community management, la transcripción de audio a texto, el testeo de software a mano y el etiquetado de imágenes.

Por ahora, todos contentos. Por la parte de los empleados, Fabián Zapata ve que ha crecido gracias a Arbusta. Diana Robles agradece la oportunidad de conocerse a sí misma y ganar confianza, en lo profesional y en lo personal. Maria Vallejos percibe que el proyecto les ha permitido progresar «pese a las dificultades» en las que viven. Los clientes también parecen contentos. El CEO de Graion, una empresa argentina de desarrollo de software y marketing digital, explica que vieron «la oportunidad desafiante de hacer negocios no solo competitivos sino también inclusivos». Lo cual, todo hay que decirlo, no está nada mal.

«Algo que sé: si tuviéramos conciencia de que esencialmente somos uno, nuestra economía estaría al servicio de tod@s». Esta declaración de intenciones puede leerse en el Twitter de Paula Cardenau. Y puede palparse en el proyecto que dirige, Arbusta: una empresa que ofrece soluciones digitales a otras compañías, una suerte de externalización de servicios como gestión de datos y contenidos, testeo de calidad de software y proyectos especiales que requiera el cliente. «Pues qué bien, pero yo aquí no palpo solidaridad ni nada que se le parezca», puede decir el lector impaciente. Un momento, porque aquí va la segunda parte de Arbusta: tiene como característica distintiva que ofrece empleo a jóvenes y mujeres en exclusión social.

La paciencia ha sido, precisamente, uno de los principales aprendizajes que esta experiencia ha dejado entre sus impulsores, según hace notar Cardenau. Surgió en 2013, en la ciudad argentina de Rosario, tras detectar un hueco tamaño 2.0. en el mercado: cada vez más empresas demandaban soluciones digitales. Al mismo tiempo que ofrece un servicio, maneja conceptos como inclusión social y empoderamiento. Poco a poco ha ido creciendo, y ese crecimiento ha impactado, directamente, «en mayores oportunidades para más gente», agrega.

A las personas en riesgo les ofrece un entrenamiento tras el que hay un empleo, flexible y que puede ser realizado desde los propios hogares, lo que facilita las cosas. Además, Arbusta se acerca a organizaciones que ya trabajan en comunidades pobres y les ayuda a solventar el tema de crear trabajo en ellas.

De momento, cuenta con 62 trabajadores; y ha entrenado a 150 personas más. Tiene seis centros y 30 clientes, entre los que destacan el conocido sitio de subastas MercadoLibre y el Ministerio de Educación del Gobierno argentino. Debido a las características de sus trabajadores, los servicios que requieren un trabajo altamente especializado son descartados, centrándose en el social media y el community management, la transcripción de audio a texto, el testeo de software a mano y el etiquetado de imágenes.

Por ahora, todos contentos. Por la parte de los empleados, Fabián Zapata ve que ha crecido gracias a Arbusta. Diana Robles agradece la oportunidad de conocerse a sí misma y ganar confianza, en lo profesional y en lo personal. Maria Vallejos percibe que el proyecto les ha permitido progresar «pese a las dificultades» en las que viven. Los clientes también parecen contentos. El CEO de Graion, una empresa argentina de desarrollo de software y marketing digital, explica que vieron «la oportunidad desafiante de hacer negocios no solo competitivos sino también inclusivos». Lo cual, todo hay que decirlo, no está nada mal.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Visita once museos suizos en cinco minutos
Historias encapsuladas en fragancias
Desconchones que cuentan historias sobre los refugiados palestinos
El artista que se comió una beca Guggenheim
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Hola pues propuestas de este tipo hacen falta en todos los sitios. Hoy oía en la radio que según el Banco de España que un porcentaje muy elevado de los más de 3 millones de parados en España tendrían serias dificultades en volver a trabajar por su baja cuantificación. Po otra parte hace unas semanas escuchaba que existen cientos de miles de trabajos especializados sin cubrir en la misma España.
    ¿Es que a nadie se le ocurre que a lo mejor debemos de empezar a formar a algunos de esos parados, para cubir algunos de esos puestos especializados?
    Enhorabuena a la empresa que hace una labor social impagable, además de dar un servicio a sus clientes.
    Saludos

  • Comentarios cerrados.