22 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Un ‘bicibuscador’ para intentar recuperar bicis robadas

22 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

“¡¡Noooo!! ¡Mi biciiiii!”. Las bicicletas, en las ciudades, no solo ruedan. A menudo, vuelan. Basta con desaparecer de su lado tres minutos para que no vuelvas a verla nunca más. Los robos de bicis es un clásico incluso en las ciudades más civilizadas. No hay elementos disuasorios. No hay ningún candado suficientemente matón. “Pero… algo se podrá hacer”, pensó la Ilustrada Hermandad de Diseñadores de Málaga.

Lo que hicieron fue crear una web donde los afectados pueden denunciar el robo de su bici. Una especie de Ushahidi, el site de denuncia que está ayudando a hacer visibles los abusos e injusticias en muchas partes del planeta, pero a pequeña escala (ha empezado solo por España) y centrado en uno de los medios de transporte con mayor proyección de crecimiento en los próximos años (la bici).

La Hermandad presenta su site como un espacio de ayuda formado por unos ‘bicibuscadores’ que intenta proporcionar “esperanza en esos momentos de estrés postraumático”, es decir, cuando alguien descubre que voló su bici. “Esta web pretende evitar que estos robos sean transparentes y quiere dar voz a todos los que, injustamente, se han visto en esta situación”.

La plataforma recoge información sobre los lugares donde se han producido los hurtos. “Cualquier dato puede ayudarte a que algún día recuperes tu amiga de dos ruedas y dar sentido a la labor de los bicibuscadores”, dicen en el post de presentación del proyecto.

La idea surgió después de que a una hermana le robaran su bici, según cuenta un miembro de la Hermandad. Este grupo de diseñadores de Málaga prefiere presentarse como grupo y no dar nombres individuales. Funcionan como una verdadera hermandad y tienen como misión –explica la diseñadora– “mostrar que en esta ciudad también se hace buen diseño”.

Para crear el site han contado con un presupuesto de 18€ y la colaboración de todos los hermanos. Para darlo a conocer –relata este miembro sin nombre– “hemos hecho una acción de guerilla. Hemos dejado algunas pistas por la ciudad de Málaga y hemos creado un hashtag (#buscomibici) para hablar de ello en la Red”.

Todo por un lema: “No más bicis raptadas, no más robos que caen en el olvido, ni más dueños en bus”.


“¡¡Noooo!! ¡Mi biciiiii!”. Las bicicletas, en las ciudades, no solo ruedan. A menudo, vuelan. Basta con desaparecer de su lado tres minutos para que no vuelvas a verla nunca más. Los robos de bicis es un clásico incluso en las ciudades más civilizadas. No hay elementos disuasorios. No hay ningún candado suficientemente matón. “Pero… algo se podrá hacer”, pensó la Ilustrada Hermandad de Diseñadores de Málaga.

Lo que hicieron fue crear una web donde los afectados pueden denunciar el robo de su bici. Una especie de Ushahidi, el site de denuncia que está ayudando a hacer visibles los abusos e injusticias en muchas partes del planeta, pero a pequeña escala (ha empezado solo por España) y centrado en uno de los medios de transporte con mayor proyección de crecimiento en los próximos años (la bici).

La Hermandad presenta su site como un espacio de ayuda formado por unos ‘bicibuscadores’ que intenta proporcionar “esperanza en esos momentos de estrés postraumático”, es decir, cuando alguien descubre que voló su bici. “Esta web pretende evitar que estos robos sean transparentes y quiere dar voz a todos los que, injustamente, se han visto en esta situación”.

La plataforma recoge información sobre los lugares donde se han producido los hurtos. “Cualquier dato puede ayudarte a que algún día recuperes tu amiga de dos ruedas y dar sentido a la labor de los bicibuscadores”, dicen en el post de presentación del proyecto.

La idea surgió después de que a una hermana le robaran su bici, según cuenta un miembro de la Hermandad. Este grupo de diseñadores de Málaga prefiere presentarse como grupo y no dar nombres individuales. Funcionan como una verdadera hermandad y tienen como misión –explica la diseñadora– “mostrar que en esta ciudad también se hace buen diseño”.

Para crear el site han contado con un presupuesto de 18€ y la colaboración de todos los hermanos. Para darlo a conocer –relata este miembro sin nombre– “hemos hecho una acción de guerilla. Hemos dejado algunas pistas por la ciudad de Málaga y hemos creado un hashtag (#buscomibici) para hablar de ello en la Red”.

Todo por un lema: “No más bicis raptadas, no más robos que caen en el olvido, ni más dueños en bus”.


Compártelo twitter facebook whatsapp
No olvides poner la X en la casilla de la Iglesia… de Satán
Una farmacia diseñada para no parecer farmacia
Rem Koolhas: «El neoliberalismo ha limitado el alcance de la arquitectura»
En Cambridge son tan cultos que hasta hacen pintadas de protesta en latín
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies