fbpx
19 de enero 2012    /   IDEAS
por
 

Una hoja de ruta para el ateísmo del siglo 21

19 de enero 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Alain de Botton, es un ateo confeso que, por serlo, no quiere renunciar a todas las cosas buenas que aportan las religiones. Frecuentemente el escritor se encuentra en situaciones incómodas donde se ve presionado para escoger entre un lado u otro. «Y como yo, somos muchos a los que nos gustan los villancicos, el arte de Mantegna, las iglesias antiguas e incluso leer el antiguo testamento».

«Hablo de gente atraída por el ritual de la religión pero que no aceptan la doctrina. Hasta ahora estas personas están en una posición incómoda. Es casi como que si aceptas la doctrina inmediatamente tienes acceso a todo lo bueno y si lo rechazas acabas viviendo en un vertedero espiritual con CNN y Wal Mart como referentes. Yo no creo que tengamos que hacer esta distinción».

En su última ponencia en TED, De Botton traza una hoja de ruta para el ateísmo más acorde a los tiempos, despojado de sus complejos y la confrontación. «El laicismo está lleno de agujeros y no debemos tener miedo a coger lo mejor de cada religión para mejorarlo».

El primer pilar para iniciar esta reevaluación del ateísmo debe empezar por la educación. «En el siglo 19 disminuyó la asistencia a las iglesias porque la gente empezó a buscar lecciones sobre la vida y la moral en literatura y obras de Shakespeare. Fue una idea muy bella. Querían reemplazar las escrituras religiosas por la cultura».

Sin embargo, Botton piensa que, en el sistema educativo actual laico, nos hemos olvidado completamente de esto. «Si tú te presentas en una universidad de primera como Harvard o Oxford y dices que vienes en busca de cómo afrontar mejor la vida, es probable que te envíen a un manicomio. Nuestras instituciones educativas piensan que este no es su cometido. Nos ven como adultos racionales que necesitan datos».

El valor de la repetición

El pensador suizo cree que una de las lecciones más valiosas que podemos aprender de la religión es la repetición. «Pensamos que con aprender sobre Platón una vez a los 20 años es suficiente para el resto de nuestras vidas. La religión en cambio te dice que tienes que repetir las lecciones importantes varias veces al día. Necesitamos recordarnos cosas constantemente».

Como esto, hay varios temas más que pueden ser utilizados para la vida de un ateo como la estructura que marcan las religiones con sus calendarios, la importancia de la oratoria y la necesidad de pensar en el cuerpo. «No sólo somos cerebros. Los judíos ortodoxos acompañan la idea de pedir perdón con un baño cada viernes. Es una acción basada en un movimiento físico que une la mente con el cuerpo».

Todo esto, además, no es posible sin la colaboración entre todos. En este apartado, el escritor piensa que los ateos tienen mucho que aprender de la capacidad de organización de la iglesia católica. «La iglesia católica ingresó 96.000 millones de dólares en 2010. Puede que no estés de acuerdo con lo que enseñan pero hay que admirar como se organizan. La labor de un ateo actual es frecuentemente una, solitaria e individualista. Sin organización, nunca será posible construir bases sólidas».

Con esto no significa que De Botton busque crear una figura personalista para aglutinar el ateísmo. Prefiere trazar una hoja de ruta para hacerlo mejor. «No necesita cabezas visibles ni líderes. Es un proyecto wiki. He creado una base. El resto del mundo debería rellenar los huecos».

En este camino, cree que dar la espalda a la religión es un error que el ateo moderno no debe cometer. Se puede coger todo lo bueno sin lo malo. «Puedes no estar de acuerdo pero la religión es tan inteligente y sutil que no deberíamos dejar lo aprendido a lo largo de los siglos sólo para los religiosos. Es algo que pertenece a todos».

Foto: Wikimedia Commons

Alain de Botton, es un ateo confeso que, por serlo, no quiere renunciar a todas las cosas buenas que aportan las religiones. Frecuentemente el escritor se encuentra en situaciones incómodas donde se ve presionado para escoger entre un lado u otro. «Y como yo, somos muchos a los que nos gustan los villancicos, el arte de Mantegna, las iglesias antiguas e incluso leer el antiguo testamento».

«Hablo de gente atraída por el ritual de la religión pero que no aceptan la doctrina. Hasta ahora estas personas están en una posición incómoda. Es casi como que si aceptas la doctrina inmediatamente tienes acceso a todo lo bueno y si lo rechazas acabas viviendo en un vertedero espiritual con CNN y Wal Mart como referentes. Yo no creo que tengamos que hacer esta distinción».

En su última ponencia en TED, De Botton traza una hoja de ruta para el ateísmo más acorde a los tiempos, despojado de sus complejos y la confrontación. «El laicismo está lleno de agujeros y no debemos tener miedo a coger lo mejor de cada religión para mejorarlo».

El primer pilar para iniciar esta reevaluación del ateísmo debe empezar por la educación. «En el siglo 19 disminuyó la asistencia a las iglesias porque la gente empezó a buscar lecciones sobre la vida y la moral en literatura y obras de Shakespeare. Fue una idea muy bella. Querían reemplazar las escrituras religiosas por la cultura».

Sin embargo, Botton piensa que, en el sistema educativo actual laico, nos hemos olvidado completamente de esto. «Si tú te presentas en una universidad de primera como Harvard o Oxford y dices que vienes en busca de cómo afrontar mejor la vida, es probable que te envíen a un manicomio. Nuestras instituciones educativas piensan que este no es su cometido. Nos ven como adultos racionales que necesitan datos».

El valor de la repetición

El pensador suizo cree que una de las lecciones más valiosas que podemos aprender de la religión es la repetición. «Pensamos que con aprender sobre Platón una vez a los 20 años es suficiente para el resto de nuestras vidas. La religión en cambio te dice que tienes que repetir las lecciones importantes varias veces al día. Necesitamos recordarnos cosas constantemente».

Como esto, hay varios temas más que pueden ser utilizados para la vida de un ateo como la estructura que marcan las religiones con sus calendarios, la importancia de la oratoria y la necesidad de pensar en el cuerpo. «No sólo somos cerebros. Los judíos ortodoxos acompañan la idea de pedir perdón con un baño cada viernes. Es una acción basada en un movimiento físico que une la mente con el cuerpo».

Todo esto, además, no es posible sin la colaboración entre todos. En este apartado, el escritor piensa que los ateos tienen mucho que aprender de la capacidad de organización de la iglesia católica. «La iglesia católica ingresó 96.000 millones de dólares en 2010. Puede que no estés de acuerdo con lo que enseñan pero hay que admirar como se organizan. La labor de un ateo actual es frecuentemente una, solitaria e individualista. Sin organización, nunca será posible construir bases sólidas».

Con esto no significa que De Botton busque crear una figura personalista para aglutinar el ateísmo. Prefiere trazar una hoja de ruta para hacerlo mejor. «No necesita cabezas visibles ni líderes. Es un proyecto wiki. He creado una base. El resto del mundo debería rellenar los huecos».

En este camino, cree que dar la espalda a la religión es un error que el ateo moderno no debe cometer. Se puede coger todo lo bueno sin lo malo. «Puedes no estar de acuerdo pero la religión es tan inteligente y sutil que no deberíamos dejar lo aprendido a lo largo de los siglos sólo para los religiosos. Es algo que pertenece a todos».

Foto: Wikimedia Commons

Compártelo twitter facebook whatsapp
Estos gorros con pelo no «se chivan» si su portadora tiene cáncer o no
‘Speed hating’, encuentros para ligar insultando
Mapas con dignidad
¿Es Google el motor de la ciencia del futuro?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
      • No se puede mejorar el ateismo. El ateismo es no creer en dioses y nada más. No se puede mejorar algo definido de tal forma.
        El ateismo no habla sobre educación ni sobre arte. Eso lo hacen algunos ateos, pero el ateismo en sí nada tiene que ver con eso.

  • Yo me identifico como agnóstico, por lo que se menciona en el artículo coincide más con una filosofía agnóstica que con una atea, son dos terminos similares pero no iguales. El ateo niega la existencia de un dios y lucha por hacer valer su opinión, el agnóstico cree que el conocimiento de la divinidad es inalcanzable y la existencia de dios es intanscendente.

    Cómo agnóstico soy respetuoso de las creencias de cada persona, y como crítico de arte me fascina ver las expresiones religiosas de cada grupo histórico, cultural y geográfico; si más gente va por el camino de la apertura mental, vamos bien encaminados.
    Saludos desde Guatemala.

    • Un ateo no cree en dioses, nada más. Ni lucha ni nada. Tan solo no cree. No es necesario militar para ser ateo, no todos los ateos son Hitchens.

      El tipo este comete un error enorme al hablar de ateismo. Prácticamente todo lo que dice es un sinsentido. Habla de gente que le gustan las iglesias como si no hubieran edificios laicos de gran hermosura, habla de la gente que le gustan las canciones de navidad como si no hubieran millones de canciones no religiosas.
      Habla sobre buscar guía, consuelo, moral como si alguno de estos conceptos no fueran conceptos separados de la religión. Existen «guías» no religiosas, gente y lugares donde buscar consuelo no religiosos y moral no religiosa.
      Habla de calendarios como si los calendarios no hubieran sido creados por razones laicas como el saber cuándo se debe sembrar y recoger lo sembrado. Como si no hubiera fechas festivas no laicas en los calendarios.
      Habla del arte en general como si no hubiera geniales obras de arte. Dice que existe la idea de que el arte no deba explicarse a sí misma o que no debe tratar de otra cosa más que el arte, ridículo. Hay muchos tipos de arte y mientras algunos son realmente complejos de apreciar para mucha gente, existe también arte mucho más simple y accesible.
      El arte debe ser didáctico dice, el arte debe ser artístico, el arte es algo tremendamente subjetivo. Habrá arte didáctico y arte que no lo es. Qué hay de malo con una obra de arte con la única razón de ser de entretener por ejemplo?
      Admira la forma «institucional» en que trabajan las religiones, eso a mi me suena a que ama los dogmas y el aspecto dictatorial de las religiones.

      Que mires los métodos de las religiones, cuáles son sus métodos? El lavado de cerebro? La ignorancia?

      Hay algo más grande que uno? Algún tipo de conexión con ese algo más grande? Ninguna de estas preguntas tiene sentido. Más grande en qué sentido? Qué tipo de conexión?
      Momentos espirituales sin creer en un espíritu, me encantaría escuchar su definición de momento espiritual.

      Es triste que constantemente decimos «no creo así que no puedo tener una comunidad, estoy fuera de la moralidad, no puedo peregrinar». Cómo que no puedo ser parte de una comunidad si no soy religiosos? Cómo que no puedo tener una moralidad si no soy religioso? Cómo que no puedo peregrinar si no soy religioso? Este último tiene siento sentido ya que el peregrinaje está por definición atado a la religión, pero uno puede hacer un «perenigraje» para conocer sitios o personas que admira. No necesito ser religioso para viajar y conocer un sitio que por una u otra razón es importante para mi, por razones académicas por ejemplo.

      20 minutos de pelotudeces grandilocuentes.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies