Publicado: 02 de junio 2011 12:01  /   CREATIVIDAD
por
 

Variations on normal: Una cosa + otra cosa = una cosa nueva

Publicado: 02 de junio 2011 12:01  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp


Si a Dominic Wilcox le preguntasen qué es lo que tiene en la cabeza, en lugar de un anuncio de 25”, necesitaría al menos una trilogía tipo El Señor de los Anillos… Aunque Wilcox prefiere desarrollar sus ideas en su blog.
“En Variationsonnormal.com recojo ideas que me surgen de forma espontánea. Antes las anotaba en un cuaderno pero nadie podía verlas, por lo que opté por colgarlas en el blog para que estén al alcance de todos”.
Las más desarrolladas, las que conllevan más tiempo, las sube a Dominicwilcox.com. Allí, entre otros, se encuentra su último proyecto Waiting Room. “Se trata de una habitación situada dentro de un edificio que está a punto de ser demolido. Decidí dejarla intacta pero pintarla de blanco. Despojarla de todo color en sus últimos días de vida”.

Wilcox no cree en las musas ni bebe de ninguna fuente de inspiración concreta. Lo único que hace su cerebro es sumar, aunque no de forma totalmente ortodoxa porque para él uno más uno no es exactamente dos: “Me fijo en todo lo que me rodea y de repente mi cerebro decide unir dos cosas hasta entonces separadas para crear una nueva”.

 






Si a Dominic Wilcox le preguntasen qué es lo que tiene en la cabeza, en lugar de un anuncio de 25”, necesitaría al menos una trilogía tipo El Señor de los Anillos… Aunque Wilcox prefiere desarrollar sus ideas en su blog.
“En Variationsonnormal.com recojo ideas que me surgen de forma espontánea. Antes las anotaba en un cuaderno pero nadie podía verlas, por lo que opté por colgarlas en el blog para que estén al alcance de todos”.
Las más desarrolladas, las que conllevan más tiempo, las sube a Dominicwilcox.com. Allí, entre otros, se encuentra su último proyecto Waiting Room. “Se trata de una habitación situada dentro de un edificio que está a punto de ser demolido. Decidí dejarla intacta pero pintarla de blanco. Despojarla de todo color en sus últimos días de vida”.

Wilcox no cree en las musas ni bebe de ninguna fuente de inspiración concreta. Lo único que hace su cerebro es sumar, aunque no de forma totalmente ortodoxa porque para él uno más uno no es exactamente dos: “Me fijo en todo lo que me rodea y de repente mi cerebro decide unir dos cosas hasta entonces separadas para crear una nueva”.

 





Compártelo twitter facebook whatsapp
Dibujos para escapar de un mundo pestilente
Miguel Trillo: «Cada foto que hago tiene una canción, una melodía»
Kalification: Una plataforma ciudadana para calificar a las agencias de calificación de riesgos
Un cono de tráfico como capirote de una estatua, el mejor icono de Glasgow
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp