fbpx
25 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Una telenovela para enseñar a gestionar las finanzas

25 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Mujer 1: Yo sé que vos no os creéis que voy a construir pero ¿sabes qué? Duermo, sueño y me despierto pensando en mi casa.
Mujer 2: Sí, amiga, pero una casa no se construye con sueños. Hay que planear las finanzas.

Mujer 1: Ya sé.
Mujer 2: También necesitas equipamiento (muebles) y ese marido, ni picha ni cacha ni deja batear.
Este diálogo podría ser de cualquier telenovela que emiten por las tarde en la caja tonta pero esta última viene con algo que las otras no tienen: un mensaje más allá de la típica historia del chico rico enamorado de la chica humilde o viceversa.
Hablamos de contracorriente. Un culebrón de 16 capítulos que se estrenará el 9 de noviembre en el canal dominicano Telesistema. Su objetivo es educar sobre cómo mejorar la gestión de las finanzas en el hogar.
La producción sigue la vida de la familia Ortiz y hace especial énfasis en las mujeres. Según Fast Company, está financiada por la organización sin ánimo de lucro World Women’s Bank.
Durante el transcurso de la trama se integran situaciones sobre el envio de remesas, cómo abrir una cuenta o cómo invertir el dinero de forma segura. Pero la historia no solo se centra en eso. Los creadores son conscientes de que para enganchar a la audiencia tienen que ofrecer más morbo.

«Hay suficientes elementos de tensión en la trama para mantener el interés de los espectadores incluido el de una hija que está sufriendo abusos por parte de su padre», explica Fast Company.

Contracorriente es un ejemplo más de la creciente importancia que se está otorgando a la educación financiera como algo equiparable a aprender a leer y escribir.

Tampoco son los primeros en utilizar medios no convencionales para hacerlo. En 2009 Warren Buffet lanzó una serie de dibujos animados llamados Secret Millionaire Club, con el objetivo de que los niños tomen conciencia sobre el dinero y el emprendimiento.
También tenemos un ejemplo reciente de la utilización de telenovelas para promocionar causas sociales. El departamento de transporte de Tejas recurrió en junio a una serie de miniculebrones para concienciar a la comunidad hispana sobre la conducción bajo los efectos del alcohol.

Mientras tanto, en República Dominicana hay un nuevo ejemplo de que no toda la tele tiene que ser basura. O visto de otra manera, si vas a hacer basura, por lo menos que tenga un mensaje importante en el trasfondo.


Mujer 1: Yo sé que vos no os creéis que voy a construir pero ¿sabes qué? Duermo, sueño y me despierto pensando en mi casa.
Mujer 2: Sí, amiga, pero una casa no se construye con sueños. Hay que planear las finanzas.

Mujer 1: Ya sé.
Mujer 2: También necesitas equipamiento (muebles) y ese marido, ni picha ni cacha ni deja batear.
Este diálogo podría ser de cualquier telenovela que emiten por las tarde en la caja tonta pero esta última viene con algo que las otras no tienen: un mensaje más allá de la típica historia del chico rico enamorado de la chica humilde o viceversa.
Hablamos de contracorriente. Un culebrón de 16 capítulos que se estrenará el 9 de noviembre en el canal dominicano Telesistema. Su objetivo es educar sobre cómo mejorar la gestión de las finanzas en el hogar.
La producción sigue la vida de la familia Ortiz y hace especial énfasis en las mujeres. Según Fast Company, está financiada por la organización sin ánimo de lucro World Women’s Bank.
Durante el transcurso de la trama se integran situaciones sobre el envio de remesas, cómo abrir una cuenta o cómo invertir el dinero de forma segura. Pero la historia no solo se centra en eso. Los creadores son conscientes de que para enganchar a la audiencia tienen que ofrecer más morbo.

«Hay suficientes elementos de tensión en la trama para mantener el interés de los espectadores incluido el de una hija que está sufriendo abusos por parte de su padre», explica Fast Company.

Contracorriente es un ejemplo más de la creciente importancia que se está otorgando a la educación financiera como algo equiparable a aprender a leer y escribir.

Tampoco son los primeros en utilizar medios no convencionales para hacerlo. En 2009 Warren Buffet lanzó una serie de dibujos animados llamados Secret Millionaire Club, con el objetivo de que los niños tomen conciencia sobre el dinero y el emprendimiento.
También tenemos un ejemplo reciente de la utilización de telenovelas para promocionar causas sociales. El departamento de transporte de Tejas recurrió en junio a una serie de miniculebrones para concienciar a la comunidad hispana sobre la conducción bajo los efectos del alcohol.

Mientras tanto, en República Dominicana hay un nuevo ejemplo de que no toda la tele tiene que ser basura. O visto de otra manera, si vas a hacer basura, por lo menos que tenga un mensaje importante en el trasfondo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Compartes piso? Entonces sabrás qué es un Compañero de Piso de Mierda
Poesía ciberpunk
La ciencia, con arte entra
Mobiliario urbano al servicio de la bici
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *