24 de diciembre 2021    /   CINE/TV
por
 Ilustración: Buba Viedma

Vidas futuras: El arquitecto que diseña las guaridas de los villanos

24 de diciembre 2021    /   CINE/TV     por          Ilustración: Buba Viedma
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A primera vista, el centenario Peter Ubell parece un jubilado alemán más instalado en Mallorca. Pero Ubell es conocido como «el arquitecto de los villanos» por el FBI, Europol y la policía de varios países. Ha diseñado fortalezas para ricos y poderosos delincuentes internacionales.

«Nunca me han considerado sospechoso», dijo Ubell por videoconferencia a los asistentes al congreso internacional de arquitectura Por el futuro. Mientras, fuera del edificio de conferencias, una decena de personas protestaba por la intervención del arquitecto.

Desde los complejos diseñados por Ubell, los dueños derrocaron pequeños países y chantajearon a grandes potencias con armas nucleares.

«Ya saben: para un hombre, su casa es su castillo. Yo en mi castillo hago casas para otros y no pienso jubilarme. Soy un artista», dijo Ubell, aunque recientemente delegó la dirección de la empresa que creó en 1962: Caostrucciones y Deformas, Sociedad Oculta.

arquitectura de ficción

«Mi mujer me dijo: “No escondas lo que haces”, y se le ocurrió el nombre», dijo Ubell. «Pero no he diseñado escaleras a ninguna parte ni puentes para peatones con baldosas resbaladizas ni coloco toboganes para que la gente los use en lugar de una escalera y acabe en el hospital». Al decirlo le brillan los ojos.

Entre sus diseños destacan una villa bajo el desierto de México, un palacio excavado en la roca en Tanzania y una mansión bajo Groenlandia, pero su trabajo favorito es el dúplex oculto en las entrañas del metro de Nueva York.

«Allí, el metro funciona 24 horas. ¿Cómo llevas las cosas abajo? Desmontamos cosas, las bajamos y las reconstruimos».

Un asistente le preguntó cómo se inició en la construcción de fortalezas. Ubell respondió: «Todo villano tiene una agenda telefónica con nombres de asesinos a sueldo y arquitectos malignos». Nadie rió en la sala. «Es una broma. Como en cualquier profesión, un cliente recomienda a otro».

Lo cierto es que Ubell no tuvo suerte al llegar a Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Había trabajado como ayudante de Albert Speer, arquitecto y ministro nazi responsable del búnker de Hitler. Mala referencia para un joven que pretendía ser contratado por un estudio de arquitectura. Aceptó empleos precarios hasta que sus diseños llamaron la atención de un pequeño estudio.

Ahora tiene nuevos retos. «Un grupo de millonarios quiere que construya un complejo residencial en Marte», dice Ubell. «Tendrá un cañón láser, pero me dicen que para los meteoritos».

 

Este artículo se publicó en la revista de papel. Puedes verlo aquí.

A primera vista, el centenario Peter Ubell parece un jubilado alemán más instalado en Mallorca. Pero Ubell es conocido como «el arquitecto de los villanos» por el FBI, Europol y la policía de varios países. Ha diseñado fortalezas para ricos y poderosos delincuentes internacionales.

«Nunca me han considerado sospechoso», dijo Ubell por videoconferencia a los asistentes al congreso internacional de arquitectura Por el futuro. Mientras, fuera del edificio de conferencias, una decena de personas protestaba por la intervención del arquitecto.

Desde los complejos diseñados por Ubell, los dueños derrocaron pequeños países y chantajearon a grandes potencias con armas nucleares.

«Ya saben: para un hombre, su casa es su castillo. Yo en mi castillo hago casas para otros y no pienso jubilarme. Soy un artista», dijo Ubell, aunque recientemente delegó la dirección de la empresa que creó en 1962: Caostrucciones y Deformas, Sociedad Oculta.

arquitectura de ficción

«Mi mujer me dijo: “No escondas lo que haces”, y se le ocurrió el nombre», dijo Ubell. «Pero no he diseñado escaleras a ninguna parte ni puentes para peatones con baldosas resbaladizas ni coloco toboganes para que la gente los use en lugar de una escalera y acabe en el hospital». Al decirlo le brillan los ojos.

Entre sus diseños destacan una villa bajo el desierto de México, un palacio excavado en la roca en Tanzania y una mansión bajo Groenlandia, pero su trabajo favorito es el dúplex oculto en las entrañas del metro de Nueva York.

«Allí, el metro funciona 24 horas. ¿Cómo llevas las cosas abajo? Desmontamos cosas, las bajamos y las reconstruimos».

Un asistente le preguntó cómo se inició en la construcción de fortalezas. Ubell respondió: «Todo villano tiene una agenda telefónica con nombres de asesinos a sueldo y arquitectos malignos». Nadie rió en la sala. «Es una broma. Como en cualquier profesión, un cliente recomienda a otro».

Lo cierto es que Ubell no tuvo suerte al llegar a Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Había trabajado como ayudante de Albert Speer, arquitecto y ministro nazi responsable del búnker de Hitler. Mala referencia para un joven que pretendía ser contratado por un estudio de arquitectura. Aceptó empleos precarios hasta que sus diseños llamaron la atención de un pequeño estudio.

Ahora tiene nuevos retos. «Un grupo de millonarios quiere que construya un complejo residencial en Marte», dice Ubell. «Tendrá un cañón láser, pero me dicen que para los meteoritos».

 

Este artículo se publicó en la revista de papel. Puedes verlo aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una tubería subterránea llena de cerveza recorrerá el subsuelo de Brujas
Palestina aterriza en la Luna
Campofrío, con los 4 sentidos
Una web con miles de carteles de cine para comprar o decir «solo estoy mirando»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp