fbpx
22 de octubre 2015    /   IDEAS
por
 

Verbos con muy mala leche

22 de octubre 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Twitter, esa gran fuente de sabiduría, publicó hace tiempo este tuit:


Razón no le falta. Porque ¿cuántos fueron capaces de decirlo sin acudir al Diccionario para ver cómo se conjugaba ese verbo?
Roer es solo uno de esos verbos con mala follá que nos hacen pasar apuros de vez en cuando a la hora de conjugarlos. Pero no es el único. Aquí van unos cuantos más para que retéis a vuestros cuñados sabiondos en la próxima comida familiar.

Andar

¿Qué tiene de raro este verbo?, habrá quién se pregunte. Nada hasta que alguien nos pida que pensemos en pasado. ¿Andé o anduve? ¿Andó o anduvo? Y no digamos si queremos conjugar el subjuntivo: ¿Andara o anduviera?
Por el momento, tanto *andé como *andó o *andara son formas incorrectas. La lingüista Elena Álvarez Mellado explicaba la singularidad de este verbo irregular de la primera conjugación en un artículo para elDiario.
«La explicación para la singular conjugación del verbo andar la encontramos en el verbo habercuya evolución histórica acabó dando las formas conjugadas para el pasado hube, hubo, etc.», escribía Álvarez Mellado. «El poderoso verbo haber marcó tendencia y acabó por contagiar a otros verbos como estar, tener o andar, que le copiaron descaradamente la irregularidad y produjeron las formas conjugadas estuvo, tuvo y anduvo».
Los hablantes nos resistimos, a pesar de todo, a esa irregularidad y preferimos el uso de *andé, etc., pero la Academia insiste: en la norma culta, ese uso sigue siendo incorrecto. Seguiremos esperando. Si ya hemos conseguido que se acepte iros como imperativo, que andó y sus amigos suban al pódium es solo cuestión de tiempo.

Abolir

¿Algún valiente que sea capaz de decirnos cuál es la primera persona del singular del presente de indicativo de abolir? ¿Y cómo es la 3ª persona del mismo tiempo? ¿Abole o abuele? Las respuestas son abolo y abole.
Lo de este verbo es de nota. Hasta ahora estaba dentro del grupo de los llamados verbos defectivos, es decir, aquellos de los que solo se usaban las formas cuya desinencia comienza por -i (abolimos, abolían, abolirán). Pero esto ha cambiado y hoy en día se usa la conjugación completa. Lo mismo les ocurre a otros verbos que también eran defectivos y hoy, sin embargo, son verbos plenos: agredir, blandir, desvaír o transgredir.
Abolir es, por tanto, un verbo regular y lo del diptongo… como que no. Así que si escucháis a alguien decir que «un gobierno *abuele la pena de muerte», mandadle a él al paredón.

Prever

Este parece más fácil, ¿verdad? Debería bastar recordar que se conjuga como el verbo ver, del que procede. Por tanto diremos previó, prevé o preveía. Pero ¿por qué, entonces, nos empeñamos en decir *preveyendo en lugar de previendo? ¡Ah, misterio! Menos mal que tenemos al Instituto Cervantes que nos lo explica así de bien en su libro Las 100 dudas más frecuentes del español:

El error *preveyendo se produce por influencia del parónimo proveer, cuyo gerundio es proveyendo. Ambos verbos se influyen mutuamente como consecuencia de su parecido formal y pueden dar lugar a errores como *prevee, *preveyendo,* preveyó,* preveyera, etc., en lugar de prevé, previendo, previó, previera, etc.

Verter

Visto así, tan solito, tan infinitivo él, no parece tan guasón. Pero ¿cuál es la forma correcta: verter el vino o vertirlo? Reconocedlo, no seáis orgullosos, lo habéis dudado. Por supuesto, quienes hayáis dicho verterlo habéis acertado. El error está en que, a pesar de ser un verbo de la 2ª conjugación, se conjuga igual que los de la 3ª. Así que no solo es fácil ver errores como *vertirlo, sino también *vertimos, *vertís, *vertirán, *vertid y unos cuantos más en lugar de sus formas correctas (vertemos, vertéis, verterán, verted, etc.).
Sí, tiene mala baba el condenado. Porque qué le costaba a él cumplir la norma general que dice que los derivados siguen el modelo de la palabra base. En el caso de verter, que es un pusilánime, son sus compuestos los que deciden cómo se conjuga puesto que todos ellos acaban en -ir, o lo que es lo mismo, pertenecen a la 3ª conjugación: Convertir, subvertir, revertir, divertir, invertir, pervertir… Y ya se sabe: la mayoría gana.
verbos-interior

Abstraer (y sus amigos)

Quedaos bien con lo que decíamos un poco más arriba: los derivados siguen el modelo de la palabra base. Si no olvidáis esta máxima, no tendréis problemas para conjugar verbos como abstraer, desandar, retener, satisfacer, suponer o convencer.
Abstraer sigue el modelo de traer. Si el pretérito perfecto simple de traer es trajimos, ¿cómo será el de abstraer? Abstrajimos. Colleja sonora para los que digan *abstraímos.
Desandar es un verbo derivado de andar. Por tanto, desanduvimos sería la forma correcta, igual que debemos decir anduvimos.
Retener viene de tener, por tanto el que tuvo retuvo, no *retenió.
Suponer se conjuga como poner. Si no *poniste la mesa, tampoco *suponiste algo. Supusiste te quedará mucho mejor.
Convencer, es obvio, tiene su origen en vencer. Así que la forma correcta del presente de subjuntivo será convenza y no *convezca.
Satisfacer se conjuga como hacer. Decimos satisfago, satisfice, satisficiera, satisfaga, satisfará y no *satisfazco, *satisfací, *satisfaciera, *satisfazca o *satisfacerá.
Un momento. ¿Y qué ocurre con roer? Para aquellos que no habéis acudido a la edición online del Diccionario para ver cómo es su conjugación, la primera persona del presente de indicativo de roer es roo, roigo o royo. Las tres son correctas, aunque se prefiera la forma regular (roo). También son correctas roa, roya o roiga para el presente de subjuntivo.
Esto último, por si alguien vuelve a hacer una pregunta incómoda en Twitter.

Twitter, esa gran fuente de sabiduría, publicó hace tiempo este tuit:


Razón no le falta. Porque ¿cuántos fueron capaces de decirlo sin acudir al Diccionario para ver cómo se conjugaba ese verbo?
Roer es solo uno de esos verbos con mala follá que nos hacen pasar apuros de vez en cuando a la hora de conjugarlos. Pero no es el único. Aquí van unos cuantos más para que retéis a vuestros cuñados sabiondos en la próxima comida familiar.

Andar

¿Qué tiene de raro este verbo?, habrá quién se pregunte. Nada hasta que alguien nos pida que pensemos en pasado. ¿Andé o anduve? ¿Andó o anduvo? Y no digamos si queremos conjugar el subjuntivo: ¿Andara o anduviera?
Por el momento, tanto *andé como *andó o *andara son formas incorrectas. La lingüista Elena Álvarez Mellado explicaba la singularidad de este verbo irregular de la primera conjugación en un artículo para elDiario.
«La explicación para la singular conjugación del verbo andar la encontramos en el verbo habercuya evolución histórica acabó dando las formas conjugadas para el pasado hube, hubo, etc.», escribía Álvarez Mellado. «El poderoso verbo haber marcó tendencia y acabó por contagiar a otros verbos como estar, tener o andar, que le copiaron descaradamente la irregularidad y produjeron las formas conjugadas estuvo, tuvo y anduvo».
Los hablantes nos resistimos, a pesar de todo, a esa irregularidad y preferimos el uso de *andé, etc., pero la Academia insiste: en la norma culta, ese uso sigue siendo incorrecto. Seguiremos esperando. Si ya hemos conseguido que se acepte iros como imperativo, que andó y sus amigos suban al pódium es solo cuestión de tiempo.

Abolir

¿Algún valiente que sea capaz de decirnos cuál es la primera persona del singular del presente de indicativo de abolir? ¿Y cómo es la 3ª persona del mismo tiempo? ¿Abole o abuele? Las respuestas son abolo y abole.
Lo de este verbo es de nota. Hasta ahora estaba dentro del grupo de los llamados verbos defectivos, es decir, aquellos de los que solo se usaban las formas cuya desinencia comienza por -i (abolimos, abolían, abolirán). Pero esto ha cambiado y hoy en día se usa la conjugación completa. Lo mismo les ocurre a otros verbos que también eran defectivos y hoy, sin embargo, son verbos plenos: agredir, blandir, desvaír o transgredir.
Abolir es, por tanto, un verbo regular y lo del diptongo… como que no. Así que si escucháis a alguien decir que «un gobierno *abuele la pena de muerte», mandadle a él al paredón.

Prever

Este parece más fácil, ¿verdad? Debería bastar recordar que se conjuga como el verbo ver, del que procede. Por tanto diremos previó, prevé o preveía. Pero ¿por qué, entonces, nos empeñamos en decir *preveyendo en lugar de previendo? ¡Ah, misterio! Menos mal que tenemos al Instituto Cervantes que nos lo explica así de bien en su libro Las 100 dudas más frecuentes del español:

El error *preveyendo se produce por influencia del parónimo proveer, cuyo gerundio es proveyendo. Ambos verbos se influyen mutuamente como consecuencia de su parecido formal y pueden dar lugar a errores como *prevee, *preveyendo,* preveyó,* preveyera, etc., en lugar de prevé, previendo, previó, previera, etc.

Verter

Visto así, tan solito, tan infinitivo él, no parece tan guasón. Pero ¿cuál es la forma correcta: verter el vino o vertirlo? Reconocedlo, no seáis orgullosos, lo habéis dudado. Por supuesto, quienes hayáis dicho verterlo habéis acertado. El error está en que, a pesar de ser un verbo de la 2ª conjugación, se conjuga igual que los de la 3ª. Así que no solo es fácil ver errores como *vertirlo, sino también *vertimos, *vertís, *vertirán, *vertid y unos cuantos más en lugar de sus formas correctas (vertemos, vertéis, verterán, verted, etc.).
Sí, tiene mala baba el condenado. Porque qué le costaba a él cumplir la norma general que dice que los derivados siguen el modelo de la palabra base. En el caso de verter, que es un pusilánime, son sus compuestos los que deciden cómo se conjuga puesto que todos ellos acaban en -ir, o lo que es lo mismo, pertenecen a la 3ª conjugación: Convertir, subvertir, revertir, divertir, invertir, pervertir… Y ya se sabe: la mayoría gana.
verbos-interior

Abstraer (y sus amigos)

Quedaos bien con lo que decíamos un poco más arriba: los derivados siguen el modelo de la palabra base. Si no olvidáis esta máxima, no tendréis problemas para conjugar verbos como abstraer, desandar, retener, satisfacer, suponer o convencer.
Abstraer sigue el modelo de traer. Si el pretérito perfecto simple de traer es trajimos, ¿cómo será el de abstraer? Abstrajimos. Colleja sonora para los que digan *abstraímos.
Desandar es un verbo derivado de andar. Por tanto, desanduvimos sería la forma correcta, igual que debemos decir anduvimos.
Retener viene de tener, por tanto el que tuvo retuvo, no *retenió.
Suponer se conjuga como poner. Si no *poniste la mesa, tampoco *suponiste algo. Supusiste te quedará mucho mejor.
Convencer, es obvio, tiene su origen en vencer. Así que la forma correcta del presente de subjuntivo será convenza y no *convezca.
Satisfacer se conjuga como hacer. Decimos satisfago, satisfice, satisficiera, satisfaga, satisfará y no *satisfazco, *satisfací, *satisfaciera, *satisfazca o *satisfacerá.
Un momento. ¿Y qué ocurre con roer? Para aquellos que no habéis acudido a la edición online del Diccionario para ver cómo es su conjugación, la primera persona del presente de indicativo de roer es roo, roigo o royo. Las tres son correctas, aunque se prefiera la forma regular (roo). También son correctas roa, roya o roiga para el presente de subjuntivo.
Esto último, por si alguien vuelve a hacer una pregunta incómoda en Twitter.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Instant Translator vs. La Torre de Babel
Breve historia de la ropa interior
La Atlántida existe, y es de carne y hueso
Palabras con mucho cuento: Huelga, juerga y follar
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *