11 de marzo 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Un carnaval muy político y revisionista

11 de marzo 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

La protesta contra el genocidio de negros, indio y pobres, con el homenaje a la concejala Marielle Franco, asesinada en 2018, así como la reinterpretación de la historia de Brasil desde el punto de vista de los más humildes y la sátira de la corrupción que envuelve la política e incluso el mundo del carnaval de Río de Janeiro fueron los puntos álgidos de los desfiles en el Sambódromo de este año. A lo largo de dos noches, 14 escuelas de samba del grupo especial han hecho gala de toda su creatividad para sorprender a los espectadores con recursos cada vez más escasos. El recorte de los presupuestos públicos, que comenzó en 2018, se ha agudizado. Por esta razón, los carnavalescos, coreógrafos y directores artísticos de las escuelas de samba, tienen que echar mano de la imaginación para no defraudar al público, que acompaña el espectáculo en el Sambódromo o desde casa.

(fotos de Valeria Saccone)

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

La protesta contra el genocidio de negros, indio y pobres, con el homenaje a la concejala Marielle Franco, asesinada en 2018, así como la reinterpretación de la historia de Brasil desde el punto de vista de los más humildes y la sátira de la corrupción que envuelve la política e incluso el mundo del carnaval de Río de Janeiro fueron los puntos álgidos de los desfiles en el Sambódromo de este año. A lo largo de dos noches, 14 escuelas de samba del grupo especial han hecho gala de toda su creatividad para sorprender a los espectadores con recursos cada vez más escasos. El recorte de los presupuestos públicos, que comenzó en 2018, se ha agudizado. Por esta razón, los carnavalescos, coreógrafos y directores artísticos de las escuelas de samba, tienen que echar mano de la imaginación para no defraudar al público, que acompaña el espectáculo en el Sambódromo o desde casa.

(fotos de Valeria Saccone)

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Zurich hace la vida imposible a los coches para hacer la ciudad más habitable
El mural más grande de América Latina está en Brasil
Una sala de arte en una bicicleta
Diez pistas para transitar por una vida feliz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp