fbpx
5 de junio 2012    /   IDEAS
por
 

Una carrera sin profesores, exámenes ni alumnos

5 de junio 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Empezar, iniciar, acometer, intentar, entablar, abordar, promover, aventurar, comenzar, ejecutar… son sinónimos de emprender y todas implican acción, movimiento, no quedarse quieto… hacer. Esta obviedad es la base que dio origen a un nuevo modelo educativo que gira en torno al concepto ‘learning by doing’.

En este modelo, los estudiantes no son alumnos sino emprendedores. No son parte de una clase sino de un equipo y una empresa. Las aulas se sustituyen por espacios abiertos. En esta carrera no hay lecciones sino aprendizaje. No hay profesores sino entrenadores. No hay prácticas sino negocios y clientes reales. Ni siquiera hay notas ni exámenes. Y se celebran los errores.

Esta titulación universitaria se llama Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación (LEINN) y tiene su origen en la Tiimi Akademia, el centro de emprendimiento que se creó hace casi 20 años en la Universidad finlandesa de Jyväskylä.

La Universidad de Mondragón lo importó hace tres años, lo adaptó a la normativa universitaria española, le añadió el conocimiento empresarial que este grupo cooperativo ha desarrollado durante más de seis décadas y creó la primera titulación universitaria sobre emprendizaje que existe en España.

“No podemos seguir formando a los profesionales del futuro con las mismas herramientas del pasado”, señala Lander Beloki, decano de la Facultad de Empresariales de esta universidad, “El  mundo está cambiando más rápido que nunca y necesitamos crear nuevas formas de enseñanza y aprendizaje que se adapten al momento en el que vivimos”.  Y nada les pareció más apropiado que la metodología de la Team Academy finlandesa.

La Universidad de Mondragón lleva 3 años impartiendo este grado en el País Vasco. Su expansión ha comenzado en Madrid, donde se acaba de abrir el plazo de matrícula para que 30 jóvenes se conviertan en la primera promoción de Leinners en la capital. Teamlabs, cooperativa creada por Berta Lázaro, Juan Freire, Max Oliva y Félix Lozano, es la encargada de impulsar el proyecto cuya sede será el Centro de Innovación Social HUB Madrid.

Esta carrera se basa en el desarrollo de habilidades y competencias más que en la adquisición de conocimientos. Fiel al modelo finlandés, valores como la autonomía responsable, la creatividad, el diálogo, el trabajo en equipo o el sentido común son más importantes que la transmisión de información y memorización típicas del sistema español y la mayoría de occidente.

La visión global se adquiere mediante viajes formativos. Todos los alumnos de LEINN viajan a la Team Academy de Finlandia dos meses en el primer curso. En el segundo, su destino es San Francisco (EE.UU.), la cuna de las start ups tecnológicas, y el viaje de tercero se realiza a países emergentes, normalmente a China e India.

Otro de los pilares de esta formación es el ‘team learning’. Desde el primer día se forman equipos, normalmente de 15 personas, que inmediatamente constituyen una empresa. El rol del profesor se sustituye por el coach de equipo, similar al de un equipo deportivo. Su labor es orientar, aconsejar, formular preguntas, contar experiencias… en definitiva, asesorar.

Y si surgen conflictos entre los miembros del equipo, como ocurre en cualquier empresa, son los propios integrantes los que deben resolverlos, ya que están obligados a permanecer juntos durante los 4 años que dura la carrera.

El tercer eje de esta formación radica en la constante interacción con el mundo real. “Desde el primer año de carrera crean una empresa real, trabajan con clientes reales y con proyectos de verdad y deben facturar para superar el curso, entre otros objetivos”, explica Félix Lozano.

¿Y qué requisitos debe cumplir el futuro Leinner? “Que le guste aprender haciendo, que esté dispuesto a viajar y a abrir su mente, que sea constante, que quiera jugar en equipo, que no tenga miedo a cometer errores, que esté comprometido con la sociedad y el desarrollo sostenible y, sobre todo, que, aunque se lo va a pasar genial, esté dispuesto a trabajar duro, porque aquí se trabaja mucho más que en cualquiera de las carreras convencionales que se imparten en España”, recalca Juan Freire.

Al final, se trata de un tema de actitud más que de aptitud; por eso en el Team Academy les gusta repetir que ‘Ordinary people can do extraordinary things’.

Empezar, iniciar, acometer, intentar, entablar, abordar, promover, aventurar, comenzar, ejecutar… son sinónimos de emprender y todas implican acción, movimiento, no quedarse quieto… hacer. Esta obviedad es la base que dio origen a un nuevo modelo educativo que gira en torno al concepto ‘learning by doing’.

En este modelo, los estudiantes no son alumnos sino emprendedores. No son parte de una clase sino de un equipo y una empresa. Las aulas se sustituyen por espacios abiertos. En esta carrera no hay lecciones sino aprendizaje. No hay profesores sino entrenadores. No hay prácticas sino negocios y clientes reales. Ni siquiera hay notas ni exámenes. Y se celebran los errores.

Esta titulación universitaria se llama Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación (LEINN) y tiene su origen en la Tiimi Akademia, el centro de emprendimiento que se creó hace casi 20 años en la Universidad finlandesa de Jyväskylä.

La Universidad de Mondragón lo importó hace tres años, lo adaptó a la normativa universitaria española, le añadió el conocimiento empresarial que este grupo cooperativo ha desarrollado durante más de seis décadas y creó la primera titulación universitaria sobre emprendizaje que existe en España.

“No podemos seguir formando a los profesionales del futuro con las mismas herramientas del pasado”, señala Lander Beloki, decano de la Facultad de Empresariales de esta universidad, “El  mundo está cambiando más rápido que nunca y necesitamos crear nuevas formas de enseñanza y aprendizaje que se adapten al momento en el que vivimos”.  Y nada les pareció más apropiado que la metodología de la Team Academy finlandesa.

La Universidad de Mondragón lleva 3 años impartiendo este grado en el País Vasco. Su expansión ha comenzado en Madrid, donde se acaba de abrir el plazo de matrícula para que 30 jóvenes se conviertan en la primera promoción de Leinners en la capital. Teamlabs, cooperativa creada por Berta Lázaro, Juan Freire, Max Oliva y Félix Lozano, es la encargada de impulsar el proyecto cuya sede será el Centro de Innovación Social HUB Madrid.

Esta carrera se basa en el desarrollo de habilidades y competencias más que en la adquisición de conocimientos. Fiel al modelo finlandés, valores como la autonomía responsable, la creatividad, el diálogo, el trabajo en equipo o el sentido común son más importantes que la transmisión de información y memorización típicas del sistema español y la mayoría de occidente.

La visión global se adquiere mediante viajes formativos. Todos los alumnos de LEINN viajan a la Team Academy de Finlandia dos meses en el primer curso. En el segundo, su destino es San Francisco (EE.UU.), la cuna de las start ups tecnológicas, y el viaje de tercero se realiza a países emergentes, normalmente a China e India.

Otro de los pilares de esta formación es el ‘team learning’. Desde el primer día se forman equipos, normalmente de 15 personas, que inmediatamente constituyen una empresa. El rol del profesor se sustituye por el coach de equipo, similar al de un equipo deportivo. Su labor es orientar, aconsejar, formular preguntas, contar experiencias… en definitiva, asesorar.

Y si surgen conflictos entre los miembros del equipo, como ocurre en cualquier empresa, son los propios integrantes los que deben resolverlos, ya que están obligados a permanecer juntos durante los 4 años que dura la carrera.

El tercer eje de esta formación radica en la constante interacción con el mundo real. “Desde el primer año de carrera crean una empresa real, trabajan con clientes reales y con proyectos de verdad y deben facturar para superar el curso, entre otros objetivos”, explica Félix Lozano.

¿Y qué requisitos debe cumplir el futuro Leinner? “Que le guste aprender haciendo, que esté dispuesto a viajar y a abrir su mente, que sea constante, que quiera jugar en equipo, que no tenga miedo a cometer errores, que esté comprometido con la sociedad y el desarrollo sostenible y, sobre todo, que, aunque se lo va a pasar genial, esté dispuesto a trabajar duro, porque aquí se trabaja mucho más que en cualquiera de las carreras convencionales que se imparten en España”, recalca Juan Freire.

Al final, se trata de un tema de actitud más que de aptitud; por eso en el Team Academy les gusta repetir que ‘Ordinary people can do extraordinary things’.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Day for Failure, un día para celebrar el derecho al fracaso
Microcasas: Vivir o trabajar en 10 metros cuadrados
Todos tenemos un iDiot en nuestro interior
Si eres chica y te gustan los videojuegos, ¡a fregar!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 14
  • Juanjo,

    Casualidades de la vida, la semana pasada estuvimos con gente de LEINN. Todos los jueves organizan en el aulario de la UPV en San Sebastián una «kedada» a la que denominan «juergues». » y nos han invitado a participar en ellos (cuando las «obligaciones» nos lo permitan) 2 horas (de 17 a 19 h.) de intercambio de ideas y proyectos muy enriquecedoras. Una gente que no hay que perder de vista.

  • Después de 5 años de ingeniería he estado un año en el programa Team Academy Euskadi (uno especial para graduados que se imparte en Bilbao) y he de decir que en un año he aprendido más que en 5 de carrera. Haces contactos, aprendes, ideas proyectos, los llevas a cabo, facturas, buscas clientes, pruebas, fallas, aprendes…

    Que ningún joven se quede en casa esperando un trabajo porque hay miles de cosas que podemos hacer solos o con compañeros.

  • No había oído hablar de este proyecto y me parece sobre todo muy útil y le auguro un gran éxito. Yo siempre he pensado que así se tendría que estudiar, y cada vez que llega mi hija de 12 años con tal cantidad de deberes en este sistema de educación tan obsoleto, me entran los siete males, ya que yo he tenido que aprender a manejar Internet, Redes Sociales, hacer mis propios Blogs con casi 50 años y veo que mi hija en la era de la información no sabe nada de este tema, y es con lo que va a trabajar dentro de más o menos otros 12 años, a si que iré reservando plaza…
    Gracias por compartir.
    chuspena.com

  • La idea es muy buena, pero hace 25 años que en España existe un movimiento de emprendizaje dirigido a alumnos, que practicamente se basa en lo mismo.

    El movimiento Junior Empresa forma a los alumnos para la realidad del día a día. Yo, además de emprendedor, soy Ingeniero. Yo estudio mis asiganaturas y además trabajo en una empresa creada/dirigida por alumnos, con clientes de verdad, y proveedores de verdad. Además, impulsamos proyectos del alumnado para crear nuevas empresas, cooperativas etc que ayuden a mejorar la sociedad.

    Yo estudio Ingeniería, trabajo, y además emprendo. Sin team labs, sin HUB, etc que nos apoye, solo mi equipo de la Junior empresa. Lo de estos chicos tiene mucho mérito, pero hay mucha gente que llevamos tiempo haciendo lo mismo sin pretender ser cool.

    Está bien alabar el trabajo de esta gente pero hay que mirar lo que ya se hacia antes de importar modelos extranjeros.

    • Si nos lo quieres contar, estaremos encantados de escuchar en qué consiste el movimiento Junior Empresa. De todas formas, aquí nadie ha pretendido ser ‘cool’, como tú dices. Simplemente es un proyecto educativo que nos ha gustado y lo hemos contado. Gracias

      • Lo que quiero decir, es que no por utilizar palabrerías en ingles se hacen mejor las cosas. Me refiero al sistema educativo, no al artículo.

        De todas formas tampoco creo que el sistema de Junior Empresas sea la panacea, tiene muchas carencias, pero tampoco LEIN es la panacea. Creo que un punto intermedio podría ser mucho más completo a la hora de educar y preparas a las personas para trabajar en lo que quieran.

        Simplemente quería transmitir que a veces me molesta que se tome este movimiento como algo externo o nuevo, cuando realmente aquí (y sobre todo en el País Vasco) hace tiempo que se pretende impulsar este tipo sistemas educativos.

        Lo que está claro es que en muchos aspectos, el sistema de hoy en día está obsoleto.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *