fbpx
5 de marzo 2012    /   BUSINESS
por
 

Un parque subterráneo soleado en Nueva York

5 de marzo 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En Manhattan no hay tierra yerma. Pero sus habitantes sueñan con nuevos parques. Hace unos años el arquitecto James Ramsey y Dan Barasch descubrieron que en ese distrito de Nueva York había una terminal de tranvía subterránea en desuso y pensaron: ‘¿Por qué no hacemos un parque público aquí? Un espacio verde en el subsuelo’. Hoy tienen una propuesta en firme de lo que llaman “el primer parque subterráneo” y, por extraño que parezca, las plantas harán la fotosíntesis varios metros bajo tierra.

El proyecto, llamado The Delancey Underground y conocido popularmente como LowLine, pretende crear un “nuevo tipo de espacio público que utilice tecnología solar para que la iluminación sea natural”, según explican en su web.

Unos paneles situados en la calle captarán la luz del sol y la dirigirán, a través de cables de fibra óptica, al espacio subterráneo.

Ramsey y vicepresidente de PopTech ya han construido un prototipo de esta tecnología para probar su funcionamiento y aseguran que este sistema permite la entrada de suficiente luz como para que pueda crecer vegetación y las plantas hagan la fotosíntesis. Sin embargo, no dejará pasar a los rayos ultravioletas (los más perjudiciales para la salud humana).

Los autores del proyecto ya han hablado con el dueño de ese espacio, Metropolitan Transit Authority, y, según indican en su site, el organismo oficial se ha mostrado receptivo. También han presentado la idea a los comerciantes de la zona y su entusiasmo ha sido aún mayor.

Ahora necesitan crear una demo a gran escala para terminar de convencer a los posibles inversores, a las autoridades municipales y a los vecinos, de la viabilidad de la idea. Este trabajo requiere, al menos, una suma de 100.000 dólares y, para conseguirlos, han lanzado una campaña en KickStarter (una plataforma de crowdfounding o financiación colectiva).

Los ciudadanos han respaldado decididamente el proyecto. En este momento casi 2.100 personas han aportado más de 119.500 dólares y aún quedan 32 días para que termine la campaña.

Barasch y Ramsey conciben The Delancey Underground como un espacio donde confluya el recreo, los negocios locales, la naturaleza, el arte, la cultura, los programas educativos… “Es más que una oportunidad para revitalizar económicamente la zona”, indican en KickStarter. “Representa un diseño innovador y una nueva generación de tecnología verde. Está en el corazón de un debate global sobre el potencial de la infraestructura urbana del pasado y la necesidad de las ciudades de reinventar el significado del espacio sobre y bajo el suelo”.

“Este proyecto supone un nuevo enfoque sobre la tecnología solar. Usa fibra óptica innovadora para reflejar la luz bajo tierra y así ahorra electricidad, reduce las emisiones de carbono y hace posible que las plantas, los árboles y el césped puedan vivir en interiores”, continúan. “The LowLine forma parte, esencialmente, de una nueva fase en el diseño urbano en el que la creciente escasez de recursos nos obliga a imaginar un uso más inteligente y más creativo del espacio público”.

 

En Manhattan no hay tierra yerma. Pero sus habitantes sueñan con nuevos parques. Hace unos años el arquitecto James Ramsey y Dan Barasch descubrieron que en ese distrito de Nueva York había una terminal de tranvía subterránea en desuso y pensaron: ‘¿Por qué no hacemos un parque público aquí? Un espacio verde en el subsuelo’. Hoy tienen una propuesta en firme de lo que llaman “el primer parque subterráneo” y, por extraño que parezca, las plantas harán la fotosíntesis varios metros bajo tierra.

El proyecto, llamado The Delancey Underground y conocido popularmente como LowLine, pretende crear un “nuevo tipo de espacio público que utilice tecnología solar para que la iluminación sea natural”, según explican en su web.

Unos paneles situados en la calle captarán la luz del sol y la dirigirán, a través de cables de fibra óptica, al espacio subterráneo.

Ramsey y vicepresidente de PopTech ya han construido un prototipo de esta tecnología para probar su funcionamiento y aseguran que este sistema permite la entrada de suficiente luz como para que pueda crecer vegetación y las plantas hagan la fotosíntesis. Sin embargo, no dejará pasar a los rayos ultravioletas (los más perjudiciales para la salud humana).

Los autores del proyecto ya han hablado con el dueño de ese espacio, Metropolitan Transit Authority, y, según indican en su site, el organismo oficial se ha mostrado receptivo. También han presentado la idea a los comerciantes de la zona y su entusiasmo ha sido aún mayor.

Ahora necesitan crear una demo a gran escala para terminar de convencer a los posibles inversores, a las autoridades municipales y a los vecinos, de la viabilidad de la idea. Este trabajo requiere, al menos, una suma de 100.000 dólares y, para conseguirlos, han lanzado una campaña en KickStarter (una plataforma de crowdfounding o financiación colectiva).

Los ciudadanos han respaldado decididamente el proyecto. En este momento casi 2.100 personas han aportado más de 119.500 dólares y aún quedan 32 días para que termine la campaña.

Barasch y Ramsey conciben The Delancey Underground como un espacio donde confluya el recreo, los negocios locales, la naturaleza, el arte, la cultura, los programas educativos… “Es más que una oportunidad para revitalizar económicamente la zona”, indican en KickStarter. “Representa un diseño innovador y una nueva generación de tecnología verde. Está en el corazón de un debate global sobre el potencial de la infraestructura urbana del pasado y la necesidad de las ciudades de reinventar el significado del espacio sobre y bajo el suelo”.

“Este proyecto supone un nuevo enfoque sobre la tecnología solar. Usa fibra óptica innovadora para reflejar la luz bajo tierra y así ahorra electricidad, reduce las emisiones de carbono y hace posible que las plantas, los árboles y el césped puedan vivir en interiores”, continúan. “The LowLine forma parte, esencialmente, de una nueva fase en el diseño urbano en el que la creciente escasez de recursos nos obliga a imaginar un uso más inteligente y más creativo del espacio público”.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
La moneda sin amo
Diseñador de videojuegos por sorpresa
Tienes cara de llamarte Filogonio
El bocadillo que cuesta 100 dólares o hago lo que tú haces porque tú lo haces
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Hablando del crowdfunding, quería compartir con vosotros un artículo publicado hoy en DosManzanas.com, donde se habla de la «financiación en masa» como herramienta para sacar adelante proyectos LGTB que, de lo contrario, se habrían quedado en el tintero: http://www.dosmanzanas.com/2012/03/crowdfunding-de-heliopolis-el-blues-del-hada-azul.html

    La crisis no ha dado respiro a casi ninguna empresa, asociación o colectivo, pero en la solidaridad puede estar la clave para que estos años de austeridad no se conviertan en «años perdidos» para la creación artística y la creatividad (como el propio parque subterráneo de Nueva York).

  • BUENO, PUES, UNA VEZ MAS LO Q ERA CIENCIA FICCIÓN (ciudades intraterrenas y todo eso) DEJA DE SERLO PARA SER REALIDAD Y SERÁ TAN NORMAL VIVIR BAJO TIERRA COMO LO HA SIDO HASTA AHORA SOBRE ELLA. CREO Q ES UN ANTICIPO DE LO PORVENIR. CREO Q SIEMPRE PREFERIRÉ ESTAR BAJO EL SOL Y LAS ESTRELLAS Y EL AIRE FRESCO Y SENTIR Y VER EL CIELO Y EL HORIZONTE ABIERTO Y LAS MONTAÑAS Y PERCIBIR LA ILUSIÓN DE VER LOS CONFINES DEL MUNDO DESDE UN ALTO. Aaah! yo necesito poder elegir los espacios abiertos y ver como cambia el cielo desde mi ventana como ahora anocheciendo el último rincón aún en alto horizonte.
    Por otro lado, la creatividad y la visión del ser humano siempre me subyuga y despierta toda mi admiración y alabanza.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *