10 de noviembre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Twister, el juego que escandalizó a la América bienpensante

10 de noviembre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

“Un pie por aquí, otro por allá. El disco dice qué, pero decides tú”, anuncio del juego Enredos, años 80.

Si eres seguidor de la serie ‘Mad Men’ tendrás una idea meridiana de cómo era la sociedad norteamericana de los primeros sesenta, antes de que el tsunami de la liberación sexual y las drogas se llevara todo por delante: mojigata, hipócrita y profundamente machista. En ese contexto la aparición de Twister, un juego que estimulaba el contacto físico fue recibido como un torpedo en la línea de flotación de las buenas costumbres. Los comercios se negaron a vender el juego y el fabricante fue acusado de vender “sexo en una caja”.

La historia de Twister, tal y como está narrada en Mental Floss, es la historia de un producto adelantado a su tiempo. La idea le sobrevino a Reyn Guyer, cuya firma de diseño fue contratada por Johnson & Johnson para crear un cartel promocional para un abrillantador de zapatos. Cuando Guyer acabó su trabajo, pensó que el resultado –una lámina llena de puntos de colores- tenía muchas más posibilidades que las del encargo inicial, tal vez el germen de una revolución sexual.

En un principio Guyer sólo tenía el tablero, el célebre ‘terreno de juego’ de Twister, que por entonces se llamaba Pretzel. Para darle contenido recurrió a un grupo de artistas, que en un épico brainstorming (por decir algo) parieron la idea de Enredo: un pie por aquí, otro por allá, etc. La idea del juego se la vendieron a Milton Bradley, cuyos ejecutivos la vendieron casi de tapadillo porque olían que bajo la apariencia inocente del juego había algo pecaminoso.

De estar de tapadillo en los grandes almacenes, Twister se convirtió en un éxito de ventas cuando los presentadores de ‘Tonight Show’ –chico y chica- se echaron una partidita en el programa, en 1966. Con la avalancha de ventas (3 millones de unidades en un año) llegó también la campaña de difamación: la competencia acusó al fabricante de vender “sexo en una caja” (hoy esa frase sería más un eslogan que una acusación) y Sears, el Wall Mart de entonces, retiró el producto de sus estanterías.

Pero no hay moral que resista al olor del dólar. El fabricante contraatacó a sus acusadores con una campaña publicitaria en la que aparecían familias jugando castamente a Twister. El juego fue nombrado Juguete del Año en 1967 e inició su conquista del mundo. A España no llegó hasta los años 80, ya de la mano de Hasbro (que había comprado a Milton Bradley poco antes), y bajo la marca Enredos, que más tarde se convertiría en Twister, por aquello del marketing planetario.

En España Enredos no causó ningún escándalo, pero sí brindó la ocasión del roce con seres del sexo opuesto a multitud de varones genéticamente descartados de la carrera por la reproducción. Hasbro se hizo de oro con Twister/Enredos, entre otras cosas porque el juego dejaba un margen monumental en sus arcas: 15 euros (22$) por una capa de plástico estampada y un trozo de cartón a modo de marcador pie/mano. Una bicoca, vaya.

45 años después de su invención, Hasbro aún vende Twister, un juego al que supuestamente han jugado 65 millones de personas, muchas de ellas desnudas, en lo que ya es todo un subgénero en Internet: el strip Twister. Ay, si Reyn Guyer levantara el pie izquierdo del círculo verde…

Visto en Hilo Mental y Wikipedia.

En el mismo sentido:

El juego de cartas Illuminati que anticipó el 11-S

El Monopoly fue originalmente creado para denunciar las injusticias del capitalismo

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

“Un pie por aquí, otro por allá. El disco dice qué, pero decides tú”, anuncio del juego Enredos, años 80.

Si eres seguidor de la serie ‘Mad Men’ tendrás una idea meridiana de cómo era la sociedad norteamericana de los primeros sesenta, antes de que el tsunami de la liberación sexual y las drogas se llevara todo por delante: mojigata, hipócrita y profundamente machista. En ese contexto la aparición de Twister, un juego que estimulaba el contacto físico fue recibido como un torpedo en la línea de flotación de las buenas costumbres. Los comercios se negaron a vender el juego y el fabricante fue acusado de vender “sexo en una caja”.

La historia de Twister, tal y como está narrada en Mental Floss, es la historia de un producto adelantado a su tiempo. La idea le sobrevino a Reyn Guyer, cuya firma de diseño fue contratada por Johnson & Johnson para crear un cartel promocional para un abrillantador de zapatos. Cuando Guyer acabó su trabajo, pensó que el resultado –una lámina llena de puntos de colores- tenía muchas más posibilidades que las del encargo inicial, tal vez el germen de una revolución sexual.

En un principio Guyer sólo tenía el tablero, el célebre ‘terreno de juego’ de Twister, que por entonces se llamaba Pretzel. Para darle contenido recurrió a un grupo de artistas, que en un épico brainstorming (por decir algo) parieron la idea de Enredo: un pie por aquí, otro por allá, etc. La idea del juego se la vendieron a Milton Bradley, cuyos ejecutivos la vendieron casi de tapadillo porque olían que bajo la apariencia inocente del juego había algo pecaminoso.

De estar de tapadillo en los grandes almacenes, Twister se convirtió en un éxito de ventas cuando los presentadores de ‘Tonight Show’ –chico y chica- se echaron una partidita en el programa, en 1966. Con la avalancha de ventas (3 millones de unidades en un año) llegó también la campaña de difamación: la competencia acusó al fabricante de vender “sexo en una caja” (hoy esa frase sería más un eslogan que una acusación) y Sears, el Wall Mart de entonces, retiró el producto de sus estanterías.

Pero no hay moral que resista al olor del dólar. El fabricante contraatacó a sus acusadores con una campaña publicitaria en la que aparecían familias jugando castamente a Twister. El juego fue nombrado Juguete del Año en 1967 e inició su conquista del mundo. A España no llegó hasta los años 80, ya de la mano de Hasbro (que había comprado a Milton Bradley poco antes), y bajo la marca Enredos, que más tarde se convertiría en Twister, por aquello del marketing planetario.

En España Enredos no causó ningún escándalo, pero sí brindó la ocasión del roce con seres del sexo opuesto a multitud de varones genéticamente descartados de la carrera por la reproducción. Hasbro se hizo de oro con Twister/Enredos, entre otras cosas porque el juego dejaba un margen monumental en sus arcas: 15 euros (22$) por una capa de plástico estampada y un trozo de cartón a modo de marcador pie/mano. Una bicoca, vaya.

45 años después de su invención, Hasbro aún vende Twister, un juego al que supuestamente han jugado 65 millones de personas, muchas de ellas desnudas, en lo que ya es todo un subgénero en Internet: el strip Twister. Ay, si Reyn Guyer levantara el pie izquierdo del círculo verde…

Visto en Hilo Mental y Wikipedia.

En el mismo sentido:

El juego de cartas Illuminati que anticipó el 11-S

El Monopoly fue originalmente creado para denunciar las injusticias del capitalismo

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El delicioso feísmo cartelero de Mr. Bratto
Ugi's, la pizzería que se pasa por el forro las reglas del social media
Keiichi Tanaami: la increíble vida del Andy Warhol japonés
Los 5 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Jugar a Twister era jugar a algo con alguna posibilidad de guarrear.
    Ahora bien, casi siempre se jugaba con tus amigos o primos o hermanos y, claro, así no.

    El target de ese juego estaba equivocado.
    Si lo hubiesen enfocado a adolescentes, adultos y matrimonios que ya no tienen chispa; los hubiesen vendido por miles de millones.
    Pero, claro, si se supone que es un juego de niños, cuando eras un poquillo más mayor, pasabas del tema por si se pensaban que seguías siendo «un niñito de pañal».

    MB: mal, muy mal.

  • hello there and thanks for your info ? I have certainly picked up anything new from proper here. I did alternatively expertise several technical issues the use of this site, since I skilled to reload the website many instances previous to I could get it to load correctly. I had been pondering if your web host is OK? No longer that I’m complaining, however sluggish loading cases instances will sometimes impact your placement in google and could damage your quality rating if advertising and marketing with Adwords. Anyway I am adding this RSS to my e-mail and can glance out for a lot extra of your respective intriguing content. Make sure you update this once more very soon..

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies