11 de mayo 2022    /   CINE/TV
por
 Ilustración: Ignacio Martín

Vidas futuras: Al inspector Gadget le gusta el vino

11 de mayo 2022    /   CINE/TV     por          Ilustración: Ignacio Martín
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Augustin Tamare, más conocido como Inspector Gadget, presentó en sociedad el primer vino de la bodega Château Sophie, cuya propiedad comparte con su sobrina Sophie Tamare en Saint-Émilion (Burdeos). El vino tiene por nombre Sultán Sauvinong Blanc y se ha creado con «el mosto de uvas pisadas con las gadgetopiernas», según declaró el exinspector a la prensa congregada.

En el acto, tío y sobrina recordaron el pasado de Gadget. 

Mi tío salvó al mundo varias veces explicó Sophie Tamare—, pero no le perdonaron el incendio de Notre Dame.

Yo dije: «¡Adelante, gadgetolinterna!», pero salió el gadgetoláser se excusó Gadget. 

Hackearon su mano aclaró Sophie Tamare.

Tras el retiro, Gadget se instaló en Saint-Émilion y ofreció su ayuda a los vecinos. Trajo terneros al mundo con los gadgetobrazos, encontró a turistas perdidos con el gadgetocóptero e hizo recados con los gadgetopatines.

La sobrina recordó entre risas que desatascando un váter, el gadgetobrazo salió por el retrete del Ayuntamiento mientras el alcalde orinaba, provocando un percance médico. Por ello, Saint-Émilion prohibió al exinspector realizar chapuzas sin contar con los permisos preceptivos. 

Poco después, el canal TF1 le ofreció ser protagonista de Reformas en un pispás. Gadget recordó que en el primer capítulo, una cuadrilla de trabajadores derribó una casa. «Luego yo monté una de madera con mis gadgets, pero se derrumbó con el último clavo explicó. No controlé mi fuerza».

En el segundo programa, derribó una casa con sus artilugios y la cuadrilla levantó una nueva en el mismo lugar. El episodio entusiasmó al público y la fórmula se mantuvo durante las tres temporadas que duró el programa.

Aquello fue divertido, pero quería ayudar a las personas recordó Gadget —. Y me hice socorrista.

El primer rescate fue un éxito a medias. Con el gadgetocóptero llegó hasta el bañista que pedía auxilio tras sufrir un calambre en una pierna. El exinspector infló la gadgetogabardina y creó una balsa a la que se subió el bañista, pero fueron arrastrados a alta mar, donde acabaron rescatados por un buque de expedición polar en el que Gadget se enroló durante dos años. 

Regresé porque el Polo Norte empezó a afectar a mi funcionamiento explicó Gadget.

También porque se lo pedí añadió Sophie Tamare —. Con unos préstamos constituimos Chateau Sophie y creamos Sultán Sauvinong Blanc.

Ahora soy feliz recolectando uvas y pisándolas declaró el exinspector Gadget. Y espero hacer felices a quienes tomen nuestro vino.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Augustin Tamare, más conocido como Inspector Gadget, presentó en sociedad el primer vino de la bodega Château Sophie, cuya propiedad comparte con su sobrina Sophie Tamare en Saint-Émilion (Burdeos). El vino tiene por nombre Sultán Sauvinong Blanc y se ha creado con «el mosto de uvas pisadas con las gadgetopiernas», según declaró el exinspector a la prensa congregada.

En el acto, tío y sobrina recordaron el pasado de Gadget. 

Mi tío salvó al mundo varias veces explicó Sophie Tamare—, pero no le perdonaron el incendio de Notre Dame.

Yo dije: «¡Adelante, gadgetolinterna!», pero salió el gadgetoláser se excusó Gadget. 

Hackearon su mano aclaró Sophie Tamare.

Tras el retiro, Gadget se instaló en Saint-Émilion y ofreció su ayuda a los vecinos. Trajo terneros al mundo con los gadgetobrazos, encontró a turistas perdidos con el gadgetocóptero e hizo recados con los gadgetopatines.

La sobrina recordó entre risas que desatascando un váter, el gadgetobrazo salió por el retrete del Ayuntamiento mientras el alcalde orinaba, provocando un percance médico. Por ello, Saint-Émilion prohibió al exinspector realizar chapuzas sin contar con los permisos preceptivos. 

Poco después, el canal TF1 le ofreció ser protagonista de Reformas en un pispás. Gadget recordó que en el primer capítulo, una cuadrilla de trabajadores derribó una casa. «Luego yo monté una de madera con mis gadgets, pero se derrumbó con el último clavo explicó. No controlé mi fuerza».

En el segundo programa, derribó una casa con sus artilugios y la cuadrilla levantó una nueva en el mismo lugar. El episodio entusiasmó al público y la fórmula se mantuvo durante las tres temporadas que duró el programa.

Aquello fue divertido, pero quería ayudar a las personas recordó Gadget —. Y me hice socorrista.

El primer rescate fue un éxito a medias. Con el gadgetocóptero llegó hasta el bañista que pedía auxilio tras sufrir un calambre en una pierna. El exinspector infló la gadgetogabardina y creó una balsa a la que se subió el bañista, pero fueron arrastrados a alta mar, donde acabaron rescatados por un buque de expedición polar en el que Gadget se enroló durante dos años. 

Regresé porque el Polo Norte empezó a afectar a mi funcionamiento explicó Gadget.

También porque se lo pedí añadió Sophie Tamare —. Con unos préstamos constituimos Chateau Sophie y creamos Sultán Sauvinong Blanc.

Ahora soy feliz recolectando uvas y pisándolas declaró el exinspector Gadget. Y espero hacer felices a quienes tomen nuestro vino.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Lo que ves en televisión no depende de ti (ni de la televisión)
La mejor escena de un wéstern se rodó en Burgos
El Joshua Tree de Charles Bergquist
Una sucesión viciosa de psicodelia sesentera
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad