9 de junio 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Turistas a la izquierda, neoyorquinos a la derecha

9 de junio 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

imbbr50w

No suele ser necesario separar a los turistas de los habitantes de las ciudades. Si bien los primeros son/somos seres molestos y desagradables a la vista, también son/somos criaturas de Dios que merecen, al menos, ser tenidas en consideración. Además, resulta fácil diferencias a un grupo del otro. Sin embargo, para facilitar las cosas, Improv Everywhere creó en su última ‘misión’ en Nueva York dos itinerarios separados para turistas por un lado y neoyorquinos por otro.

El objetivo que se proponían los miembros de Improv Everywhere con esta The Tourist Lane era claro: facilitar las cosas a ambos colectivos. Trazaron una larga línea blanca y desviaron hacia uno de los lados a los despistados visitantes de la ciudad y por el otro a sus ciudadanos. De esta manera, los primeros podían deambular, tomar fotos, ser engañados, etc. y los neoyorquinos, por el otro carril, podrían circular como alma que lleva el diablo.

La acción mantuvo a los especiales ‘agentes de movilidad’ de Improv Everywhere en el escenario durante una hora sin ningún problema con la autoridad. Cuatro días después de que terminaran en experimento, agentes de circulación de la ciudad, esta vez reales, eliminaron todo rastro remanente de la ‘misión’.

Actualización: A la acción le han salido imitadores en Barcelona (vía La Vanguardia).

lpaxogb9

v9fy7g2r

Fotos: Improv Everywhere

Relacionado: La primera misión Improv Everywhere en España

imbbr50w

No suele ser necesario separar a los turistas de los habitantes de las ciudades. Si bien los primeros son/somos seres molestos y desagradables a la vista, también son/somos criaturas de Dios que merecen, al menos, ser tenidas en consideración. Además, resulta fácil diferencias a un grupo del otro. Sin embargo, para facilitar las cosas, Improv Everywhere creó en su última ‘misión’ en Nueva York dos itinerarios separados para turistas por un lado y neoyorquinos por otro.

El objetivo que se proponían los miembros de Improv Everywhere con esta The Tourist Lane era claro: facilitar las cosas a ambos colectivos. Trazaron una larga línea blanca y desviaron hacia uno de los lados a los despistados visitantes de la ciudad y por el otro a sus ciudadanos. De esta manera, los primeros podían deambular, tomar fotos, ser engañados, etc. y los neoyorquinos, por el otro carril, podrían circular como alma que lleva el diablo.

La acción mantuvo a los especiales ‘agentes de movilidad’ de Improv Everywhere en el escenario durante una hora sin ningún problema con la autoridad. Cuatro días después de que terminaran en experimento, agentes de circulación de la ciudad, esta vez reales, eliminaron todo rastro remanente de la ‘misión’.

Actualización: A la acción le han salido imitadores en Barcelona (vía La Vanguardia).

lpaxogb9

v9fy7g2r

Fotos: Improv Everywhere

Relacionado: La primera misión Improv Everywhere en España

Compártelo twitter facebook whatsapp
Delayed Gratification y el periodismo de la paciencia
Yime inventa un idioma de dibujos para la portada de Yorokobu
Postmodern Paul te explica los dramas de la vida moderna en siete gráficos
Un proyecto recoge 40 trucos para ser creativo ipso facto
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Una de las de NY es mezclarse con los auténticos newyorkers. Es verdad que los turistas en cierto modo pueden ser molestos pero NY vive de ellos en muchísimos aspectos. Sinceramente no entiendo la acción.

  • Comentarios cerrados.