13 de enero 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Una mano de pintura social para borrar la narcocultura

13 de enero 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Dante Aguilera, un joven artista de Culiacán (Sinaloa), cuenta que le ha tocado vivir dos «balaceras» mientras caminaba por las calles de esta localidad de un millón de habitantes. Casi todos los miembros de su familia y sus amigos también han sido testigos de alguna otra aquí, uno de los estados más peligrosos de México.

“La violencia y el narcotráfico se ha normalizado. La gente tiene miedo a salir. Es una neurosis generalizada y la narcocultura se ha impuesto”, se lamenta. Por eso el colectivo en el que ahora participa se ha puesto en lucha. Recuper-Arte trata de convertir los espacios abandonados en las colonias de Culiacán, “nidos de delincuencia, infecciones y drogadicción”, según la definición de Aguilera, en centros de arte y cultura, talleres infantiles y puntos de encuentro para la sociedad. “Estas son nuestra armas”.

1002046_436887429744799_151683836_n

En diciembre de 2012 comenzaron con su revolución artística. Creadores, creativos y diferentes colectivos de la ciudad estaban de acuerdo en que la deriva violenta del lugar y la inanición “por parte del gobierno central” requería que la propia sociedad se remangara para depurar la situación que viven. “Nuestra visión generalizada es que se hace necesario tener un contrapeso a la violencia y la narcocultura, algo que está influyendo gravemente sobre todo en los más pequeños. Creemos que el conocimiento y la cultura son los mejores métodos para pelear contra eso”.

Fue entonces cuando crearon Recuper-Arte y decidieron comenzar a ocupar los edificios abandonados de las colonias –las zonas más pobres, peligrosas y periféricas de la urbe – para reconvertirlos en centros sociales. “Son precisamente edificaciones que se levantaron para que funcionaran como casetas de policía por un plan del gobierno”, explica este portavoz.  “El plan fracasó y ahí quedaron las casetas. Se empezaron a usar para consumir o vender drogas y eran nidos de delincuencia. Nosotros las limpiamos, las pintamos, invitamos a artistas locales para que las intervengan, organizamos en ellas festivales para que los vecinos participen y llamamos a los niños para que se integren en la recuperación de los espacios”.

1151036_395807380519471_160719646_n

Su contraofensiva al declive parece que funciona. En apenas un año, sin más presupuesto que sus propios esfuerzos y el que deja una empresas de pinturas de forma anónima y altruista -colabora con el proyecto aportando las pinturas con las que se pintan los espacios-, este colectivo de 30 personas ha conseguido introducirse en una decena de colonias y ha atraído la atención de otras asociaciones, que han convertido su proyecto en un plan de muchos colectivos donde cientos de personas están trabajando en el rescate social de la ciudad.

Entre la aportación de todos los voluntarios “ya se han impartido clases de pintura, de títeres, de lucha libre, de kung fu, de música, de hip-hop, de reciclaje…”, enumera Aguilera. “Cuando ocupamos entre cinco colectivos el Teatro Griego del Parque Ernesto Millán Escalante, que llevaba 12 años sin utilizarse, y llamamos a una convocatoria en él para la gente, hicimos tanto ruido que hasta el gobernador local fue”.

1510494_436886076411601_1288050015_n

Esto no quiere decir que se hayan hecho muy amigos de la clase política. Visto que las administraciones no se comprometen, ellos han decidido no esperar a que se convenzan de la necesidad de este tipo de acciones. “Cuando hacemos algo avisamos a las autoridades”, reconoce el artista, “pero no les pedimos permiso”.

Les basta con el beneplácito de los pobladores de los lugares que intervienen. “A la gente le gusta. Porque no somos el gobierno. Y hasta ahora han visto que si reciben algo tienen que dar algo, y aquí no. Excepto su voluntad de participar. Mandan a los niños a los talleres y están tranquilos si están allí. Y también organizamos talleres para adultos. La sociedad se moviliza y tiene un lugar donde acudir”.

Hasta su gran enemiga, la narcocultura, parece estar claudicando ante el empeño artístico. «Algunas de esas casetas abandonadas que hemos ocupado eran utilizadas como pequeños puntos de venta de droga», cuenta Aguilera, «pero los mismos que llevaban esas narcotienditas, al ver que hacíamos algo productivo, nos dejaron en paz. Apenas hemos vivido algún pequeño enfrentamiento muy leve en alguna ocasión por esto. La gente se ha mostrado muy receptiva y creemos que sí estamos haciendo frente a la cultura de la violencia y la droga en la ciudad”.

Dice Aguilera que las cosas que están realizando en Culiacán no quedan aquí. Que hay muchas colonias. Que existen innumerables espacios desahuciados. Que tienen ganas de trabajar… La lucha continúa.

1604871_447823091984566_1547331521_n

1006216_381271571973052_345415133_n

1014247_446448615455347_284471180_n

1459663_436888996411309_873030712_n

946089_360517230715153_1118307239_n

1471319_436881923078683_947986317_n

1476202_436890483077827_1086507461_n

1473013_436892276410981_461268360_n

1606844_446448628788679_1914052151_n

Captura de pantalla 2014-01-11 a la(s) 01.17.13

551422_436889269744615_1350807556_n

1508013_436888449744697_540132554_n

374980_362008973899312_413940554_n

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Dante Aguilera, un joven artista de Culiacán (Sinaloa), cuenta que le ha tocado vivir dos «balaceras» mientras caminaba por las calles de esta localidad de un millón de habitantes. Casi todos los miembros de su familia y sus amigos también han sido testigos de alguna otra aquí, uno de los estados más peligrosos de México.

“La violencia y el narcotráfico se ha normalizado. La gente tiene miedo a salir. Es una neurosis generalizada y la narcocultura se ha impuesto”, se lamenta. Por eso el colectivo en el que ahora participa se ha puesto en lucha. Recuper-Arte trata de convertir los espacios abandonados en las colonias de Culiacán, “nidos de delincuencia, infecciones y drogadicción”, según la definición de Aguilera, en centros de arte y cultura, talleres infantiles y puntos de encuentro para la sociedad. “Estas son nuestra armas”.

1002046_436887429744799_151683836_n

En diciembre de 2012 comenzaron con su revolución artística. Creadores, creativos y diferentes colectivos de la ciudad estaban de acuerdo en que la deriva violenta del lugar y la inanición “por parte del gobierno central” requería que la propia sociedad se remangara para depurar la situación que viven. “Nuestra visión generalizada es que se hace necesario tener un contrapeso a la violencia y la narcocultura, algo que está influyendo gravemente sobre todo en los más pequeños. Creemos que el conocimiento y la cultura son los mejores métodos para pelear contra eso”.

Fue entonces cuando crearon Recuper-Arte y decidieron comenzar a ocupar los edificios abandonados de las colonias –las zonas más pobres, peligrosas y periféricas de la urbe – para reconvertirlos en centros sociales. “Son precisamente edificaciones que se levantaron para que funcionaran como casetas de policía por un plan del gobierno”, explica este portavoz.  “El plan fracasó y ahí quedaron las casetas. Se empezaron a usar para consumir o vender drogas y eran nidos de delincuencia. Nosotros las limpiamos, las pintamos, invitamos a artistas locales para que las intervengan, organizamos en ellas festivales para que los vecinos participen y llamamos a los niños para que se integren en la recuperación de los espacios”.

1151036_395807380519471_160719646_n

Su contraofensiva al declive parece que funciona. En apenas un año, sin más presupuesto que sus propios esfuerzos y el que deja una empresas de pinturas de forma anónima y altruista -colabora con el proyecto aportando las pinturas con las que se pintan los espacios-, este colectivo de 30 personas ha conseguido introducirse en una decena de colonias y ha atraído la atención de otras asociaciones, que han convertido su proyecto en un plan de muchos colectivos donde cientos de personas están trabajando en el rescate social de la ciudad.

Entre la aportación de todos los voluntarios “ya se han impartido clases de pintura, de títeres, de lucha libre, de kung fu, de música, de hip-hop, de reciclaje…”, enumera Aguilera. “Cuando ocupamos entre cinco colectivos el Teatro Griego del Parque Ernesto Millán Escalante, que llevaba 12 años sin utilizarse, y llamamos a una convocatoria en él para la gente, hicimos tanto ruido que hasta el gobernador local fue”.

1510494_436886076411601_1288050015_n

Esto no quiere decir que se hayan hecho muy amigos de la clase política. Visto que las administraciones no se comprometen, ellos han decidido no esperar a que se convenzan de la necesidad de este tipo de acciones. “Cuando hacemos algo avisamos a las autoridades”, reconoce el artista, “pero no les pedimos permiso”.

Les basta con el beneplácito de los pobladores de los lugares que intervienen. “A la gente le gusta. Porque no somos el gobierno. Y hasta ahora han visto que si reciben algo tienen que dar algo, y aquí no. Excepto su voluntad de participar. Mandan a los niños a los talleres y están tranquilos si están allí. Y también organizamos talleres para adultos. La sociedad se moviliza y tiene un lugar donde acudir”.

Hasta su gran enemiga, la narcocultura, parece estar claudicando ante el empeño artístico. «Algunas de esas casetas abandonadas que hemos ocupado eran utilizadas como pequeños puntos de venta de droga», cuenta Aguilera, «pero los mismos que llevaban esas narcotienditas, al ver que hacíamos algo productivo, nos dejaron en paz. Apenas hemos vivido algún pequeño enfrentamiento muy leve en alguna ocasión por esto. La gente se ha mostrado muy receptiva y creemos que sí estamos haciendo frente a la cultura de la violencia y la droga en la ciudad”.

Dice Aguilera que las cosas que están realizando en Culiacán no quedan aquí. Que hay muchas colonias. Que existen innumerables espacios desahuciados. Que tienen ganas de trabajar… La lucha continúa.

1604871_447823091984566_1547331521_n

1006216_381271571973052_345415133_n

1014247_446448615455347_284471180_n

1459663_436888996411309_873030712_n

946089_360517230715153_1118307239_n

1471319_436881923078683_947986317_n

1476202_436890483077827_1086507461_n

1473013_436892276410981_461268360_n

1606844_446448628788679_1914052151_n

Captura de pantalla 2014-01-11 a la(s) 01.17.13

551422_436889269744615_1350807556_n

1508013_436888449744697_540132554_n

374980_362008973899312_413940554_n

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las octogenarias que están revolucionando el mercado del arte
Éxito para perdedores: un cómic sobre cómo emprender
Los terraplanistas, ese grupo que dice saber más que la NASA
Una portada de ‘charity’ y modernismo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • un grupo de vecinos decidimos rescatar un area verde que estaba convertido en basurero. hoy despues de 9 años de lucha, gestion y actividades vecinales, podemos decir que tenemos un parque donde niños, jovenes y adultos pueden usar, este es el parque Luz Daniela Gaxiola, ubicado en el fraccionamiento universidad 94, etapa 2

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies