6 de marzo 2013    /   BUSINESS
por
 

Una máquina vending que imprime en 3D

6 de marzo 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

dreambox 3Dprinting
Hace tres años la impresión 3D parecía magia. Hoy es algo que empieza a resultar conocido y, dentro de tres años, podría ser algo habitual. Esta afirmación no es muy arriesgada. La fabricación por acumulación se extiende de forma veloz en todo el mundo.
Existen impresoras 3D que se pueden comprar por unos 1.000€. Los más entendidos pueden hacerse sus propios dispositivos por unos 350€. Hay tiendas especializadas en artículos en 3D. Han abierto cafés con cortadoras láser e impresoras de pegatinas. Y puede que, dentro de muy poco, no sea difícil encontrar máquinas vending donde se pueda imprimir objetos en 3D, al menos, en EEUU.
Una start-up de California (EEUU), formada por tres jóvenes (David Pastewka, Richard Berwick y Will Drevno), ha creado un prototipo de una vending donde un usuario puede subir su propio diseño o escoger alguno de un catálogo. Lo envía a Dreambox, se añade a la cola de impresión de la vending y espera su turno.
El objeto se imprime en material bioplástico y, cuando está terminado, los responsables de la vending lo guardan en una taquilla situada en la parte de abajo de la máquina con un código de seguridad. El usuario recibe un mensaje de texto que le avisa de que su artículo ya está listo y puede recogerlo introduciendo ese código.
El precio medio de imprimir un objeto ronda los 15 dólares, según informó David Pastewka por correo electrónico. “Si un usuario sube su propio diseño, le cobramos solo 35 centavos por centímetro cúbico”.
dreambox_team

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

dreambox 3Dprinting
Hace tres años la impresión 3D parecía magia. Hoy es algo que empieza a resultar conocido y, dentro de tres años, podría ser algo habitual. Esta afirmación no es muy arriesgada. La fabricación por acumulación se extiende de forma veloz en todo el mundo.
Existen impresoras 3D que se pueden comprar por unos 1.000€. Los más entendidos pueden hacerse sus propios dispositivos por unos 350€. Hay tiendas especializadas en artículos en 3D. Han abierto cafés con cortadoras láser e impresoras de pegatinas. Y puede que, dentro de muy poco, no sea difícil encontrar máquinas vending donde se pueda imprimir objetos en 3D, al menos, en EEUU.
Una start-up de California (EEUU), formada por tres jóvenes (David Pastewka, Richard Berwick y Will Drevno), ha creado un prototipo de una vending donde un usuario puede subir su propio diseño o escoger alguno de un catálogo. Lo envía a Dreambox, se añade a la cola de impresión de la vending y espera su turno.
El objeto se imprime en material bioplástico y, cuando está terminado, los responsables de la vending lo guardan en una taquilla situada en la parte de abajo de la máquina con un código de seguridad. El usuario recibe un mensaje de texto que le avisa de que su artículo ya está listo y puede recogerlo introduciendo ese código.
El precio medio de imprimir un objeto ronda los 15 dólares, según informó David Pastewka por correo electrónico. “Si un usuario sube su propio diseño, le cobramos solo 35 centavos por centímetro cúbico”.
dreambox_team

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La vida de ciencia ficción que tenía el creador del género de la ciencia ficción
Bangla-Pesa: la moneda alternativa que aumentó el comercio local en un 22%
Megan Maxwell: Cuando Eric Zimmerman hizo sombra a Christian Grey
Un cuento infantil que enseña a ser valientes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Pingback: Week-Log.456
  • Comentarios cerrados.