14 de febrero 2012    /   BUSINESS
por
 

Valentín, el santo más liberal

14 de febrero 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es el patrón de los enamorados y, según el profesor Christopher J. Coyne, San Valentín debería serlo también de los neoliberales, enamorados o no.

A decir verdad, Coyne desconoce de qué sistema económico era partidario el sacerdote romano martirizado en el siglo III pero tiene claro que la fiesta que se celebra en su honor es el resultado directo de la riqueza generada por los mercados.

Según explica en Learnliberty.org, el Día de los Enamorados, tal y como está concebido en la actualidad, es posible gracias al libre mercado. “Antes del surgimiento del capitalismo sólo las personas ricas tenían tiempo y dinero para dedicarlo a sus seres queridos, mientras que, a día de hoy, la mayoría puede ahorrar algo para gastarlo en ocio o regalos para el 14 de febrero”.

Para reafirmar su tesis, Coyne habla también de los regalos y se refiere al concepto económico conocido como signaling. Y por eso, aunque los economistas argumentan a menudo que el dinero en efectivo es lo más práctico porque la otra persona puede comprar con él lo que quiera, Coyne aconseja comprar un regalo ya que esa ‘es una señal’ de haber estado pensando en el enamorado.

En cuanto a lo de considerar San Valentín como un estímulo para la economía, Coyne recuerda que aunque son muchos los expertos que consideran que sí, otros, en cambio, no lo tienen tan claro. Los que así opinan basan sus argumentos en la teoría del coste de oportunidad ya que el dinero gastado en regalos para San Valentín podría ser invertido en otros bienes o servicios. O podría ser ahorrado. En el caso de hacerlo en una entidad financiera, habría que tener en cuenta que ese dinero financiaría proyectos que, a su vez, podrían tener su repercusión económica. Por eso, en este caso, lo mejor según Coyne es pensar en San Valentín simplemente como la oportunidad para encontrar un regalo que ‘importa’ a la persona que ‘te importa’.

Gracias por la pista, Carlos Rodríguez Braun

Es el patrón de los enamorados y, según el profesor Christopher J. Coyne, San Valentín debería serlo también de los neoliberales, enamorados o no.

A decir verdad, Coyne desconoce de qué sistema económico era partidario el sacerdote romano martirizado en el siglo III pero tiene claro que la fiesta que se celebra en su honor es el resultado directo de la riqueza generada por los mercados.

Según explica en Learnliberty.org, el Día de los Enamorados, tal y como está concebido en la actualidad, es posible gracias al libre mercado. “Antes del surgimiento del capitalismo sólo las personas ricas tenían tiempo y dinero para dedicarlo a sus seres queridos, mientras que, a día de hoy, la mayoría puede ahorrar algo para gastarlo en ocio o regalos para el 14 de febrero”.

Para reafirmar su tesis, Coyne habla también de los regalos y se refiere al concepto económico conocido como signaling. Y por eso, aunque los economistas argumentan a menudo que el dinero en efectivo es lo más práctico porque la otra persona puede comprar con él lo que quiera, Coyne aconseja comprar un regalo ya que esa ‘es una señal’ de haber estado pensando en el enamorado.

En cuanto a lo de considerar San Valentín como un estímulo para la economía, Coyne recuerda que aunque son muchos los expertos que consideran que sí, otros, en cambio, no lo tienen tan claro. Los que así opinan basan sus argumentos en la teoría del coste de oportunidad ya que el dinero gastado en regalos para San Valentín podría ser invertido en otros bienes o servicios. O podría ser ahorrado. En el caso de hacerlo en una entidad financiera, habría que tener en cuenta que ese dinero financiaría proyectos que, a su vez, podrían tener su repercusión económica. Por eso, en este caso, lo mejor según Coyne es pensar en San Valentín simplemente como la oportunidad para encontrar un regalo que ‘importa’ a la persona que ‘te importa’.

Gracias por la pista, Carlos Rodríguez Braun

Compártelo twitter facebook whatsapp
Recursos humanos tiene que demostrar que no es un departamento inútil
Proyecto Trinchera: cómo enseñar a los niños a decirlo todo con arte y sin hablar
La Vampira del Raval: España también tuvo su Jack el Destripador
Liberales: un estado del bienestar, pero sin Estado
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies