fbpx
30 de abril 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Alguien podría tuitear tus sueños mientras duermes

30 de abril 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La noche ha rodeado la habitación de oscuridad. Parece que el mundo, fuera, está sumido en una conspiración para que todo sucumba al sueño. No hay luz. No hay ruido. La escena parece estar metida en un congelador. Es como si la quietud intentara arrastrar ese lugar hacia otro mundo… hasta que unas palabras atraviesan el silencio.
Alex Grecu se despierta. O, quizá, ni siquiera estaba dormido. Esas palabras no son para él, aunque las diga la mujer que está a su lado, dormida, en la misma cama. La primera vez pensó que ella le hablaba. Él contestó. Pero ella siguió en sus sueños. Era imposible que sus frases se encontraran desde dos mundos tan lejanos: la vigilia y el sueño.
Por aquel entonces, hace un año, Alex estaba excluido de esa conspiración en la que todos duermen. La inquietud de encontrar un empleo lo mantenía como a un soldado en guardia. Alex descubrió que aquellas palabras de otro mundo empezaban a repetirse. Le gustaba. «Me hacía gracia y un día decidí apuntarlas para preguntarle por ellas a la mañana siguiente», cuenta el publicitario. «Pero se me pasó. Y al día siguiente también. Y los sueños se fueron acumulando».
Alex dormía con el móvil al lado de la cama. Ahí anotaba lo que Inés Barril decía. Y un día decidió que lo iría contando, y guardando a la vez, en una cuenta de twitter. «Molaría recopilar estas conversaciones y, de alguna forma, sus sueños, para dárselos algún día», pensó.
El 3 de marzo de 2013 publicó por primera vez sus palabras dormidas en Twetteddreams. Aquella noche, a las 3.00 de la mañana, dijo:
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.05.53
Pero llegaron tiempos de estrés. Inés es directora de cuentas en una agencia de publicidad y el trabajó inundó sus noches. «Los sueños eran réplicas del día. Mandaba cambios, se enfadaba y discutía mucho con el cliente».
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.07.09
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.08.04
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.08.49
Luego vino la calma. Las noches tranquilas…
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.09.38
«El ritmo de trabajo descendió y nos fuimos de vacaciones», relata el publicitario. «Había noches que se reía o incluso cantaba».
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.10.35
El estrés volvió y se enfadó de nuevo.
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.11.16
«Ahora», cuenta Alex, «está tranquila. Está muy bien. ¡Ya casi no habla!». Tampoco se levanta. No es sonámbula. Aunque si esto ocurriera, Alex cogería su móvil y, en vez de Twitter, usaría Vine. «¿VinedDreams?», se pregunta. «Podría ser».
Inés Barril no conoce Tweeteddreams. Es un regalo que Alex quería hacer «a lo grande y memorable de alguna manera», explica. «Me pareció original estar haciéndolo durante un año sin que ella lo supiera. Muy trendy, muy Do It Yourself».
Puede que Inés descubra el archivo de sus sueños tuiteados en este artículo. Y, según Alex, hay algo más: «Que yo también hablo. Pero ella no lo sabe».

La noche ha rodeado la habitación de oscuridad. Parece que el mundo, fuera, está sumido en una conspiración para que todo sucumba al sueño. No hay luz. No hay ruido. La escena parece estar metida en un congelador. Es como si la quietud intentara arrastrar ese lugar hacia otro mundo… hasta que unas palabras atraviesan el silencio.
Alex Grecu se despierta. O, quizá, ni siquiera estaba dormido. Esas palabras no son para él, aunque las diga la mujer que está a su lado, dormida, en la misma cama. La primera vez pensó que ella le hablaba. Él contestó. Pero ella siguió en sus sueños. Era imposible que sus frases se encontraran desde dos mundos tan lejanos: la vigilia y el sueño.
Por aquel entonces, hace un año, Alex estaba excluido de esa conspiración en la que todos duermen. La inquietud de encontrar un empleo lo mantenía como a un soldado en guardia. Alex descubrió que aquellas palabras de otro mundo empezaban a repetirse. Le gustaba. «Me hacía gracia y un día decidí apuntarlas para preguntarle por ellas a la mañana siguiente», cuenta el publicitario. «Pero se me pasó. Y al día siguiente también. Y los sueños se fueron acumulando».
Alex dormía con el móvil al lado de la cama. Ahí anotaba lo que Inés Barril decía. Y un día decidió que lo iría contando, y guardando a la vez, en una cuenta de twitter. «Molaría recopilar estas conversaciones y, de alguna forma, sus sueños, para dárselos algún día», pensó.
El 3 de marzo de 2013 publicó por primera vez sus palabras dormidas en Twetteddreams. Aquella noche, a las 3.00 de la mañana, dijo:
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.05.53
Pero llegaron tiempos de estrés. Inés es directora de cuentas en una agencia de publicidad y el trabajó inundó sus noches. «Los sueños eran réplicas del día. Mandaba cambios, se enfadaba y discutía mucho con el cliente».
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.07.09
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.08.04
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.08.49
Luego vino la calma. Las noches tranquilas…
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.09.38
«El ritmo de trabajo descendió y nos fuimos de vacaciones», relata el publicitario. «Había noches que se reía o incluso cantaba».
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.10.35
El estrés volvió y se enfadó de nuevo.
Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 14.11.16
«Ahora», cuenta Alex, «está tranquila. Está muy bien. ¡Ya casi no habla!». Tampoco se levanta. No es sonámbula. Aunque si esto ocurriera, Alex cogería su móvil y, en vez de Twitter, usaría Vine. «¿VinedDreams?», se pregunta. «Podría ser».
Inés Barril no conoce Tweeteddreams. Es un regalo que Alex quería hacer «a lo grande y memorable de alguna manera», explica. «Me pareció original estar haciéndolo durante un año sin que ella lo supiera. Muy trendy, muy Do It Yourself».
Puede que Inés descubra el archivo de sus sueños tuiteados en este artículo. Y, según Alex, hay algo más: «Que yo también hablo. Pero ella no lo sabe».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Festivalet, Sprout by HP y el aura de las cosas hechas a mano
Sí, la obsesión por las escaleras existe
«Vive Ahora Art»: ilustración en Malasaña
Los 6 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Ya sabía yo que no podía entender por qué era tan conocido, por qué recibía invitaciones a facebook todos los días, o acumulaba seguidores en twitter…ahora, definitivamente, lo entiendo todo. Alguien se cuela en mi cama cuando duermo y no me he enterado todavía…

  • Ya sabía yo que no podía entender por qué era tan conocido, por qué recibía invitaciones a facebook todos los días, o acumulaba seguidores en twitter…ahora, definitivamente, lo entiendo todo. Alguien se cuela en mi cama cuando duermo y no me he enterado todavía…

  • Ya sabía yo que no podía entender por qué era tan conocido, por qué recibía invitaciones a facebook todos los días, o acumulaba seguidores en twitter…ahora, definitivamente, lo entiendo todo. Alguien se cuela en mi cama cuando duermo y no me he enterado todavía…

  • Ya sabía yo que no podía entender por qué era tan conocido, por qué recibía invitaciones a facebook todos los días, o acumulaba seguidores en twitter…ahora, definitivamente, lo entiendo todo. Alguien se cuela en mi cama cuando duermo y no me he enterado todavía…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *