Warning: Illegal string offset 'width' in /home/yorokobu/public_html/html/src/plugins/wordpress-seo/frontend/schema/class-schema-image.php on line 149

Warning: Illegal string offset 'height' in /home/yorokobu/public_html/html/src/plugins/wordpress-seo/frontend/schema/class-schema-image.php on line 150
22 de febrero 2013    /   DIGITAL
por
 

'Adhocracia' o trabajar con quien quieres

22 de febrero 2013    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

urbano
En los comienzos, el humano era nómada. Iba allá donde el alimento crecía. Pero la Historia dio la vuelta al asunto y, con el tiempo, el humano se hizo sedentario. Muy sedentario. Se aferró a la quietud y empezó a temer el cambio. Creyó que encerrarse toda la vida en una misma casa y una misma oficina, y rodearse siempre de las mismas personas, le salvaría de los peligros que acechaban ahí fuera. Hasta hoy. Porque ese escenario se ha derrumbado. En lo personal y en lo laboral.
“Estamos viviendo una transformación muy fuerte en la cadena productiva. Antes, la mayor ambición era trabajar en una gran firma. Ahora, muchos nuevos profesionales prefieren trabajar por su cuenta o en una empresa pequeña y, cada vez más, trabajan en red”, explica el experto en gestión del conocimiento Domenico di Siena.
Las corazas del pasado han caducado. “Hemos superado una barrera habitual del modelo anterior. Las grandes empresas protegían su trabajo pero ahora están descubriendo otras formas más flexibles y permeables como la innovación abierta. Hacemos más intercambios y, así, hacemos más fuerte nuestro trabajo”.
Esta es la teoría. Pero el investigador, además, la lleva al terreno. Di Siena acaba de fundar una agencia llamada Urbano Humano, que califica de “distribuida, híbrida, digital y glocal”.
La compañía, especializada en investigación, diseño social, innovación urbana, network thinking y gestión del conocimiento, es distribuida porque une a profesionales de distintos ámbitos y diferentes localizaciones en un mismo proyecto sin necesidad de encerrarlos en una misma oficina. “Yo estoy en el centro de este movimiento pero no voy a tener empleados. El marco de trabajo se realizará mediante colaboraciones”, indica.
“Necesitamos desarrollar relaciones de trabajo más fluidas, más seguras… La seguridad nace cuando conocemos a las personas con las que vamos a trabajar y confiamos en su labor”, dice. “Hay veces que se presenta una oportunidad de trabajo y se unen varios individuos que no se conocen para hacer ese proyecto. Yo creo que hay que generar un sistema que funcione al revés. La unión de profesionales debe provocar la oportunidad en lugar de que la oportunidad genere el grupo”.
El italiano denomina adhocracia a esta forma de organización laboral. “Las personas que se encuentran bien haciendo cosas juntas deben tener la capacidad de organizarse en proyectos”.
Este modo de trabajar está en las antípodas de esa “antigua tendencia a crear estructuras demasiado pesadas”. En la adhocracia, en su lugar, “nos juntamos en cada momento los perfiles que interesan para un proyecto. No pensamos en el futuro. No hay compromiso de trabajar juntos en todo lo que surja en adelante”.
Esta estructura debe ser ligera, flexible y operar con autonomía de sus miembros. “Yo puedo desaparecer y que el resto de personas sigan trabajando juntas”, especifica. “Además, no necesitamos oficina porque trabajamos en red. Nos juntamos, cuando lo necesitamos, en un sitio distinto cada vez”.
El experto en gestión del conocimiento enfatiza que, en la actualidad, el enfoque de una compañía o del trabajo de un profesional ha de ser glocal (local y global a la vez). “Estamos condicionados por lo local y global”.
Esto significa que la movilidad vuelve. Y no hay que temerle. Al contrario. Cruzar fronteras es una oportunidad (personal y laboral). “En este contexto de trabajo en red y relaciones de confianza no hay que comprometerse a tener una ubicación determinada. Trabajar con una persona ya no depende de su localización”.
En este nuevo contexto surgen valores imprescindibles. Uno de ellos, la ‘corresponsabilidad’ (“Todos compartimos autoría y responsabilidad”, apunta). Otro, el ‘marco ético’ (“Es la economía del bien común”).
Esta forma de entender la economía planta cara al capitalismo más feroz. “El conocimiento es algo que se genera entre todos. Hay un intercambio continuo de información y, por eso, tengo que vender servicios. No tiene sentido que venda conocimiento”, explica el investigador.
“El marco ético implica que no puedo generar dependencia a mi cliente. No puedo vender conocimiento”, aclara. “Tengo que vender diseño y consultoría para que el cliente crezca y aprenda a trabajar por sí mismo. Ese es mi objetivo”.
Ilustración de Jaime Eizaguirre.

urbano
En los comienzos, el humano era nómada. Iba allá donde el alimento crecía. Pero la Historia dio la vuelta al asunto y, con el tiempo, el humano se hizo sedentario. Muy sedentario. Se aferró a la quietud y empezó a temer el cambio. Creyó que encerrarse toda la vida en una misma casa y una misma oficina, y rodearse siempre de las mismas personas, le salvaría de los peligros que acechaban ahí fuera. Hasta hoy. Porque ese escenario se ha derrumbado. En lo personal y en lo laboral.
“Estamos viviendo una transformación muy fuerte en la cadena productiva. Antes, la mayor ambición era trabajar en una gran firma. Ahora, muchos nuevos profesionales prefieren trabajar por su cuenta o en una empresa pequeña y, cada vez más, trabajan en red”, explica el experto en gestión del conocimiento Domenico di Siena.
Las corazas del pasado han caducado. “Hemos superado una barrera habitual del modelo anterior. Las grandes empresas protegían su trabajo pero ahora están descubriendo otras formas más flexibles y permeables como la innovación abierta. Hacemos más intercambios y, así, hacemos más fuerte nuestro trabajo”.
Esta es la teoría. Pero el investigador, además, la lleva al terreno. Di Siena acaba de fundar una agencia llamada Urbano Humano, que califica de “distribuida, híbrida, digital y glocal”.
La compañía, especializada en investigación, diseño social, innovación urbana, network thinking y gestión del conocimiento, es distribuida porque une a profesionales de distintos ámbitos y diferentes localizaciones en un mismo proyecto sin necesidad de encerrarlos en una misma oficina. “Yo estoy en el centro de este movimiento pero no voy a tener empleados. El marco de trabajo se realizará mediante colaboraciones”, indica.
“Necesitamos desarrollar relaciones de trabajo más fluidas, más seguras… La seguridad nace cuando conocemos a las personas con las que vamos a trabajar y confiamos en su labor”, dice. “Hay veces que se presenta una oportunidad de trabajo y se unen varios individuos que no se conocen para hacer ese proyecto. Yo creo que hay que generar un sistema que funcione al revés. La unión de profesionales debe provocar la oportunidad en lugar de que la oportunidad genere el grupo”.
El italiano denomina adhocracia a esta forma de organización laboral. “Las personas que se encuentran bien haciendo cosas juntas deben tener la capacidad de organizarse en proyectos”.
Este modo de trabajar está en las antípodas de esa “antigua tendencia a crear estructuras demasiado pesadas”. En la adhocracia, en su lugar, “nos juntamos en cada momento los perfiles que interesan para un proyecto. No pensamos en el futuro. No hay compromiso de trabajar juntos en todo lo que surja en adelante”.
Esta estructura debe ser ligera, flexible y operar con autonomía de sus miembros. “Yo puedo desaparecer y que el resto de personas sigan trabajando juntas”, especifica. “Además, no necesitamos oficina porque trabajamos en red. Nos juntamos, cuando lo necesitamos, en un sitio distinto cada vez”.
El experto en gestión del conocimiento enfatiza que, en la actualidad, el enfoque de una compañía o del trabajo de un profesional ha de ser glocal (local y global a la vez). “Estamos condicionados por lo local y global”.
Esto significa que la movilidad vuelve. Y no hay que temerle. Al contrario. Cruzar fronteras es una oportunidad (personal y laboral). “En este contexto de trabajo en red y relaciones de confianza no hay que comprometerse a tener una ubicación determinada. Trabajar con una persona ya no depende de su localización”.
En este nuevo contexto surgen valores imprescindibles. Uno de ellos, la ‘corresponsabilidad’ (“Todos compartimos autoría y responsabilidad”, apunta). Otro, el ‘marco ético’ (“Es la economía del bien común”).
Esta forma de entender la economía planta cara al capitalismo más feroz. “El conocimiento es algo que se genera entre todos. Hay un intercambio continuo de información y, por eso, tengo que vender servicios. No tiene sentido que venda conocimiento”, explica el investigador.
“El marco ético implica que no puedo generar dependencia a mi cliente. No puedo vender conocimiento”, aclara. “Tengo que vender diseño y consultoría para que el cliente crezca y aprenda a trabajar por sí mismo. Ese es mi objetivo”.
Ilustración de Jaime Eizaguirre.

Compártelo twitter facebook whatsapp
GIFs are the champions, my friend…
Una app para convertir noticias del periódico en relatos infantiles animados
¿Por qué mola «lo que mola»?
4 minutos con el inventor del teléfono móvil
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • «Yo estoy en el centro de este movimiento pero no voy a tener empleados. El marco de trabajo se realizará mediante colaboraciones»
    Al final es lo mismo de siempre, pero en vez de empleados asalariados tienes colaboradores autónomos. Tú estás en el centro y controlas el dinero (de dónde sale, a quién se paga y cuánto), los contactos (quién pide tus servicios) y los colaboradores (a quién coges y cuánto le pagas). Yo, como colaborador que carece de todo ello, dependo de que a ti se te ocurra llamarme y a ver cuánto me pagas. Y mientras no lo haces, tengo que pagarme yo solito la Seguridad Social.
    El Huffington Post, creo que lo llaman.

  • Mar, muchas gracias por tu texto. Resume estupendamente los elementos clave de Urbanohumano Agency…. lo describes mejor de lo que podría hacer yo mismo.
    Aprovecho para contestar al comentario de «Longhorne». La propuesta de Urbanohumano Agency es justamente evitar todo lo que tu describes.
    La idea principal, es generar oportunidades entre todos… generar relaciones de colaboración basadas en la confianza y en un marco etico compartido; y a partir de estas relaciones generar proyectos y trabajos, entendiendo que cada proyecto tiene su vida y su modelo de trabajo generado entre todos, de allí la referencia a la adhocracia.
    Mar trascrive una frase mia que creo que explica muy bien la diferencia: “Hay veces que se presenta una oportunidad de trabajo y se unen varios individuos que no se conocen para hacer ese proyecto. Yo creo que hay que generar un sistema que funcione al revés. La unión de profesionales debe provocar la oportunidad en lugar de que la oportunidad genere el grupo”.

  • Parece que ahora se puso «trendy» ser trabajador independiente y hay quienes requieren de un «label y tagline» para justificar este método. Muchas palabras y denominaciones de lo más «cool» para una práctica tan vieja como la vida misma.
    Sinceramente, no me parece más que una forma rimbombante de hacer publicidad de un sistema obsoleto como el de agencia. Particular énfasis en «agencia», ya que de ella parte esta serie de conceptos y denominaciones -para esta nota… que vamos, ¿me van a decir que recién ahora se enteraron que se puede trabajar a través de internet? GENTE!!!!
    Agencia, que no es más que otra forma de hacer lo opuesto a lo que maneja el propio concepto de trabajador independiente.
    Linda Charada.

  • Muy buena nota, sobre todo porque en Argentina hace poco se comenzó a llevar adelante este cambio de paradigma, y esta muy bueno encontrar notas donde lo expliquen tan bien para que los ciudadanos comprendan.
    Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *