19 de octubre 2022    /   ENTRETENIMIENTO
por
 Ilustración: Ignacio Martín

Vidas futuras: Doc Brown destruye la máquina del tiempo

19 de octubre 2022    /   ENTRETENIMIENTO     por          Ilustración: Ignacio Martín
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

El científico Emmett Lathrop Brown, más conocido como Doc Brown (apodo creado por su amigo Marty McFly), ha comunicado la destrucción de la máquina del tiempo. El anuncio en las holonoticias no aporta datos sobre cuándo y cómo se destruyó la máquina ni añade pruebas.

En el comunicado, Doc Brown expresa que el ser humano no está preparado para viajar en el tiempo y teme que, tras su muerte, la máquina sea empleada con negligencia o propósitos criminales. 

«Desde un principio, mi intención era descubrir fuentes de energía alternativas y creo haberlo logrado», ha declarado Doc Brown.

Por ello viajó desde el Jurásico (65 millones de años a.e.c.) hasta nuestros días. En los viajes conoció a creadores de autómatas, que supuestamente caminaban con energía propia, como Francine, la hija mecánica de Descartes, arrojada al mar por el capitán de un barco que la consideró obra del diablo.

«Rescaté a tiempo a la joven autómata», escribe el profesor. «Ahora es mi pupila y la esposa de mi hijo Verne».

Recuperó los inventos inacabados de Nikola Tesla, como la torre de electricidad sin cables y el rayo de la muerte que usa para hacer toneladas de palomitas de maíz al instante.

Doc Brown

«Gracias a las palomitas de maíz financié muchos de mis inventos», escribe Doc Brown.

En el mismo comunicado, Doc Brown no oculta que es responsable de manera directa o indirecta de algunos hechos históricos. 

«Por fortuna, no alteré la historia gracias al principio de autocoherencia», apunta Doc Brown. «Tenía que estar en el momento preciso para que la historia fuera posible».

Cuenta cómo, gracias a Marty McFly, se aficionó al espagueti wéstern y por ello quiso conocer a los protagonistas de El bueno, el feo y el malo (Clint Eastwood, Elli Wallach y Lee Van Cleef).

«Yo trabajaba como carpintero de decorados y presencié cómo Elli Wallach murió tres veces durante el rodaje», escribe Doc Brown, «y por eso hice tres viajes en el tiempo para rescatar a Wallach».

En otra ocasión, estando en Mesopotamia, Doc Brown frio un huevo.

«Fue un descubrimiento entonces, pero la historia dice que en Mesopotamia se frieron los primeros huevos».

Reconoce que tuvo la tentación de hacerse con obras de arte dadas por desaparecidas o impedir la aparición de algún género musical, pero consideró más emocionante tomar café con medialunas con Einstein o tomar pan con mantequilla con Marie Curie.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

El científico Emmett Lathrop Brown, más conocido como Doc Brown (apodo creado por su amigo Marty McFly), ha comunicado la destrucción de la máquina del tiempo. El anuncio en las holonoticias no aporta datos sobre cuándo y cómo se destruyó la máquina ni añade pruebas.

En el comunicado, Doc Brown expresa que el ser humano no está preparado para viajar en el tiempo y teme que, tras su muerte, la máquina sea empleada con negligencia o propósitos criminales. 

«Desde un principio, mi intención era descubrir fuentes de energía alternativas y creo haberlo logrado», ha declarado Doc Brown.

Por ello viajó desde el Jurásico (65 millones de años a.e.c.) hasta nuestros días. En los viajes conoció a creadores de autómatas, que supuestamente caminaban con energía propia, como Francine, la hija mecánica de Descartes, arrojada al mar por el capitán de un barco que la consideró obra del diablo.

«Rescaté a tiempo a la joven autómata», escribe el profesor. «Ahora es mi pupila y la esposa de mi hijo Verne».

Recuperó los inventos inacabados de Nikola Tesla, como la torre de electricidad sin cables y el rayo de la muerte que usa para hacer toneladas de palomitas de maíz al instante.

Doc Brown

«Gracias a las palomitas de maíz financié muchos de mis inventos», escribe Doc Brown.

En el mismo comunicado, Doc Brown no oculta que es responsable de manera directa o indirecta de algunos hechos históricos. 

«Por fortuna, no alteré la historia gracias al principio de autocoherencia», apunta Doc Brown. «Tenía que estar en el momento preciso para que la historia fuera posible».

Cuenta cómo, gracias a Marty McFly, se aficionó al espagueti wéstern y por ello quiso conocer a los protagonistas de El bueno, el feo y el malo (Clint Eastwood, Elli Wallach y Lee Van Cleef).

«Yo trabajaba como carpintero de decorados y presencié cómo Elli Wallach murió tres veces durante el rodaje», escribe Doc Brown, «y por eso hice tres viajes en el tiempo para rescatar a Wallach».

En otra ocasión, estando en Mesopotamia, Doc Brown frio un huevo.

«Fue un descubrimiento entonces, pero la historia dice que en Mesopotamia se frieron los primeros huevos».

Reconoce que tuvo la tentación de hacerse con obras de arte dadas por desaparecidas o impedir la aparición de algún género musical, pero consideró más emocionante tomar café con medialunas con Einstein o tomar pan con mantequilla con Marie Curie.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Gerard Armengol: conversando a través de dibujos, poesía y mucha música
Azul de Prusia: así era el primer libro totalmente ilustrado con fotografías
Ibáñez: «Mortadelo y Filemón podrían haber sido todo lo contrario, gánsteres»
El móvil mató a la consola portátil: el fabuloso fracaso de la PS Vita
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad