29 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Vincent’: la novela gráfica que explica por qué Van Gogh pudo dedicarse a pintar

29 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay personajes históricos tan presentes en la vida cotidiana que parecen de la familia. Algunos aspectos de su biografía son incluso más conocidos que los de primos o tíos lejanos. Por eso, ¿qué puede aportar de nuevo una obra sobre, por ejemplo, Vincent Van Gogh? ¿Qué hay que no se haya contado en El loco del pelo rojo o en mil biografías? ¿Hay alguien que no sepa que se cortó una oreja? ¿Que apenas vendió cuadros en vida? ¿Que tenía brotes de epilepsia?

Sea como fuere, lo cierto es que las buenas historias no dependen tanto de lo que cuentan sino de cómo se cuentan. Por eso, cuando el Van Gogh Museum propuso a Barbara Stok hacer una novela gráfica sobre el pintor holandés, no lo dudó un instante y aceptó el reto.

«Mientras estaba haciendo el libro en ningún momento intenté ser original. Mi principal objetivo era conseguir hacer la mejor historia posible. Esa historia que, de haber podido ser leída por el propio Vincent, le hubiera gustado», explica la autora.

Para ello, Stok decidió recurrir a las fuentes más fiables. Apenas leyó biografías sobre el pintor, «tan solo algunas, las más cortas». No vio ninguna película sobre él, ninguna serie. Prefirió centrarse en las cartas que el pintor escribió a lo largo de su vida y visitar lugares como Arlés y Saint Rémy, en los que había residido.

«Las cartas transmiten el punto de vista que tenía de las cosas», cuenta. «Por eso las he utilizado para muchos de los diálogos del libro. No quería poner en su boca palabras que nunca hubiera dicho, sino contar con sus palabras cómo entendía la vida y el éxito porque todos esos asuntos son relevantes en nuestro tiempo».

Muchas de las cartas de Van Gogh fueron dirigidas a su hermano Theo, personaje que en las manos de Stok alcanza una dimensión poco conocida. De hecho, uno de los aciertos de Vincent es la reivindicación de la figura de Theo Van Gogh como pieza imprescindible en la vida de su hermano. Tanto como pilar financiero, apoyo creativo y sostén emocional.

«Theo tiene un papel fundamental en esta historia. Cada mes le enviaba dinero a Vincent e hizo todo lo posible para que pudiera dedicarse por completo a la pintura. Todo lo hizo por el amor que sentía por su hermano y por el convencimiento de que era un buen pintor. Mi intención era mostrar la importancia de este tipo de apoyos en cualquier artista».


Barbara Stok está convencida de que en la actualidad hay numerosos «Van Goghs» en el mundo. Artistas que desarrollan un trabajo maravilloso pero demasiado novedoso para las grandes audiencias que no son capaces de apreciarlo.

«A diferencia de Van Gogh, ellos nunca van a poder ser descubiertos. Porque no van a tener un hermano como Theo o a su esposa Jo, que continuó promocionando sus cuadros después de su muerte. Sin ellos, Vincent Van Gogh nunca se habría convertido en el artista famoso que es hoy».

Con estos materiales, Barbara Stok ha creado Vincent (Salamandra graphics), un cómic colorista, que recrea el estilo del pintor sin caer en el manierismo y que, a pesar de narrar situaciones dramáticas, es apta para cualquier tipo de público.

«En principio la pensé para un público adulto. Sin embargo, me he enterado que niños y adolescentes, de entre 12 años en adelante, están leyendo el libro y les gusta. En lo relativo al estilo, nunca quise reproducir el trabajo de Van Gogh tal cual es. Me limité a dibujar algunas de sus pinturas con mi propio estilo. Primero porque era así como mejor encajaba en la historia y, después, porque no sé dibujar de otra manera».

A pesar de lo satisfactorio de la experiencia, Stok no tiene interés en abordar la vida de otro pintor. «Ahora estoy trabajando en una novela gráfica sobre un filósofo». Cuando se le pregunta sobre cuál de ellos, Stok es hermética: «Se publicará en 2018, así que iré dando más información a medida que el proyecto esté más avanzado. Solo puedo decirte que es un filósofo de la antigua Grecia». Aunque no lo parezca, es mucho más de lo que ha contado a otros medios.

Hay personajes históricos tan presentes en la vida cotidiana que parecen de la familia. Algunos aspectos de su biografía son incluso más conocidos que los de primos o tíos lejanos. Por eso, ¿qué puede aportar de nuevo una obra sobre, por ejemplo, Vincent Van Gogh? ¿Qué hay que no se haya contado en El loco del pelo rojo o en mil biografías? ¿Hay alguien que no sepa que se cortó una oreja? ¿Que apenas vendió cuadros en vida? ¿Que tenía brotes de epilepsia?

Sea como fuere, lo cierto es que las buenas historias no dependen tanto de lo que cuentan sino de cómo se cuentan. Por eso, cuando el Van Gogh Museum propuso a Barbara Stok hacer una novela gráfica sobre el pintor holandés, no lo dudó un instante y aceptó el reto.

«Mientras estaba haciendo el libro en ningún momento intenté ser original. Mi principal objetivo era conseguir hacer la mejor historia posible. Esa historia que, de haber podido ser leída por el propio Vincent, le hubiera gustado», explica la autora.

Para ello, Stok decidió recurrir a las fuentes más fiables. Apenas leyó biografías sobre el pintor, «tan solo algunas, las más cortas». No vio ninguna película sobre él, ninguna serie. Prefirió centrarse en las cartas que el pintor escribió a lo largo de su vida y visitar lugares como Arlés y Saint Rémy, en los que había residido.

«Las cartas transmiten el punto de vista que tenía de las cosas», cuenta. «Por eso las he utilizado para muchos de los diálogos del libro. No quería poner en su boca palabras que nunca hubiera dicho, sino contar con sus palabras cómo entendía la vida y el éxito porque todos esos asuntos son relevantes en nuestro tiempo».

Muchas de las cartas de Van Gogh fueron dirigidas a su hermano Theo, personaje que en las manos de Stok alcanza una dimensión poco conocida. De hecho, uno de los aciertos de Vincent es la reivindicación de la figura de Theo Van Gogh como pieza imprescindible en la vida de su hermano. Tanto como pilar financiero, apoyo creativo y sostén emocional.

«Theo tiene un papel fundamental en esta historia. Cada mes le enviaba dinero a Vincent e hizo todo lo posible para que pudiera dedicarse por completo a la pintura. Todo lo hizo por el amor que sentía por su hermano y por el convencimiento de que era un buen pintor. Mi intención era mostrar la importancia de este tipo de apoyos en cualquier artista».


Barbara Stok está convencida de que en la actualidad hay numerosos «Van Goghs» en el mundo. Artistas que desarrollan un trabajo maravilloso pero demasiado novedoso para las grandes audiencias que no son capaces de apreciarlo.

«A diferencia de Van Gogh, ellos nunca van a poder ser descubiertos. Porque no van a tener un hermano como Theo o a su esposa Jo, que continuó promocionando sus cuadros después de su muerte. Sin ellos, Vincent Van Gogh nunca se habría convertido en el artista famoso que es hoy».

Con estos materiales, Barbara Stok ha creado Vincent (Salamandra graphics), un cómic colorista, que recrea el estilo del pintor sin caer en el manierismo y que, a pesar de narrar situaciones dramáticas, es apta para cualquier tipo de público.

«En principio la pensé para un público adulto. Sin embargo, me he enterado que niños y adolescentes, de entre 12 años en adelante, están leyendo el libro y les gusta. En lo relativo al estilo, nunca quise reproducir el trabajo de Van Gogh tal cual es. Me limité a dibujar algunas de sus pinturas con mi propio estilo. Primero porque era así como mejor encajaba en la historia y, después, porque no sé dibujar de otra manera».

A pesar de lo satisfactorio de la experiencia, Stok no tiene interés en abordar la vida de otro pintor. «Ahora estoy trabajando en una novela gráfica sobre un filósofo». Cuando se le pregunta sobre cuál de ellos, Stok es hermética: «Se publicará en 2018, así que iré dando más información a medida que el proyecto esté más avanzado. Solo puedo decirte que es un filósofo de la antigua Grecia». Aunque no lo parezca, es mucho más de lo que ha contado a otros medios.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Vintage Ad Browser: Un buscador de publicidad vintage
La suite de chocolate de Karl Lagerfeld
Los bomberos también cocinan…
El futuro del libro según IDEO
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Me encantó el material… me encanta para compartir a niños arte tan didactico. ..felicitaciones Eduardo

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad