5 de octubre 2011    /   DIGITAL
por
 

Twittergrafía, el cuento del pájaro y la ballena de @mtascon y @marabad

5 de octubre 2011    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Han utilizado más de 140 caracteres, pero es que Twitter da para mucho. La red ha formado parte del ecosistema de algunas revueltas populares, ha ardido con acontecimientos deportivos y fue un factor muy importante en determinadas campañas electorales, como la que llevó a la Casa Blanca a Barack Obama. Mario Tascón y Mar Abad, amantes de las nuevas formas de comunicación y tuiteros irredentos, llevaban meses observando con asombro cómo fluye un caudal de mensajes capaz de determinar estrategias de mercado o de estar en la noticia antes que la propia noticia. El periodista y fundador de Prodigioso Volcán y la redactora jefe de Yorokobu han plasmado sus impresiones en Twittergrafía, un volumen que analiza la red, a sus usuarios y a su contenido.
Cuando Twitter comenzó a volar allá por 2006, ya sea en ligera encarnación de ave o en desesperante y pesada ballena, pocos imaginaban que esta plataforma de mensajes sería uno de los iconos de la década.
Por mucho que Kevin Thau, vicepresidente de Twitter, insista en que no estamos ante una red social, es mucho más que eso. En realidad, sobran las etiquetas y poco importan las denominaciones. Twitter ha creado una forma de canalizar la información, de expresar el lenguaje e incluso de organizar, en algunos casos, a la ciudadanía.
Twitter ha sido compañero de reprimidos como Yoani Sánchez, voz de indignados que quedaban fuera de los medios masivos o castigo de directores de cine con la lengua suelta con dos copas de más. Su trascendencia social toca de manera decisiva a profesiones centenarias como el periodismo, a sistemas políticos con poco afán de transparencia o a ciudadanos con pocas pretensiones. La red tiene tantos usos como usuarios y, también, mucho que contarse acerca de ella.
Mostramos aquí un extracto del capítulo Iconos y emoticonos de Twittergrafía.

Mezclándolo todo

García Márquez aseguró en una entrevista  que “Lo primero al escribir para Internet es saber escribir”. Los medios digitales son una extensión de los clásicos y, aunque es cierto que tienen importantes peculiaridades en torno a la lectura y la escritura, también mantienen muchos cánones de toda la vida. Empecemos por tanto por escribir bien y ahora tras saber que se pueden utilizar letras, signos, emoticonos y caracteres Unicode comencemos a mezclarlos para crear nuevos tuits más creativos si nos apetece. Un emoticono un poco más complejo, por ejemplo: ¯\_(ツ)_/¯ se consigue sumando signos con la representación de la sílaba japonesa “tsu”  ツ ya que para nosotros parece una versión ladeada y simpática de nuestro 🙂
Hay muchos ejemplos de uso en los que se mezclan textos, emoticonos e iconos a lo largo de libro, pero por añadir alguno más veamos variantes más artísticas:
o mucho más artísticas como este tuit de @elcosmonauta
Si al pez que antes hicimos con signos de puntuación le añadimos algún punto más, podemos hacer que salte por la pantalla:
Algunas tuitergrafías se han hecho famosas porque parecen resumir visualmente el pensamiento general sobre determinados asuntos de política internacional:
Otras son verdaderos alardes tipográficos aprovechando todo tipo de signos diacríticos (acentos, diéresis)y mezclándolos con letras e iconos de Unicode:
Pero incluso se pueden hacer nuevos iconos con signos de puntuación:
Se transmiten sensaciones a finales de semana tachando las letras:
Contamos con brevedad un viaje aprovechando el icono de un avión y las abreviaturas internacionales de los aeropuertos:
O se crean caras amables un poco más artísticas que el famoso 🙂
Solo hay que saber mezclar nuestros textos con aquellos otros elementos que necesitemos para poder comunicarnos mejor con los demás.
Parece que, aunque nuestra caligrafía ya no nos distinga (todos usamos tipografías profesionales en los mismos programas), cada vez disponemos de más elementos que nos permiten hacerlo o introducir en nuestra escritura elementos formales que la diferencian de la de los demás. No hay que olvidarse de que tampoco conviene caer en el barroquismo de lo indescrifrable por artístico, ni podemos prestar nuestros mensajes a interpretaciones diferentes de nuestros mensajes (salvo en los juegos creativos). O igual sí 😉
Queremos comunicarnos de forma eficaz y directa, y ahora el nuevo arte de la escritura nos ofrece tras cada tecla amplios y diferentes horizontes.


Han utilizado más de 140 caracteres, pero es que Twitter da para mucho. La red ha formado parte del ecosistema de algunas revueltas populares, ha ardido con acontecimientos deportivos y fue un factor muy importante en determinadas campañas electorales, como la que llevó a la Casa Blanca a Barack Obama. Mario Tascón y Mar Abad, amantes de las nuevas formas de comunicación y tuiteros irredentos, llevaban meses observando con asombro cómo fluye un caudal de mensajes capaz de determinar estrategias de mercado o de estar en la noticia antes que la propia noticia. El periodista y fundador de Prodigioso Volcán y la redactora jefe de Yorokobu han plasmado sus impresiones en Twittergrafía, un volumen que analiza la red, a sus usuarios y a su contenido.
Cuando Twitter comenzó a volar allá por 2006, ya sea en ligera encarnación de ave o en desesperante y pesada ballena, pocos imaginaban que esta plataforma de mensajes sería uno de los iconos de la década.
Por mucho que Kevin Thau, vicepresidente de Twitter, insista en que no estamos ante una red social, es mucho más que eso. En realidad, sobran las etiquetas y poco importan las denominaciones. Twitter ha creado una forma de canalizar la información, de expresar el lenguaje e incluso de organizar, en algunos casos, a la ciudadanía.
Twitter ha sido compañero de reprimidos como Yoani Sánchez, voz de indignados que quedaban fuera de los medios masivos o castigo de directores de cine con la lengua suelta con dos copas de más. Su trascendencia social toca de manera decisiva a profesiones centenarias como el periodismo, a sistemas políticos con poco afán de transparencia o a ciudadanos con pocas pretensiones. La red tiene tantos usos como usuarios y, también, mucho que contarse acerca de ella.
Mostramos aquí un extracto del capítulo Iconos y emoticonos de Twittergrafía.

Mezclándolo todo

García Márquez aseguró en una entrevista  que “Lo primero al escribir para Internet es saber escribir”. Los medios digitales son una extensión de los clásicos y, aunque es cierto que tienen importantes peculiaridades en torno a la lectura y la escritura, también mantienen muchos cánones de toda la vida. Empecemos por tanto por escribir bien y ahora tras saber que se pueden utilizar letras, signos, emoticonos y caracteres Unicode comencemos a mezclarlos para crear nuevos tuits más creativos si nos apetece. Un emoticono un poco más complejo, por ejemplo: ¯\_(ツ)_/¯ se consigue sumando signos con la representación de la sílaba japonesa “tsu”  ツ ya que para nosotros parece una versión ladeada y simpática de nuestro 🙂
Hay muchos ejemplos de uso en los que se mezclan textos, emoticonos e iconos a lo largo de libro, pero por añadir alguno más veamos variantes más artísticas:
o mucho más artísticas como este tuit de @elcosmonauta
Si al pez que antes hicimos con signos de puntuación le añadimos algún punto más, podemos hacer que salte por la pantalla:
Algunas tuitergrafías se han hecho famosas porque parecen resumir visualmente el pensamiento general sobre determinados asuntos de política internacional:
Otras son verdaderos alardes tipográficos aprovechando todo tipo de signos diacríticos (acentos, diéresis)y mezclándolos con letras e iconos de Unicode:
Pero incluso se pueden hacer nuevos iconos con signos de puntuación:
Se transmiten sensaciones a finales de semana tachando las letras:
Contamos con brevedad un viaje aprovechando el icono de un avión y las abreviaturas internacionales de los aeropuertos:
O se crean caras amables un poco más artísticas que el famoso 🙂
Solo hay que saber mezclar nuestros textos con aquellos otros elementos que necesitemos para poder comunicarnos mejor con los demás.
Parece que, aunque nuestra caligrafía ya no nos distinga (todos usamos tipografías profesionales en los mismos programas), cada vez disponemos de más elementos que nos permiten hacerlo o introducir en nuestra escritura elementos formales que la diferencian de la de los demás. No hay que olvidarse de que tampoco conviene caer en el barroquismo de lo indescrifrable por artístico, ni podemos prestar nuestros mensajes a interpretaciones diferentes de nuestros mensajes (salvo en los juegos creativos). O igual sí 😉
Queremos comunicarnos de forma eficaz y directa, y ahora el nuevo arte de la escritura nos ofrece tras cada tecla amplios y diferentes horizontes.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Del crowd-funding (financiación) al song-funding (pedir perdón)
Ícaro Moyano: «La publicidad, cuando se comparte en Internet, se convierte en contenido»
‘Muslim Girl’: la nueva generación de musulmanas que no se dejan intimidar por Trump
Daisy, el dinosaurio que enseña a programar
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad