6 de julio 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Un nuevo planazo: cenar con tu novia virtual

6 de julio 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La escena de un individuo comiendo o cenando solo en un restaurante en Japón es tan común que a nadie le llama la atención. No solo es una costumbre aceptada, sino que viene además incentivada por algunas cadenas de restaurantes.

En Ichiran (famosa cadena de restaurantes de ramen), por ejemplo, la arquitectura del local obliga a no interactuar con las otras personas: en lugar de mesas existen cabinas; en lugar de hacer el pedido a un camarero, se realiza con un papel; y en lugar de pagarle la cuenta a una persona física, se introduce el dinero en una máquina expendedora. Este restaurante es solo uno más dentro de la variedad que existe en el territorio nipón. Algunos de ellos dividen el espacio en mesas normales y en cabinas independientes para satisfacer todas las necesidades.

Misaki GY
Misaki GY

Esta costumbre ya interiorizada por los ciudadanos japoneses se debe al estilo de vida que llevan. La hora de la comida, en muchas empresas, apenas alcanza los 60 minutos completos. Respecto a la cena, miles de japoneses optan por comer algo antes de regresar a su casa, ya que las distancias son considerables y prefieren cenar a una hora temprana para hacer una mejor digestión.

La soledad también está aceptada socialmente y se ve como algo normal. Debido al tamaño de las ciudades y a la forma de relacionarse, no suelen ser frecuentes los encuentros sociales. Agendas apretadas y horarios laborales imposibles hacen difícil encontrar pareja o hacer nuevas amistades. Todos estos hábitos se traducen en establecimientos culinarios repletos de gente sola.

Uno de estos establecimientos, llamado Blue Leaf Cafe y situado en la ciudad de Sendai, al noreste de Japón, ha decidido ofrecer un servicio especial para este tipo de cliente. En colaboración con la empresa japonesa de tecnología KDDI y con Crypton Future Media (compañía multimedia creadora de algunos virtual idol en el país), esta cafetería ofrece la posibilidad de comer o cenar con una novia virtual a aquellos clientes que acudan solos al restaurante.

foto-1-articulo-novia-virtual

La novia no es una chica escogida al azar: se trata de Miku Hatsune, una idol que es la imagen de un software muy conocido llamado Vocaloid. En España sería el equivalente al tigre de los cereales Kellogg’s, el osito de Bimbo o el hombre de Michelin.

La diferencia es que Miku Hatsune es un personaje manga que se ha convertido en una de las cantantes de pop más famosas del planeta. Es un avatar que canta en estadios y que incluso ha sido la inspiración para crear un videojuego. Ha conseguido conquistar al país entero con la única pega de que no es una persona real.

Aprovechando su popularidad, Blue Leaf Cafe ha sido el establecimiento elegido para ofrecer a los fans de Miku Hatsune la oportunidad de comer con ella. A través de unos smartphones especiales que generarán la imagen de la idol en 3D, se podrá ver a Miku Hatsune comiendo, hablando y en actitud cariñosa como si conociera a los comensales de toda la vida.

Si los clientes lo desean, el avatar puede ser su novia, su amiga o su compañera de trabajo: la ventaja de aplicar la tecnología a nuestras necesidades potenciada al máximo nivel. Para acompañar el servicio especial que se va a ofrecer, la cafetería ha customizado sus productos en honor a la superstar japonesa, desde bebidas azules (como su pelo) hasta tazas con su rostro.

No es la primera vez que la empresa KDDI participa en este tipo de experiencias: ya creó una app que permitía ver dónde había baños públicos libres; también creó un teléfono apto para ser lavado con agua y jabón y hace meses inició una campaña junto a Toyota en la que invitaba a café a aquellos que no usaran su smartphone mientras conducían.

La escena de un individuo comiendo o cenando solo en un restaurante en Japón es tan común que a nadie le llama la atención. No solo es una costumbre aceptada, sino que viene además incentivada por algunas cadenas de restaurantes.

En Ichiran (famosa cadena de restaurantes de ramen), por ejemplo, la arquitectura del local obliga a no interactuar con las otras personas: en lugar de mesas existen cabinas; en lugar de hacer el pedido a un camarero, se realiza con un papel; y en lugar de pagarle la cuenta a una persona física, se introduce el dinero en una máquina expendedora. Este restaurante es solo uno más dentro de la variedad que existe en el territorio nipón. Algunos de ellos dividen el espacio en mesas normales y en cabinas independientes para satisfacer todas las necesidades.

Misaki GY
Misaki GY

Esta costumbre ya interiorizada por los ciudadanos japoneses se debe al estilo de vida que llevan. La hora de la comida, en muchas empresas, apenas alcanza los 60 minutos completos. Respecto a la cena, miles de japoneses optan por comer algo antes de regresar a su casa, ya que las distancias son considerables y prefieren cenar a una hora temprana para hacer una mejor digestión.

La soledad también está aceptada socialmente y se ve como algo normal. Debido al tamaño de las ciudades y a la forma de relacionarse, no suelen ser frecuentes los encuentros sociales. Agendas apretadas y horarios laborales imposibles hacen difícil encontrar pareja o hacer nuevas amistades. Todos estos hábitos se traducen en establecimientos culinarios repletos de gente sola.

Uno de estos establecimientos, llamado Blue Leaf Cafe y situado en la ciudad de Sendai, al noreste de Japón, ha decidido ofrecer un servicio especial para este tipo de cliente. En colaboración con la empresa japonesa de tecnología KDDI y con Crypton Future Media (compañía multimedia creadora de algunos virtual idol en el país), esta cafetería ofrece la posibilidad de comer o cenar con una novia virtual a aquellos clientes que acudan solos al restaurante.

foto-1-articulo-novia-virtual

La novia no es una chica escogida al azar: se trata de Miku Hatsune, una idol que es la imagen de un software muy conocido llamado Vocaloid. En España sería el equivalente al tigre de los cereales Kellogg’s, el osito de Bimbo o el hombre de Michelin.

La diferencia es que Miku Hatsune es un personaje manga que se ha convertido en una de las cantantes de pop más famosas del planeta. Es un avatar que canta en estadios y que incluso ha sido la inspiración para crear un videojuego. Ha conseguido conquistar al país entero con la única pega de que no es una persona real.

Aprovechando su popularidad, Blue Leaf Cafe ha sido el establecimiento elegido para ofrecer a los fans de Miku Hatsune la oportunidad de comer con ella. A través de unos smartphones especiales que generarán la imagen de la idol en 3D, se podrá ver a Miku Hatsune comiendo, hablando y en actitud cariñosa como si conociera a los comensales de toda la vida.

Si los clientes lo desean, el avatar puede ser su novia, su amiga o su compañera de trabajo: la ventaja de aplicar la tecnología a nuestras necesidades potenciada al máximo nivel. Para acompañar el servicio especial que se va a ofrecer, la cafetería ha customizado sus productos en honor a la superstar japonesa, desde bebidas azules (como su pelo) hasta tazas con su rostro.

No es la primera vez que la empresa KDDI participa en este tipo de experiencias: ya creó una app que permitía ver dónde había baños públicos libres; también creó un teléfono apto para ser lavado con agua y jabón y hace meses inició una campaña junto a Toyota en la que invitaba a café a aquellos que no usaran su smartphone mientras conducían.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Y tú más: ¡Pendón!
Comer biológico no tiene por qué ser mejor
La muerte alenta las musas
Cómo os echo (correctamente) de mi casa: ¿«idos», «iros», «íos» o «irse»?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Gracias por acércanos un poco más esa cultura tan desconocida para muchos.

    Tu artículos nos hacen viajar y descubrir las peculiaridades de Japón.

    Ya estoy esperando el próximo!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies