10 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Un hombre se come su tablet y muere

10 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La policía de una localidad cercana a San Petersburgo (Rusia) recibió una llamada del vecindario quejándose del ruido y los destrozos que estaba ocasionando un hombre mientras tiraba objetos por la ventana.
Cuando las autoridades llegaron, el hombre enfurecido tiró su tableta contra el suelo y empezó a ingerir sus componentes con rabia. La policía forcejeó con él para impedirlo, pero ni esta ni los testigos allí presentes pudieron impedir que ingiriera una buena parte de la tableta.
Una ambulancia acudió poco después de la llamada de la policía, pero no pudo hacer nada por este hombre. Suponemos que se comería cada vez más rápido sus componentes una vez ingerido el procesador.
Su vecindario le debe de conocer ahora como el monstruo de las tabletas. Por eso, qué menos que levantar en su honor una escultura al estilo Triki con un iPad hecha a base de galletas con forma de circuitos y microchips.
Caso opuesto
Al otro lado del planeta, Santiago, un niño residente en Bahía Blanca (Argentina) pidió una tableta por el Día del Niño y sus padres le dijeron que no se lo podían permitir. Le regalaron una tabla de madera para comer asados envuelta en papel de regalo, que simulaba una tablet. Pero lo que no se podía esperar es que luego se la regalarían de verdad. Mientras unos se las comen, otros las desean.

La policía de una localidad cercana a San Petersburgo (Rusia) recibió una llamada del vecindario quejándose del ruido y los destrozos que estaba ocasionando un hombre mientras tiraba objetos por la ventana.
Cuando las autoridades llegaron, el hombre enfurecido tiró su tableta contra el suelo y empezó a ingerir sus componentes con rabia. La policía forcejeó con él para impedirlo, pero ni esta ni los testigos allí presentes pudieron impedir que ingiriera una buena parte de la tableta.
Una ambulancia acudió poco después de la llamada de la policía, pero no pudo hacer nada por este hombre. Suponemos que se comería cada vez más rápido sus componentes una vez ingerido el procesador.
Su vecindario le debe de conocer ahora como el monstruo de las tabletas. Por eso, qué menos que levantar en su honor una escultura al estilo Triki con un iPad hecha a base de galletas con forma de circuitos y microchips.
Caso opuesto
Al otro lado del planeta, Santiago, un niño residente en Bahía Blanca (Argentina) pidió una tableta por el Día del Niño y sus padres le dijeron que no se lo podían permitir. Le regalaron una tabla de madera para comer asados envuelta en papel de regalo, que simulaba una tablet. Pero lo que no se podía esperar es que luego se la regalarían de verdad. Mientras unos se las comen, otros las desean.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Lo más vello de la historia de América
El «troleo» repetido y virtuoso de Mike Oldfield a su propio ‘Tubular Bells’
‘La huella familiar’: la fotógrafa que vivió la enfermedad de sus padres a través de su cámara
No te cruces con Marky Ramone en un concierto
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad