fbpx
6 de julio 2012    /   BUSINESS
por
 

Un estancia en la suite Think Blue = un nuevo árbol

6 de julio 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

No es una habitación como tal. Es una suite Kube. Tampoco forma parte de un hotel convencional. De hecho, sus propietarios lo llaman simplemente Consolación, nombre que le dieron en honor a la patrona del pueblo Monroyo. Qué menos cuando una parte del establecimiento se encuentra situada en la casa del ermitaño, anexa a la ermita en la que se guarda la imagen de la virgen y a la que aún hoy siguen venerando los lugareños.

A unos pocos metros de allí se encuentran las suites Kube, diez edificios cúbicos de 36 m2 cada uno, totalmente independientes (menos dos de ellos que se comunican entre sí), y enclavados en un barranco con vistas a la sierra de Matarraña.

De todas ellas, la habitación Think Blue es una suite Kube especial porque durante los próximos ocho meses contará con una decoración distinta a la del resto de estancias.

Al igual que ‘sus hermanas’, seguirá disponiendo de su gran ventanal, su chimenea y su bañera de pizarra excavada en el suelo de la habitación. Pero a todos estos elementos, sumará otros con los que contará en exclusiva.

Entre ellos, un dosel con entramado de madera suspendido en el techo, justo encima de la cama, y recubierto de un material 100% ecológico. También, sillas vegetales, butacas y reposapies fabricados con la última tecnología de la empresa Vitra, lámparas de acero y pie de madera de roble natural con formas vegetales y tarros de luz que se iluminan de noche gracias a la luz solar almacenada durante el día.

La ducha en la habitación Think Blue cuenta con un sistema de cromoterapia e iluminación a través de la acción del agua en un rotor, sin necesidad de luz eléctrica, y todo el material textil de la estancia cuenta con el anagrama Think Blue.

Porque el objetivo de la decoración es transmitir un mensaje. El que hace años popularizó Volkswagen a través, precisamente, del concepto Think Blue y que la directora de marketing de la marca de automóviles, Caita Montserrat, lo define, más que una estrategia, como «el enfoque integral de Volkswagen para fomentar la movilidad compatible con el medio ambiente y las acciones sostenibles individuales”.

Un mensaje, también, que enlaza con el que Ruralka (red a la que pertenece el Consolación) trata del transmitir mediante el movimiento Ruralkeando y mediante las acciones de colaboración que lleva realizando durante el último año con Volkswagen.

La última de ellas es la redecoración de la Kube del Consolación. Un lugar pensado para propiciar en el huésped el pensamiento Think Blue. Antes, durante y después de la estancia, porque por cada una de ellas, Volkswagen plantará un árbol en uno de sus bosques Think Blue.

No es una habitación como tal. Es una suite Kube. Tampoco forma parte de un hotel convencional. De hecho, sus propietarios lo llaman simplemente Consolación, nombre que le dieron en honor a la patrona del pueblo Monroyo. Qué menos cuando una parte del establecimiento se encuentra situada en la casa del ermitaño, anexa a la ermita en la que se guarda la imagen de la virgen y a la que aún hoy siguen venerando los lugareños.

A unos pocos metros de allí se encuentran las suites Kube, diez edificios cúbicos de 36 m2 cada uno, totalmente independientes (menos dos de ellos que se comunican entre sí), y enclavados en un barranco con vistas a la sierra de Matarraña.

De todas ellas, la habitación Think Blue es una suite Kube especial porque durante los próximos ocho meses contará con una decoración distinta a la del resto de estancias.

Al igual que ‘sus hermanas’, seguirá disponiendo de su gran ventanal, su chimenea y su bañera de pizarra excavada en el suelo de la habitación. Pero a todos estos elementos, sumará otros con los que contará en exclusiva.

Entre ellos, un dosel con entramado de madera suspendido en el techo, justo encima de la cama, y recubierto de un material 100% ecológico. También, sillas vegetales, butacas y reposapies fabricados con la última tecnología de la empresa Vitra, lámparas de acero y pie de madera de roble natural con formas vegetales y tarros de luz que se iluminan de noche gracias a la luz solar almacenada durante el día.

La ducha en la habitación Think Blue cuenta con un sistema de cromoterapia e iluminación a través de la acción del agua en un rotor, sin necesidad de luz eléctrica, y todo el material textil de la estancia cuenta con el anagrama Think Blue.

Porque el objetivo de la decoración es transmitir un mensaje. El que hace años popularizó Volkswagen a través, precisamente, del concepto Think Blue y que la directora de marketing de la marca de automóviles, Caita Montserrat, lo define, más que una estrategia, como «el enfoque integral de Volkswagen para fomentar la movilidad compatible con el medio ambiente y las acciones sostenibles individuales”.

Un mensaje, también, que enlaza con el que Ruralka (red a la que pertenece el Consolación) trata del transmitir mediante el movimiento Ruralkeando y mediante las acciones de colaboración que lleva realizando durante el último año con Volkswagen.

La última de ellas es la redecoración de la Kube del Consolación. Un lugar pensado para propiciar en el huésped el pensamiento Think Blue. Antes, durante y después de la estancia, porque por cada una de ellas, Volkswagen plantará un árbol en uno de sus bosques Think Blue.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Todo lo que imaginas de la discapacidad no es cierto
La captación del talento joven por parte de Google
Las torres que comen sol
Pico y pala, monográfico currela
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *