1 de junio 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Un templo zen entrena a policías brasileños

1 de junio 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

zen

La violencia genera violencia. El amor genera amor. Que esto lo diga un monje no sorprende a nadie. Que lo diga la policía militar suena más extraño. Pero justamente esto es lo que ha ocurrido en el estado brasileño de Espírito Santo. El Gobierno de esa región, situada en el sureste del país, quiere llevar a la práctica esta premisa y ha decidido probar una nueva forma de entrenar a sus fuerzas de seguridad.

Durante dos días la base militar se sustituye por un monasterio zen. Las técnicas de combate dan paso a ejercicios que contribuyen al desarrollo emocional de los policías. Trabajan las relaciones interpersonales, el equilibrio mental y la disciplina.
Las jerarquías, las relaciones de superioridad y las muestras de poder se han apartado para que las fuerzas de seguridad aprender a convivir en la horizontalidad del zen. Todos los miembros de la policía, independientemente de su cargo, hacen las mismas rutinas y tienen las mismas obligaciones.

La mañana empieza con una meditación en silencio y sigue con la enseñanza de Ikebana, cerámica y una ceremonia del té. El ejercicio físico se centra en la práctica de tai chi chuan.

En un reportaje de Globo News, los oficiales aseguran que se encuentran más fuertes y mejor preparados para afrontar su trabajo entrenándose de este modo. Dicen que estas técnicas les ayudan a desprenderse de estrés y a ser más eficaces en sus funciones para mantener la paz.

Puedes ver aquí un reportaje de Globo News en el monasterio de Vitória.

zen

La violencia genera violencia. El amor genera amor. Que esto lo diga un monje no sorprende a nadie. Que lo diga la policía militar suena más extraño. Pero justamente esto es lo que ha ocurrido en el estado brasileño de Espírito Santo. El Gobierno de esa región, situada en el sureste del país, quiere llevar a la práctica esta premisa y ha decidido probar una nueva forma de entrenar a sus fuerzas de seguridad.

Durante dos días la base militar se sustituye por un monasterio zen. Las técnicas de combate dan paso a ejercicios que contribuyen al desarrollo emocional de los policías. Trabajan las relaciones interpersonales, el equilibrio mental y la disciplina.
Las jerarquías, las relaciones de superioridad y las muestras de poder se han apartado para que las fuerzas de seguridad aprender a convivir en la horizontalidad del zen. Todos los miembros de la policía, independientemente de su cargo, hacen las mismas rutinas y tienen las mismas obligaciones.

La mañana empieza con una meditación en silencio y sigue con la enseñanza de Ikebana, cerámica y una ceremonia del té. El ejercicio físico se centra en la práctica de tai chi chuan.

En un reportaje de Globo News, los oficiales aseguran que se encuentran más fuertes y mejor preparados para afrontar su trabajo entrenándose de este modo. Dicen que estas técnicas les ayudan a desprenderse de estrés y a ser más eficaces en sus funciones para mantener la paz.

Puedes ver aquí un reportaje de Globo News en el monasterio de Vitória.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Green is the new black haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cámaras de fotos para decoración low cost
Cómo convertir el palito de mover el café en iluminación sostenible
Los 6 posts más vistos de la semana
‘OK, Boomer’: la Generación Z responde así a las monsergas de los baby boomers
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Me sona a la peli de “Los hombres que miraban fijamente a las cabras”.
    Y en un país donde hay un de los peores índices de desigualdad y altos números en violencia, algo es algo!

    • A mí me parece interesantísimo. Soy de las que opinan que la violencia genera violencia y la paz llama a la paz. Quizá un curso de dos días no sea suficiente pero dar este paso me parece ya admirable.

      Gracias por tu comentario.

      : )

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad