8 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las vecinas del 2º no se llevan bien

8 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las mujeres del 2º puerta A y 2º puerta B «de esta nuestra comunidad», tienen sus diferencias con respecto a quién folla haciendo una serie de ruidos, onomatopeyas y exclamaciones varias y quién no.
La discusión lleva un mensaje claro: «No me despiertes al niño de la siesta, que le rompes el ciclo del sueño». Vamos, hombre, con lo que cuesta que un bebé se duerma a veces y encima lo despiertan de la siesta los gritos tan sexuales como profesionales de la vecina pared con pared, que más bien parecen voces de una profesional del porno.
Pero que quede claro, según el testimonio gráfico que atestigua Parece del Mundo Today, que la vecina del 2º puerta A no pone reparos en que su vecina practique el deporte en horizontal –por lo general- más querido y extendido en el planeta; es solo por su bebé. Además, añade en una posdata -P.D. es posdata, Mariló-, que ella también folla, pero «no se entera ni Dios». Ahí, dejando alto el pabellón español del folleteo.
vecinas-del-segundo
Al otro lado está la vecina del 2º puerta B, que recibe un regalo a modo de lubricante en la misma nota pegado con celo estilo cutre, pero un regalo no se debe criticar y menos rechazar. La vecina, extrañada porque está en el trabajo a esas horas, y después de caer en la cuenta de quién está en casa entonces –«¡mi novio el folleitor!»-, rechaza el regalo-lubricante y le devuelve la misiva con otra con un comienzo más frío que una sonrisa de Fernando Alonso: «Aquí tienes tu lubricante, no lo necesito».
Con una nota aclaratoria que seguirían el resto de los vecinos con suma atención, como La que se avecina en sus mejores tiempos, la vecina corneada explica a su querida vecina –recordemos que puerta con puerta- que su novio está «en la casa de la hija de puta de su madre». Aquí la madre no sabemos qué papel juega; de momento se lleva una bofetada en forma de calificativo, que no sabemos si merece.
Señoras vecinas del 2º puerta A y puerta B, les reemplazo a que dialoguen entre sí en casa de una u otra o, de lo contrario, monten una junta para explicarlo con lupa de 500 aumentos a los vecinos, porque esta intriga deja con mal sabor de boca al resto de «esta nuestra comunidad». Si necesitan un representante llamen al timbre del 2º puerta C. Allí les atenderé gustosamente.
Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, son interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Las mujeres del 2º puerta A y 2º puerta B «de esta nuestra comunidad», tienen sus diferencias con respecto a quién folla haciendo una serie de ruidos, onomatopeyas y exclamaciones varias y quién no.
La discusión lleva un mensaje claro: «No me despiertes al niño de la siesta, que le rompes el ciclo del sueño». Vamos, hombre, con lo que cuesta que un bebé se duerma a veces y encima lo despiertan de la siesta los gritos tan sexuales como profesionales de la vecina pared con pared, que más bien parecen voces de una profesional del porno.
Pero que quede claro, según el testimonio gráfico que atestigua Parece del Mundo Today, que la vecina del 2º puerta A no pone reparos en que su vecina practique el deporte en horizontal –por lo general- más querido y extendido en el planeta; es solo por su bebé. Además, añade en una posdata -P.D. es posdata, Mariló-, que ella también folla, pero «no se entera ni Dios». Ahí, dejando alto el pabellón español del folleteo.
vecinas-del-segundo
Al otro lado está la vecina del 2º puerta B, que recibe un regalo a modo de lubricante en la misma nota pegado con celo estilo cutre, pero un regalo no se debe criticar y menos rechazar. La vecina, extrañada porque está en el trabajo a esas horas, y después de caer en la cuenta de quién está en casa entonces –«¡mi novio el folleitor!»-, rechaza el regalo-lubricante y le devuelve la misiva con otra con un comienzo más frío que una sonrisa de Fernando Alonso: «Aquí tienes tu lubricante, no lo necesito».
Con una nota aclaratoria que seguirían el resto de los vecinos con suma atención, como La que se avecina en sus mejores tiempos, la vecina corneada explica a su querida vecina –recordemos que puerta con puerta- que su novio está «en la casa de la hija de puta de su madre». Aquí la madre no sabemos qué papel juega; de momento se lleva una bofetada en forma de calificativo, que no sabemos si merece.
Señoras vecinas del 2º puerta A y puerta B, les reemplazo a que dialoguen entre sí en casa de una u otra o, de lo contrario, monten una junta para explicarlo con lupa de 500 aumentos a los vecinos, porque esta intriga deja con mal sabor de boca al resto de «esta nuestra comunidad». Si necesitan un representante llamen al timbre del 2º puerta C. Allí les atenderé gustosamente.
Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, son interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El origen de los dichos: Tanto monta
Viajo solo y no soy raro
Una mirada antropológica a las gradas de un estadio de fútbol
Pintomima: colorea tus propios recuerdos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad