24 de septiembre 2018    /   DIGITAL
por
 

¿Funciona Twitter como un psiquiátrico del siglo pasado?

24 de septiembre 2018    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si los tuiteros te ponen una etiqueta (#pollavieja, #cuñao, #feminazi), estás perdido. Todo lo que digas confirmará el prejuicio.

Hace años, en los psiquiátricos, un diagnóstico podía suponer una cadena perpetua. Por eso, entre 1968 y 1972, el psicólogo David Rosenhan realizó una serie de experimentos cuyos resultados cabrearon mucho a los psiquiatras.

Primer experimento: cuerdos en el manicomio
Ocho falsos pacientes acudieron a distintos hospitales de Estados Unidos.
Manifestaron un único síntoma: una voz que les susurraba palabras como «vacío» o «hueco».
Les diagnosticaron esquizofrenia.
Una vez ingresaron, actuaron con normalidad. Dijeron que las alucinaciones no se habían repetido y pidieron el alta.
Los profesonales no detectaron a los impostores, pero algunos de los enfermos sí: los tomaron por investigadores.
Solo los soltaron cuando aceptaron la enfermedad y la medicación.

twitter

Segundo experimento: ¿dónde está la bolita?
Un hospital desafió a Rosenhan y pidió que enviara pacientes falsos para detectarlos.
El psicólogo envió 193 personas.
El centro presumió de haber detectado a 41 falsos.
Pero Rosenhan no había enviado un solo paciente real.

Los prejuicios ganaron a la ciencia
Los psiquiatras interpretaron conductas normales como pruebas de locura.
Los infiltrados tomaban notas y lo asumieron como un signo de paranoia.

Tuiteros y loqueros viejos

#Señoro #Hembrista #Cipotudo #Extremista
Son muestras de pereza mental: catalogar es más fácil que debatir.
Hay personajes públicos de Rosenhan: Javier Marías, Barbijaputa, Pérez Reverte…

¿Qué conseguimos al etiquetarlos?
Pierden el derecho a los matices.
Dejan de ser personas y se convierten en hashtags.

Pero…
Ellos también caen en la trampa y etiquetan a otros.
En Twitter somos una comunidad de loqueros cortos de miras.

Si los tuiteros te ponen una etiqueta (#pollavieja, #cuñao, #feminazi), estás perdido. Todo lo que digas confirmará el prejuicio.

Hace años, en los psiquiátricos, un diagnóstico podía suponer una cadena perpetua. Por eso, entre 1968 y 1972, el psicólogo David Rosenhan realizó una serie de experimentos cuyos resultados cabrearon mucho a los psiquiatras.

Primer experimento: cuerdos en el manicomio
Ocho falsos pacientes acudieron a distintos hospitales de Estados Unidos.
Manifestaron un único síntoma: una voz que les susurraba palabras como «vacío» o «hueco».
Les diagnosticaron esquizofrenia.
Una vez ingresaron, actuaron con normalidad. Dijeron que las alucinaciones no se habían repetido y pidieron el alta.
Los profesonales no detectaron a los impostores, pero algunos de los enfermos sí: los tomaron por investigadores.
Solo los soltaron cuando aceptaron la enfermedad y la medicación.

twitter

Segundo experimento: ¿dónde está la bolita?
Un hospital desafió a Rosenhan y pidió que enviara pacientes falsos para detectarlos.
El psicólogo envió 193 personas.
El centro presumió de haber detectado a 41 falsos.
Pero Rosenhan no había enviado un solo paciente real.

Los prejuicios ganaron a la ciencia
Los psiquiatras interpretaron conductas normales como pruebas de locura.
Los infiltrados tomaban notas y lo asumieron como un signo de paranoia.

Tuiteros y loqueros viejos

#Señoro #Hembrista #Cipotudo #Extremista
Son muestras de pereza mental: catalogar es más fácil que debatir.
Hay personajes públicos de Rosenhan: Javier Marías, Barbijaputa, Pérez Reverte…

¿Qué conseguimos al etiquetarlos?
Pierden el derecho a los matices.
Dejan de ser personas y se convierten en hashtags.

Pero…
Ellos también caen en la trampa y etiquetan a otros.
En Twitter somos una comunidad de loqueros cortos de miras.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Por esto no he visto tu publicación en Facebook aunque te siga
Apps que No (aunque tienen su punto, ¿eh?)
«El saqueo con tebeos» relata la corrupción española con viñetas robadas
ScareMail: lluvia de palabras contra la vigilancia indiscriminada
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad