fbpx
26 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD
por
fotografia  Portada: Paula Piñón

Cómo sobrevivir para poder dedicarte al teatro

26 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD     por        fotografia  Portada: Paula Piñón
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Magia

Una función de teatro comienza mucho antes del oscuro en el patio de butacas. No está claro cuándo, exactamente, pero antes. Pasado el proceso de ensayos, es el momento de la función, de que el escenario se convierta en bosques, castillos u oficinas. De que los personajes salgan despavoridos del baúl de la imaginación para convertirse en seres carne y hueso. De que actrices y actores desaparezcan tras acentos, movimientos y timbres de voz extraños, ajenos. La magia, esa que hace que la realidad se eche a un lado para crear un mundo nuevo, toma presencia. Protagonista.

Una función de teatro comienza, quizás, cuando hay un cartel que la anuncia y ya no hay vuelta atrás. Cuando la primera persona que va a asistir a la representación compra una entrada, porque ya existe público, porque el teatro es eso, alguien que cuenta algo, y alguien que lo escucha, y nada más, y nada menos. Quizás una función de teatro comienza cuando el primer lápiz de ojos colabora en el escondite de las ojeras. O cuando se llena una furgoneta de trastos, de escenografía, atrezzo y vestuario en un almacén de barrio de Madrid. O cuando la furgoneta llega horas más tarde a un teatro de provincias.

INJUVE
INJUVE

Quizás esta función comenzó cuando la furgoneta de alquiler sufrió el primer rasguño, maniobrando, para entrar en el patio que sirve de antesala al Teatro Albiétar de León. Porque cuando se abrieron las puertas de la furgoneta, salimos las primeras ratas despavoridas a la nueva ciudad. A morderla. A contagiar la peste del teatro. A ser contagiadas de la peste autóctona. A mezclarse, a contar historias, a molestar.

‘El funeral de los necios’

El funeral de los necios se interpretó en el Teatro Albiétar de León el pasado sábado 20 de mayo. Una obra escrita por Arturo Babel y dirigida por Darío Sigco en la que participamos un total de ocho actores y actrices y dos músicos. Actores que interpretan a ratas, ratas que interpretan a personajes. Un mundo de ratas que juega a ser un mundo humano, ¿les suena? Un funeral en un barco, pero… El ataúd está vacío. ¿Quién es el muerto? ¿Hacia dónde se dirige este barco? Risas, sustos y sorpresas. Teatro.

Esta obra se empezó a gestar hace ya casi dos años. Meses después, el INJUVE (Instituto de la Juventud de España) le otorgó una ayuda a la producción y empezaron los ensayos, la escritura del texto, la construcción del barco. Más meses después, el pasado otoño, se estrenaba en Madrid, en la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático). Desde entonces, hasta el pasado 20 de mayo, las ratas volvieron a la jaula y el ataúd a las telarañas del almacén. ¿Se volverá a representar? Buena pregunta, por si acaso, presten atención.

«Esconded las gallinas, que vienen los cómicos»

Se dice que en los pueblos manchegos, cuando llegaba una compañía de teatro a representar una función, los lugareños decían: «Esconded las gallinas, que vienen los cómicos». Porque llegaban con tanto hambre que arrasaban con todo lo que encontraban a su paso. Hambre. El arte de Thalía nunca ha gozado de buena salud económica. Si antaño los cómicos no dejaban gallina viva en el corral, ¿qué ocurre hoy?

Arrojamos los datos del Informe sobre la Situación Sociolaboral de Actores y Bailarines Españoles, del año pasado, de la Fundación AISGE (Artistas e Intérpretes Sociedad de Gestión). Solo el 8,17% de los actores españolespueden vivir de su profesión. Del total de artistas españoles, el 8,17% ingresan más de12.000 euros anuales. Superan los 30.000 solo el 2,15%.

El 57% de nuestros intérpretes no consiguen empleo en el sector. De los actores y bailarines que sí trabajan (43%), más de la mitad no supera los 3.000 euros de ingresos anuales. Quienes logran alguna ocupación complementaria se dedicanen su mayoría a docencia, labores comerciales u hostelería: nada que ver con el gremio artístico. Las mujeres sufren una tasa de desocupación 6 puntos por encima de los hombres, cobran menos y trabajan sin contrato en más ocasiones. Las regiones con mayor tasa de paro entre los actores son La Rioja, Asturias y Castilla y León.

inj16-funeral-352

Hablamos con dos de las actrices del montaje El Funeral de los Necios, Itziar Cabello y Beatriz Genovés, sobre este tema. Cabello empezó su carrera como actriz hace 20 años en la escuela Juan Antxieta, en Bilbao. Más tarde, estudió dos años Inter-art, en Barcelona, además es profesora de yoga, después de cuatro años de formación en la escuela Patanjali en Madrid.

Cuenta cómo a comienzos de su carrera pudo vivir de ser actriz gracias al café-teatro en Bilbao. «Eran otros tiempos y el hostelero apostaba por el teatro para hacer de su negocio un lugar diferente y cuidar a sus clientes a través de la cultura. Íbamos a caché y sabía lo que iba a ganar cada mes. Me atraía llevar el teatro a espacios no convencionales, actuar delante de un público que nunca había ido a un teatro», recuerda Cabello.

«Actualmente actúo en el off, donde es muy difícil conseguir vivir del teatro. El IVA y el coste por darte de alta en la Seguridad Social no se pueden asumir por el porcentaje que te sacas», echa cuentas esta actriz. «No puedo vivir del teatro aunque hay meses que sale más trabajo y obtengo más ingresos, pero es un sueldo bajo y no es fijo», asegura. Por ello, trabaja como profesora de Yoga, «los ingresos son fijos y, aunque no son muy altos, me permiten vivir bien».

Beatriz Genovés es licenciada en Pedagogía y diplomada en la Escuela de Internacional de Teatro del Gesto Nouveau Colombier. Además de actriz, es poeta e ilustradora. «Me gustaría enormemente poder vivir del teatro, pero la verdad es que es un oficio que conlleva mucho trabajo e implicación y pocos beneficios económicos», sentencia esta intérprete. Por ello, trabaja vendiendo sus ilustraciones en forma de postales o láminas y, como pedagoga, impartiendo clases de las técnicas teatrales Suzuki y View Point.

«Sueño que las pequeñas compañías reciben ayudas que permiten a sus actores y actrices cobrar sus horas de trabajo en los ensayos», relata, aportando al debate: «He escuchado que en Francia los artistas cobran una mensualidad que les permite producir sus obras sin perder dinero. Después tienen que mostrarla en diferentes lugares, compartirla con el público. Me parece una forma de organizarse muy beneficiosa para todos».

El teatro, la poesía que se hace humana

«El teatro es la poesía que se levanta del papel y se hace humana», dijo Lorca. Lo humano del teatro es que es presente. Porque los latidos que chocan dentro de los personajes son los mismos que fatigan, infartan, al actor. Es que la risa o el llano de los espectadores contagia a los personajes, traspasando la línea imborrable que delimita la realidad de la ficción. Cosas del directo. «El teatro me aporta un enorme aprendizaje sobre mí misma, los otros y sobre el trabajo en equipo», describe Genovés. «A veces sueño que es una asignatura que se imparte en las escuelas y no una actividad extraescolar.

Si desde pequeños hiciéramos teatro, nos encontraríamos con seres humanos que pactan, escuchan, comparten, empatizan, resuelven y sueñan juntos», sigue soñando esta actriz, mientras su compañera de función, Cabello, se pone mística: «El teatro forma parte de mi camino en la realización espiritual; junto con el Yoga me hace conectar con mi vocación innata de sanar, reflejar, acompañar, guiar, ayudar al ser humano a volver al origen, a reencontrarse con su ser más profundo para cohabitar en este mundo en unidad con todo».

Los aplausos. En el Teatro Albiétar, al terminar la función, el público aplaudió a rabiar, el elenco tuvo que salir varias veces a saludar. Y cuando un actor recibe los aplausos, la realidad, es una fuerte bofetada. Sale del viaje con curvas al que le ha llevado el personaje y recibe la gratitud del público. Una gratitud que borra las contracturas de la espalda que señalan las horas de ensayos, de cargar con el atrezzo y la escenografía en la furgoneta. Borra las contracturas de tantos años de formación y dedicación.

Los aplausos alimentan más que las gallinas. Y las ratas solo necesitan que les aplaudan para salir a morder. «Un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo», también dijo Lorca. Y como esta, tantas compañías, tantos actores, actrices, que viven en los escenarios y sobreviven fuera. Y tantas ratas rabiosas, llenas de vida, dispuestas a morder las corbatas de los elefantes moribundos. Y los aplausos, que nunca terminan.

Foto: INJUVE
Foto: INJUVE

Estatut

El sábado 27 de mayo, a las 11.30 horas, la Unión de Actores y Actrices organiza, en el Teatro María Guerrero, un encuentro sobre el Estatuto del Artista y del Trabajador de la Cultura. «Nosotros, como trabajadores, somos intermitentes. Esta situación de intermitencia, en la legislación actual, no está contemplada y por tanto los derechos no siempre se pueden aplicar a los artistas. Tenemos que adaptar las normas para garantizarles los derechos», explica Iñaki Guevara, de la Unión de Actores. «Han pasado 30 años desde que entró en vigor el régimen de artistas y el sector ha cambiado por completo, hay que actualizarlo todo»,añade.

En el nuevo Estatuto piden un modelo de Seguridad Social como el francés, que permite que quien trabaje unas determinadas horas al año entre a ser parte del régimen de intermitentes. Eso genera el derecho a una prestación por desempleo. Otra reclamación es un cambio en el régimen fiscal:  «Los artistas no todos los años ganamos lo mismo y nuestros ingresos son intermitentes y nos permiten vivir cubriendo periodos donde no se trabaja». La propuesta es que se repartan los beneficios obtenidos en un año en los tres siguientes. De esta manera se pagarán los impuestos de toda la renta pero en tres años, de manera progresiva: el primer año un 60%, el siguiente un 30% y el último un 10%.

Magia

Una función de teatro comienza mucho antes del oscuro en el patio de butacas. No está claro cuándo, exactamente, pero antes. Pasado el proceso de ensayos, es el momento de la función, de que el escenario se convierta en bosques, castillos u oficinas. De que los personajes salgan despavoridos del baúl de la imaginación para convertirse en seres carne y hueso. De que actrices y actores desaparezcan tras acentos, movimientos y timbres de voz extraños, ajenos. La magia, esa que hace que la realidad se eche a un lado para crear un mundo nuevo, toma presencia. Protagonista.

Una función de teatro comienza, quizás, cuando hay un cartel que la anuncia y ya no hay vuelta atrás. Cuando la primera persona que va a asistir a la representación compra una entrada, porque ya existe público, porque el teatro es eso, alguien que cuenta algo, y alguien que lo escucha, y nada más, y nada menos. Quizás una función de teatro comienza cuando el primer lápiz de ojos colabora en el escondite de las ojeras. O cuando se llena una furgoneta de trastos, de escenografía, atrezzo y vestuario en un almacén de barrio de Madrid. O cuando la furgoneta llega horas más tarde a un teatro de provincias.

INJUVE
INJUVE

Quizás esta función comenzó cuando la furgoneta de alquiler sufrió el primer rasguño, maniobrando, para entrar en el patio que sirve de antesala al Teatro Albiétar de León. Porque cuando se abrieron las puertas de la furgoneta, salimos las primeras ratas despavoridas a la nueva ciudad. A morderla. A contagiar la peste del teatro. A ser contagiadas de la peste autóctona. A mezclarse, a contar historias, a molestar.

‘El funeral de los necios’

El funeral de los necios se interpretó en el Teatro Albiétar de León el pasado sábado 20 de mayo. Una obra escrita por Arturo Babel y dirigida por Darío Sigco en la que participamos un total de ocho actores y actrices y dos músicos. Actores que interpretan a ratas, ratas que interpretan a personajes. Un mundo de ratas que juega a ser un mundo humano, ¿les suena? Un funeral en un barco, pero… El ataúd está vacío. ¿Quién es el muerto? ¿Hacia dónde se dirige este barco? Risas, sustos y sorpresas. Teatro.

Esta obra se empezó a gestar hace ya casi dos años. Meses después, el INJUVE (Instituto de la Juventud de España) le otorgó una ayuda a la producción y empezaron los ensayos, la escritura del texto, la construcción del barco. Más meses después, el pasado otoño, se estrenaba en Madrid, en la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático). Desde entonces, hasta el pasado 20 de mayo, las ratas volvieron a la jaula y el ataúd a las telarañas del almacén. ¿Se volverá a representar? Buena pregunta, por si acaso, presten atención.

«Esconded las gallinas, que vienen los cómicos»

Se dice que en los pueblos manchegos, cuando llegaba una compañía de teatro a representar una función, los lugareños decían: «Esconded las gallinas, que vienen los cómicos». Porque llegaban con tanto hambre que arrasaban con todo lo que encontraban a su paso. Hambre. El arte de Thalía nunca ha gozado de buena salud económica. Si antaño los cómicos no dejaban gallina viva en el corral, ¿qué ocurre hoy?

Arrojamos los datos del Informe sobre la Situación Sociolaboral de Actores y Bailarines Españoles, del año pasado, de la Fundación AISGE (Artistas e Intérpretes Sociedad de Gestión). Solo el 8,17% de los actores españolespueden vivir de su profesión. Del total de artistas españoles, el 8,17% ingresan más de12.000 euros anuales. Superan los 30.000 solo el 2,15%.

El 57% de nuestros intérpretes no consiguen empleo en el sector. De los actores y bailarines que sí trabajan (43%), más de la mitad no supera los 3.000 euros de ingresos anuales. Quienes logran alguna ocupación complementaria se dedicanen su mayoría a docencia, labores comerciales u hostelería: nada que ver con el gremio artístico. Las mujeres sufren una tasa de desocupación 6 puntos por encima de los hombres, cobran menos y trabajan sin contrato en más ocasiones. Las regiones con mayor tasa de paro entre los actores son La Rioja, Asturias y Castilla y León.

inj16-funeral-352

Hablamos con dos de las actrices del montaje El Funeral de los Necios, Itziar Cabello y Beatriz Genovés, sobre este tema. Cabello empezó su carrera como actriz hace 20 años en la escuela Juan Antxieta, en Bilbao. Más tarde, estudió dos años Inter-art, en Barcelona, además es profesora de yoga, después de cuatro años de formación en la escuela Patanjali en Madrid.

Cuenta cómo a comienzos de su carrera pudo vivir de ser actriz gracias al café-teatro en Bilbao. «Eran otros tiempos y el hostelero apostaba por el teatro para hacer de su negocio un lugar diferente y cuidar a sus clientes a través de la cultura. Íbamos a caché y sabía lo que iba a ganar cada mes. Me atraía llevar el teatro a espacios no convencionales, actuar delante de un público que nunca había ido a un teatro», recuerda Cabello.

«Actualmente actúo en el off, donde es muy difícil conseguir vivir del teatro. El IVA y el coste por darte de alta en la Seguridad Social no se pueden asumir por el porcentaje que te sacas», echa cuentas esta actriz. «No puedo vivir del teatro aunque hay meses que sale más trabajo y obtengo más ingresos, pero es un sueldo bajo y no es fijo», asegura. Por ello, trabaja como profesora de Yoga, «los ingresos son fijos y, aunque no son muy altos, me permiten vivir bien».

Beatriz Genovés es licenciada en Pedagogía y diplomada en la Escuela de Internacional de Teatro del Gesto Nouveau Colombier. Además de actriz, es poeta e ilustradora. «Me gustaría enormemente poder vivir del teatro, pero la verdad es que es un oficio que conlleva mucho trabajo e implicación y pocos beneficios económicos», sentencia esta intérprete. Por ello, trabaja vendiendo sus ilustraciones en forma de postales o láminas y, como pedagoga, impartiendo clases de las técnicas teatrales Suzuki y View Point.

«Sueño que las pequeñas compañías reciben ayudas que permiten a sus actores y actrices cobrar sus horas de trabajo en los ensayos», relata, aportando al debate: «He escuchado que en Francia los artistas cobran una mensualidad que les permite producir sus obras sin perder dinero. Después tienen que mostrarla en diferentes lugares, compartirla con el público. Me parece una forma de organizarse muy beneficiosa para todos».

El teatro, la poesía que se hace humana

«El teatro es la poesía que se levanta del papel y se hace humana», dijo Lorca. Lo humano del teatro es que es presente. Porque los latidos que chocan dentro de los personajes son los mismos que fatigan, infartan, al actor. Es que la risa o el llano de los espectadores contagia a los personajes, traspasando la línea imborrable que delimita la realidad de la ficción. Cosas del directo. «El teatro me aporta un enorme aprendizaje sobre mí misma, los otros y sobre el trabajo en equipo», describe Genovés. «A veces sueño que es una asignatura que se imparte en las escuelas y no una actividad extraescolar.

Si desde pequeños hiciéramos teatro, nos encontraríamos con seres humanos que pactan, escuchan, comparten, empatizan, resuelven y sueñan juntos», sigue soñando esta actriz, mientras su compañera de función, Cabello, se pone mística: «El teatro forma parte de mi camino en la realización espiritual; junto con el Yoga me hace conectar con mi vocación innata de sanar, reflejar, acompañar, guiar, ayudar al ser humano a volver al origen, a reencontrarse con su ser más profundo para cohabitar en este mundo en unidad con todo».

Los aplausos. En el Teatro Albiétar, al terminar la función, el público aplaudió a rabiar, el elenco tuvo que salir varias veces a saludar. Y cuando un actor recibe los aplausos, la realidad, es una fuerte bofetada. Sale del viaje con curvas al que le ha llevado el personaje y recibe la gratitud del público. Una gratitud que borra las contracturas de la espalda que señalan las horas de ensayos, de cargar con el atrezzo y la escenografía en la furgoneta. Borra las contracturas de tantos años de formación y dedicación.

Los aplausos alimentan más que las gallinas. Y las ratas solo necesitan que les aplaudan para salir a morder. «Un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo», también dijo Lorca. Y como esta, tantas compañías, tantos actores, actrices, que viven en los escenarios y sobreviven fuera. Y tantas ratas rabiosas, llenas de vida, dispuestas a morder las corbatas de los elefantes moribundos. Y los aplausos, que nunca terminan.

Foto: INJUVE
Foto: INJUVE

Estatut

El sábado 27 de mayo, a las 11.30 horas, la Unión de Actores y Actrices organiza, en el Teatro María Guerrero, un encuentro sobre el Estatuto del Artista y del Trabajador de la Cultura. «Nosotros, como trabajadores, somos intermitentes. Esta situación de intermitencia, en la legislación actual, no está contemplada y por tanto los derechos no siempre se pueden aplicar a los artistas. Tenemos que adaptar las normas para garantizarles los derechos», explica Iñaki Guevara, de la Unión de Actores. «Han pasado 30 años desde que entró en vigor el régimen de artistas y el sector ha cambiado por completo, hay que actualizarlo todo»,añade.

En el nuevo Estatuto piden un modelo de Seguridad Social como el francés, que permite que quien trabaje unas determinadas horas al año entre a ser parte del régimen de intermitentes. Eso genera el derecho a una prestación por desempleo. Otra reclamación es un cambio en el régimen fiscal:  «Los artistas no todos los años ganamos lo mismo y nuestros ingresos son intermitentes y nos permiten vivir cubriendo periodos donde no se trabaja». La propuesta es que se repartan los beneficios obtenidos en un año en los tres siguientes. De esta manera se pagarán los impuestos de toda la renta pero en tres años, de manera progresiva: el primer año un 60%, el siguiente un 30% y el último un 10%.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los carteles ilustrados de los Tampa Bay Rowdies
Cupones que permiten recuperar el tiempo perdido en Facebook
O Gallery, un espacio de arte en forma de app
Las falsas constelaciones de Oscar Lhermitte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Sí se protegiera más la cultura , la buena gente , la que de verdad vale la pena , la que hace que nuestras vidas sean algo más que un mero proceso de acumulación de bienes materiales como meta en la vida, quizás tendríamos un mundo más feliz y ahí estáis vosotros , actores , músicos , poetas , escritores … para servirnos de ejemplo y paradigma de lo que no deberíamos perder , ojalá podáis resistir por el bien de toda la sociedad y se os valore y apoye infinitamente más .
    Espero que escritos como éste sirvan para removernos la conciencia y sobretodo la de los políticos que son los que más alejados están de ese mundo cultural en peligro de extinc asión.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *