26 de diciembre 2017    /   DIGITAL
por
 

Si estás de vacaciones, no toques el móvil ni con un palo

26 de diciembre 2017    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Si estás de vacaciones, mantente alejado del móvil y el ordenador. Tu cerebro ya recibe demasiados estímulos como para que lo mantengas ocupado en el tiempo de descanso.

Eso es lo que sostiene la revista Fortune en un artículo en el que el doctor David Greenfield, profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, afirma que «no creo que estemos diseñados para estar en ese estado de excitación neuronal tan alto constantemente».

En opinión de Greenfield, fundador también del Centro de Adicción a Internet de Connecticut, los smartphones se popularizaron hace apenas diez años. Ese tiempo es una nimiedad comparada con los doscientos mil años de la humanidad. Por esa razón, afirma Greenfield, «es posible que el ser humano tenga un tanto distorsionada su percepción sobre lo importante que es la tecnología en su vida».

Uno de los aspectos que más preocupan a Greenfield es el uso que se hace de los dispositivos tecnológicos en periodo vacacional. En estos casos, al hecho de mantener constante la actividad cerebral, se suma la incapacidad del usuario para olvidar las obligaciones laborales.

Para solucionarlo, Greenfield ha creado la teoría de «romper el cordón». Se trata de una serie de medidas destinadas a desintoxicarse de las redes sociales en tiempo de ocio. Aunque estas soluciones serán distintas y se aplicarán con diferente intensidad según los diversos tipos de personas, se podrían resumir en:

Desconecta totalmente.
Si no eres capaz de dosificar el uso de las redes y del correo electrónico, si tampoco tienes a nadie en tu entorno que controle el uso que haces de ellas, mejor desconecta totalmente. Puede que pases un tiempo con algo parecido al síndrome de abstinencia pero, a la larga, lo agradecerás.

Haz planes.
Solo con la buena voluntad no basta. Por mucho que pretendas no tocar el móvil o las redes sociales, si te quedas en casa, posiblemente no cumplas con el objetivo. Por eso, sal a la calle. Da igual el lugar, cualquiera vale. Incluso Cortylandia, que tal vez no sea el mejor de los planes, pero ya sabes: quien quita la ocasión, quita el peligro.

Interactúa con otros semejantes.
Los humanos son seres sociales. Los dispositivos, en muchos casos, limitan esas relaciones. Recupéralas dejando las pantallas electrónicas a un lado. Para que no sea muy traumático, evita a tu cuñado. De todas formas, tampoco está del todo claro que él sea un ser humano.

No utilices las pantallas como barrera.
En ocasiones, los dispositivos tecnológicos se usan, consciente o inconscientemente, como barreras para no enfrentarse a los problemas o llenar huecos cotidianos. No te parapetes en ellas, que no te vas a sentir mejor.

El Apocalipsis no va a llegar.
Quédate tranquilo. San Juan no dijo que llovería fuego si no contestas un mail a los cinco minutos de recibirlo. Por tanto, relájate, que estás de vacaciones. Si estás leyendo esto desde la oficina, relájate también.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Si estás de vacaciones, mantente alejado del móvil y el ordenador. Tu cerebro ya recibe demasiados estímulos como para que lo mantengas ocupado en el tiempo de descanso.

Eso es lo que sostiene la revista Fortune en un artículo en el que el doctor David Greenfield, profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, afirma que «no creo que estemos diseñados para estar en ese estado de excitación neuronal tan alto constantemente».

En opinión de Greenfield, fundador también del Centro de Adicción a Internet de Connecticut, los smartphones se popularizaron hace apenas diez años. Ese tiempo es una nimiedad comparada con los doscientos mil años de la humanidad. Por esa razón, afirma Greenfield, «es posible que el ser humano tenga un tanto distorsionada su percepción sobre lo importante que es la tecnología en su vida».

Uno de los aspectos que más preocupan a Greenfield es el uso que se hace de los dispositivos tecnológicos en periodo vacacional. En estos casos, al hecho de mantener constante la actividad cerebral, se suma la incapacidad del usuario para olvidar las obligaciones laborales.

Para solucionarlo, Greenfield ha creado la teoría de «romper el cordón». Se trata de una serie de medidas destinadas a desintoxicarse de las redes sociales en tiempo de ocio. Aunque estas soluciones serán distintas y se aplicarán con diferente intensidad según los diversos tipos de personas, se podrían resumir en:

Desconecta totalmente.
Si no eres capaz de dosificar el uso de las redes y del correo electrónico, si tampoco tienes a nadie en tu entorno que controle el uso que haces de ellas, mejor desconecta totalmente. Puede que pases un tiempo con algo parecido al síndrome de abstinencia pero, a la larga, lo agradecerás.

Haz planes.
Solo con la buena voluntad no basta. Por mucho que pretendas no tocar el móvil o las redes sociales, si te quedas en casa, posiblemente no cumplas con el objetivo. Por eso, sal a la calle. Da igual el lugar, cualquiera vale. Incluso Cortylandia, que tal vez no sea el mejor de los planes, pero ya sabes: quien quita la ocasión, quita el peligro.

Interactúa con otros semejantes.
Los humanos son seres sociales. Los dispositivos, en muchos casos, limitan esas relaciones. Recupéralas dejando las pantallas electrónicas a un lado. Para que no sea muy traumático, evita a tu cuñado. De todas formas, tampoco está del todo claro que él sea un ser humano.

No utilices las pantallas como barrera.
En ocasiones, los dispositivos tecnológicos se usan, consciente o inconscientemente, como barreras para no enfrentarse a los problemas o llenar huecos cotidianos. No te parapetes en ellas, que no te vas a sentir mejor.

El Apocalipsis no va a llegar.
Quédate tranquilo. San Juan no dijo que llovería fuego si no contestas un mail a los cinco minutos de recibirlo. Por tanto, relájate, que estás de vacaciones. Si estás leyendo esto desde la oficina, relájate también.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El gatillo fácil de retuitear un bulo
Necrológicas y redes sociales
Esta web te reta a dibujar mapas de videojuegos. De memoria
Así se ‘ruedan’ las obras de Storytel, el Netflix de los audiolibros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Genial!! No hay nada como desconectar en vacaciones, para dar en ma diana, experiencias en la naturaleza, casi siempre no hay cobertura o la propia actividad (espeleo, bareanquismo, surf, esquí…) no te permite coger el móvil. Esta pagina de reservas además dona el 5% de sus ingresos a acciones ecológicas locales http://www.xmigrations.com

  • Comentarios cerrados.