14 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Videollamadas de alta costura’: Ricardo Llavador, el maestro de los fondos de Zoom

Tantas videollamadas hacemos hoy que algunos creen que no basta con vestir el cuerpo. También hay que vestir los alrededores

14 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Los primeros días del teletrabajo impuesto por la cuarentena Ricardo Llavador acicaló el lugar donde trabaja en casa. Lo montó como el decorado de un rodaje: todo medido, todo pensado. Puso la cámara en un ángulo que deja ver el piano del salón (abierto, a propósito, para que parezca que lo usa).

Al fondo colocó unas ñoras, un fuet y un jamonero para mostrar que ahí se come bien. En un rincón situó «unos DVD de David Lynch, por si alguien hace zoom», indica el director creativo de OmnicomPR.

El escenario que Llavador ha montado para sus videollamadas de trabajo

Ese escenario es un decorado que monta a su antojo igual que el gamer que construye mundos. Fuera del ángulo de la cámara queda su intimidad: una manta sin doblar tirada en el sofá; una bombilla, una cuchara y varios pañuelos en la mesa de trabajo; unas botellas de vino vacías y unas camisas colgadas de una percha en una esquina de la habitación.

videollamadas de alta costura
Detalles del escenario: el piano, las ñoras, los DVD de Lynch, una planta de eucalipto seca
Cada flecha lleva al espacio del salón que no se ve desde la cámara del ordenador
La mesa que no deja ver la cámara en las videollamadas
El sofá que no deja ver la cámara en las videollamadas
videollamadas de alta costura
La mesa y los percheros que no deja ver la cámara en las videollamadas
videollamadas de alta costura
El sillón escondido detrás de una pared para que no se vea en las videollamadas

Esa es la versión artesanal de los escenarios para sus videollamadas. Pero poco juego le vio a eso y se lanzó a lo loco con los fondos de pantalla de Zoom. Empezó a poner fotos y vídeos a su espalda mientras habla con otras personas.

videollamadas de alta costura
Ricardo Llavador habla por videollamada de Zoom, en su casa de Madrid, con un fondo del Palacio de Versalles

Y decidió tematizarlos: «El otro día tuve una conversación con unos amigos de Alicante y puse de fondo un vídeo de la mascletá», cuenta Llavador. «A veces me pongo de fondo la casa del amigo con el que estoy hablando. Aprovecho cuando, en medio de una llamada, se levanta y hago una foto de su casa sin que se dé cuenta. Luego me la pongo de fondo de pantalla para que parezca que estoy en su habitación en vez de en la mía».

videollamadas de alta costura
Ricardo Llavador, en una videollamada de Zoom con su familia

Llavador se lo toma tan en serio que hasta ha puesto un croma (esa cortina verde) a su espalda para que los fondos de sus llamadas sean impecables. Para rematar: camisa, chaqueta y pajarita. Fuera de cámara, otra vez su intimidad. (Fuera de la cámara de Zoom, porque la cámara de fotos ha pillado el pastel).

videollamadas de alta costura
El croma que Ricardo Llavador ha puesto en su salón para que se vea mejor el fondo de sus videollamadas

Los primeros días del teletrabajo impuesto por la cuarentena Ricardo Llavador acicaló el lugar donde trabaja en casa. Lo montó como el decorado de un rodaje: todo medido, todo pensado. Puso la cámara en un ángulo que deja ver el piano del salón (abierto, a propósito, para que parezca que lo usa).

Al fondo colocó unas ñoras, un fuet y un jamonero para mostrar que ahí se come bien. En un rincón situó «unos DVD de David Lynch, por si alguien hace zoom», indica el director creativo de OmnicomPR.

El escenario que Llavador ha montado para sus videollamadas de trabajo

Ese escenario es un decorado que monta a su antojo igual que el gamer que construye mundos. Fuera del ángulo de la cámara queda su intimidad: una manta sin doblar tirada en el sofá; una bombilla, una cuchara y varios pañuelos en la mesa de trabajo; unas botellas de vino vacías y unas camisas colgadas de una percha en una esquina de la habitación.

videollamadas de alta costura
Detalles del escenario: el piano, las ñoras, los DVD de Lynch, una planta de eucalipto seca
Cada flecha lleva al espacio del salón que no se ve desde la cámara del ordenador
La mesa que no deja ver la cámara en las videollamadas
El sofá que no deja ver la cámara en las videollamadas
videollamadas de alta costura
La mesa y los percheros que no deja ver la cámara en las videollamadas
videollamadas de alta costura
El sillón escondido detrás de una pared para que no se vea en las videollamadas

Esa es la versión artesanal de los escenarios para sus videollamadas. Pero poco juego le vio a eso y se lanzó a lo loco con los fondos de pantalla de Zoom. Empezó a poner fotos y vídeos a su espalda mientras habla con otras personas.

videollamadas de alta costura
Ricardo Llavador habla por videollamada de Zoom, en su casa de Madrid, con un fondo del Palacio de Versalles

Y decidió tematizarlos: «El otro día tuve una conversación con unos amigos de Alicante y puse de fondo un vídeo de la mascletá», cuenta Llavador. «A veces me pongo de fondo la casa del amigo con el que estoy hablando. Aprovecho cuando, en medio de una llamada, se levanta y hago una foto de su casa sin que se dé cuenta. Luego me la pongo de fondo de pantalla para que parezca que estoy en su habitación en vez de en la mía».

videollamadas de alta costura
Ricardo Llavador, en una videollamada de Zoom con su familia

Llavador se lo toma tan en serio que hasta ha puesto un croma (esa cortina verde) a su espalda para que los fondos de sus llamadas sean impecables. Para rematar: camisa, chaqueta y pajarita. Fuera de cámara, otra vez su intimidad. (Fuera de la cámara de Zoom, porque la cámara de fotos ha pillado el pastel).

videollamadas de alta costura
El croma que Ricardo Llavador ha puesto en su salón para que se vea mejor el fondo de sus videollamadas

Compártelo twitter facebook whatsapp
Frida Kahlo ayuda a expresar sentimientos con emojis
Trío, bondage, fetichismo… Todo lo que quiso saber sobre el agua y no se atrevió a preguntar
Brick Lane, antes del aguacate
Los sobres dibujados de Mark Powell
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad