fbpx
24 de enero 2012    /   BUSINESS
por
 

Un colegio que no parece un colegio

24 de enero 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Dicen en los centros docentes suecos Vittra que sus escuelas no son colegios al uso. Son puntos de encuentro de escolares y preescolares. Allí no existen clases ni aulas. Cualquier lugar puede ser un buen sitio para aprender.

Los estudiantes de estas escuelas suecas no se organizan por los mismos principios del sistema educativo convencional. Tampoco creen en las clases de toda la vida, las lecciones, las asignaturas…

Ni en las paredes, ni en las pizarras con tizas, ni en los pupitres. En cambio creen en la tecnología (y en los portátiles; cada alumno cuenta con uno), en la educación bilingüe (sueco-inglés), en el aprendizaje basado en la experiencia y en un sistema educativo capaz de recrear entornos de aprendizajes basados en la vida real.

Por eso para Telefonplan, su nueva escuela en Estocolmo, Vittra recurrió a Rosan Bosch. A este estudio de interiorismo le encomendó que el diseño del nuevo colegio se convirtiera en una herramienta pedagógica más.

Entre las propuestas que Rosan Bosch hizo a Vittra destaca un enorme iceberg que hace las veces de pantalla de cine. O los árboles repartidos por distintos lugares de la escuela y que sirven de puntos de encuentro ‘naturales’. O The Village, una zona con multitud de pequeñas casetas al descubierto ideales para las reuniones de pequeños grupos.

Imágenes: Rosan Bosch
Visto en: PSFK

Dicen en los centros docentes suecos Vittra que sus escuelas no son colegios al uso. Son puntos de encuentro de escolares y preescolares. Allí no existen clases ni aulas. Cualquier lugar puede ser un buen sitio para aprender.

Los estudiantes de estas escuelas suecas no se organizan por los mismos principios del sistema educativo convencional. Tampoco creen en las clases de toda la vida, las lecciones, las asignaturas…

Ni en las paredes, ni en las pizarras con tizas, ni en los pupitres. En cambio creen en la tecnología (y en los portátiles; cada alumno cuenta con uno), en la educación bilingüe (sueco-inglés), en el aprendizaje basado en la experiencia y en un sistema educativo capaz de recrear entornos de aprendizajes basados en la vida real.

Por eso para Telefonplan, su nueva escuela en Estocolmo, Vittra recurrió a Rosan Bosch. A este estudio de interiorismo le encomendó que el diseño del nuevo colegio se convirtiera en una herramienta pedagógica más.

Entre las propuestas que Rosan Bosch hizo a Vittra destaca un enorme iceberg que hace las veces de pantalla de cine. O los árboles repartidos por distintos lugares de la escuela y que sirven de puntos de encuentro ‘naturales’. O The Village, una zona con multitud de pequeñas casetas al descubierto ideales para las reuniones de pequeños grupos.

Imágenes: Rosan Bosch
Visto en: PSFK

Compártelo twitter facebook whatsapp
Alexis Díaz-Pimienta: «La rima y yo somos hermanos gemelos»
La co-creación: un diseño de negocio más allá del crowdsourcing
La arquitectura y el diseño de interiores influyen en nuestra sexualidad
¿Progresista? ¿Conservador? Depende de cómo tu cerebro gestione el miedo y la incertidumbre
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 38
  • Doncs jo discrepo, la veritat. Em fa una mica de por veure tots els nens/es connectats a ordinadors i pantalles. Al final farem robots. Es veritat que l’escola necessita un canvi però no sé si és aquest. M’agrada més el sistema Waldorf..

  • Me parece precioso pero con esa arquitectura interior y el poco profesorado más de un niño se romperá la crisma cada trimestre. Aunque puede que eso también sea pedagógico para comprender mejor la ley de la gravedad.

  • En España, sin llegar a tanto, evidentemente por falta de recursos, existen pedagogías que incentivan la propia creatividad y la búsqueda personal del camino que cada individuo (niño) tiene que recorrer, no el que nos imponen desde P3 los profesores junto a los ilusionados y mipos padres. Pedagogías como la Waldorf, que conozco bien (excluyendo el uso de las nuevas tecnologías) buscan lo mismo, pero el problema en este país católico apostólico es que las concertaciones y ayudas públicas sólo se les da a las escuelas que pasan por el tubo y asumen los ritmos y las decisiones erroneas de políticos ignorantes y/o a escuelas con arraigada tradición e importantes ediicios bien ubicados.

  • En este artículo se juntan dos de mis pasiones, la pedagogía y mi profesión. Me encanta el espacio que han desarrollado Rosan Bosch, pero tengo la sensación de que los niños son la excusa para exaltar otras cosas más relacionadas con el ego que todos llevamos dentro. De todas formas me informaré para poder valorar mejor cómo funcionan.

  • En este artículo se juntan dos de mis pasiones, la pedagogía y mi profesión. Me encanta el espacio que han desarrollado Rosan Bosch, pero tengo la sensación de que los niños son la excusa para exaltar otras cosas más relacionadas con el ego que todos llevamos dentro. De todas formas me informaré para poder valorar mejor cómo funcionan.

  • Por favor abramos nuestra mente y dejemos ya de una vez los extremos. Me ha parecido muy interesante el artículo y los posts, ya que te hacen reflexionar. Porque la educación actual y me atrevo a decir de 10 años atrás es para reflexionar y bien. Pero siguen saliendo cosas como disciplina, ambiente, dinero, católico, … ¿qué mejor disciplina que la marcada por uno mismo? ¿si el profesor está en una tarima y los pupitres clavados al suelo, no influye en la forma de educar? ¿cuánto vale la educación de tu hijo? ¿la religión, filosofía, política de un país te limita, puedes hacer algo al respecto? En España existen familias que hacen educación en casa, hay aulas montessori y proyectos de educación libre. ¿qué es lo fácil como padre? ¿y lo fácil, lo que hace todo el mundo, es lo mejor?

  • Estoy viviendo una temporada en Suecia y mi hija está integrada en el sistema educativo sueco. Está en el equivalente a infantil de España y creo que el sistema educativo aquí es más agradable para los niños. Potencia su creatividad e intereses, no les estresa y les inculca el gusto por aprender. Aprenden siempre a través del juego y de la experimentación. Es como prolongar el tiempo de guardería que hay en España. Cuando mi hija termine aquí «primaria» seguramente no sabrá leer ni escribir como en sí harán los niños en España, e incluso es posible que no sepa todo el abecedario, pero lo que veo es que tendrá el gusanillo en el cuerpo por «aprender» y que el leer o el escribir es algo que con 6 años se hace en un plis-plas, mientras que antes es dificil para ellos y hacer tanta ficha hay a muchos niños que les amarga. Como dice Miguel Ganzo en uno de sus comentarios aquí hay muy buenas iniciativas de las que conviene aprender. Dicho esto, creo que lo de los colegios Vittra ya es un exceso porque no se ajusta para nada a la realidad del mundo. Creo que ese tipo de colegios son muy snob y alejados de la realidad. Creo que educan niños igualmente snobs. Para ser creativos y enseñar a utilizar la mente no se necesita un edificio futurista y megamoderno al que sólo unos cuantos privilegiados en el mundo pueden acceder, y digo privilegiados no por una cuestión económica, que obviamente también porque estoy segurísima que no todos los niños suecos pueden acceder a estas escuelas aunque no sea más que por una cuestión de cercanía al domicilio (apuesto a que esta escuela no está en un barrio obrero sueco). Digo privilegiados porque es obvio que en muchos paises faltan recursos para educar a los niños en «libertad espacial y de profesorado», vamos que todo es cuestión de prioridades también y creo que en muchos lugares del mundo es mucho más importante y tiene mucho más mérito montar una escuela «al uso» en la que los niños aprendan, que priorizar «el rollito progre-moderno de la educación sin barreras arquitectónicas».

  • No sé si habreis observado que la foto en que aparecen más personas son un total de diez.
    Este colegio me recueda a las fotos de algunas revistas de diseño en las que las casas siempre estan vacias sin seres vivos. Poca gracia le veo a esto, pura pantalla y diseño ultramoderno y posiblemente con un vacio total para llegar a la nada. También sé de algunos colegios tan modernos que ensenyan el inglés en francés.

  • Como dice Joan, no veo grupos. Me da sensación de soledad. Muy Hopper…
    Es bueno participar de las búsquedas porque estamos superatrasados en educación pero no creo que una computadora para cada niño solucione la cuestión.

  • A mi parece genial que existan sistemas educativos diferentes y mas abiertos, aprendemos cuando nos divertimos y cuando algo nos gusta nos motiva más.
    Aprender a leer y escribir eso de hace en un momento con determinada edad , de hecho a las 12 años aprendemos todo lo de los cursos anteriores con mucha facilidad. Quizas no sea un sistema adecuado para todo el mundo , pero a mi me encanta yo siempre me aburrí muchísimo en la escuela y me disgustaba mucho las cosas impuestas por el profesor si o si. Así que me encantaría que mis hijos pudieran estudiar en un sistema educativo mas libre que fomente la creatividad y la curiosidad por aprender.

  • Opino lo mismo, esto no nos dice nada sobre el modelo pedagógico, demasiada pantalla para decir que el estudio está basado en la vida diaria y no veo trabajo en grupo. Por otra parte que llamen zona naturaleza a un arbol de plástico… El estudio que salió ayer reflejado en el telediario concluye que las herramientas digitales en las aulas, que nos llevan vendiendo 10 años, reducen la atención y la memoria y favorecen el pensamiento plano, los profesores lo tienen claro, y ya pasan demasiadas horas al día viendo pantallas por todos lados. No conozco esta escuela, pero cada vez se ven más escuelas alternativas que a lo mejor no lo son tanto, con adjetivos muy generalistas como «diferente», «educación desde el niño» sin explicar que quieren decir ellos con eso, «elige los contenidos» (luego no suele ser así) y un puñado de cosas que no explican como se hacen ni cual es el fundamento pedagógico. Tampoco sabemos de sus contenidos, ni del programa. La escuela del futuro ya la inventó un español hace 100 años, Ferrer i Guardia, con la pedagogía libertaria (quedó reflejado en su libro la Escuela Moderna). Tendría mucho que decirles a los profesores de hoy. En fin, le mató la Iglesia española. Después ha habido otras corrientes en esa linea.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *