fbpx
28 de noviembre 2018    /   DIGITAL
por
 

Contra el machismo de los asistentes virtuales: ¿Por qué tienen voz de mujer?

28 de noviembre 2018    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si quieres saber por qué las asistentes virtuales tienen voz de mujer, pregúntale a Siri. Responderá con sus voz dócil, abnegada, sumisa. Y femenina: «Buena pregunta», replicará. Pregúntale a Alexa. Te pedirá perdón por no haber encontrado la respuesta a tu pregunta. Cortana será quizá la menos evasiva: hará una búsqueda en Bing arrojando un puñado de artículos que se preguntan por qué la tecnología está adquiriendo rasgos femeninos. La respuesta no es sencilla. Ni agradable.

Los asistentes virtuales llevan años imitando nuestras características, humanizando sus rasgos. Y al disfrazar sus cables de carne han dejado entrever los prejuicios que los humanos estamos volcando en la tecnología.

Los principales asistentes virtuales, a excepción quizá del neutro Google Home, tienen voz y nombre de mujer. Y esto, que puede parecer anecdótico, ayuda a perpetuar roles de género nocivos, a dotarlos de una personalidad caduca. En nuestra cabeza Siri se dibuja como una eficiente secretaria; Alexa adopta los bordes de un ama de casa complaciente.

Jesús Flete Díaz y Alejandro Jarne se dieron cuenta de esta realidad leyendo un artículo de Verne. «La verdad es que antes ni nos lo habíamos planteado», comenta Flete. Pensaron que eso mismo le pasaría a mucha gente, así que optaron por visibilizar el problema de la mejor manera que saben. Flete y Jarne son dupla creativa, copy y director de arte, en la agencia de publicidad Tango, así que pensaron en crear una serie de pósteres para concienciar, de forma gráfica, sobre esta cuestión.

La campaña Voces en igualdad, apoyada por las ONG Confederación Nacional de Mujeres e Igualdad y la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género, junto con Tango, se pregunta por qué los asistentes virtuales tienen voz de mujer.

Consta de cinco piezas en las que se lee, en grandes letras coloradas, los comandos con los que solemos dirigirnos a los asistentes virtuales. Frases como «Siri, quiero cenar sushi» o «Alexa, hazme la compra» se intercalan con otras, más pequeñas, en las que destaca la feminización de estos asistentes. «La idea es leer entre líneas, casi de forma literal», explican los creativos.

Consideran que esta es «una de las maneras más discretas que los estereotipos de género tienen para perpetuarse» y quieren poner fin a esta tendencia que empieza a extenderse.

Alexa, Cortana y Siri son solo la punta de lanza. Las webs de venta al público más sencillas también tienen asistentes virtuales y estas son, en una proporción aplastante, mujeres: Ana en Ikea, Sara en Correos, Aura en Movistar, Irene en Renfe…

La idea de Voces en igualdad es que la gente vaya poniendo más nombres y ejemplos a esta lista, concienciar y presionar para evitar que se sigan perpetuando roles caducos y nocivos.

Esta campaña no pretende tanto denunciar como invitar a la reflexión. En parte, porque la culpa no es de las empresas, sino de la sociedad.

Antes de que Amazon, Microsoft o Apple lanzaran sus asistentes al mercado hicieron varias encuestas y estudios de mercado. El que hayan optado por voces femeninas no es una decisión arbitraria; todas estas empresas se escudan tras la decisión de sus encuestados. «Puede que sea así», concede Jarne, «pero hay que romper esa rueda, el empleo de esas voces femeninas mantiene el estereotipo».

Se trata, por tanto, de señalar los roles de género vigentes, no tanto de una empresa determinada como en la sociedad. Y de atajarlos destacando los ejemplos concretos que los perpetúan.

Puede que el cambio tarde en llegar, pero desde que se empezó a plantear esta duda en EEUU, las empresas han hecho algunos cambios. Siri ha actualizado su software permitiendo cambiar su voz a una masculina, aunque por defecto sigue siendo de mujer. Google Home ha hecho lo mismo. Los gestos son tímidos, las consecuencias, pueden ser enormes.

Si quieres saber por qué las asistentes virtuales tienen voz de mujer, pregúntale a Siri. Responderá con sus voz dócil, abnegada, sumisa. Y femenina: «Buena pregunta», replicará. Pregúntale a Alexa. Te pedirá perdón por no haber encontrado la respuesta a tu pregunta. Cortana será quizá la menos evasiva: hará una búsqueda en Bing arrojando un puñado de artículos que se preguntan por qué la tecnología está adquiriendo rasgos femeninos. La respuesta no es sencilla. Ni agradable.

Los asistentes virtuales llevan años imitando nuestras características, humanizando sus rasgos. Y al disfrazar sus cables de carne han dejado entrever los prejuicios que los humanos estamos volcando en la tecnología.

Los principales asistentes virtuales, a excepción quizá del neutro Google Home, tienen voz y nombre de mujer. Y esto, que puede parecer anecdótico, ayuda a perpetuar roles de género nocivos, a dotarlos de una personalidad caduca. En nuestra cabeza Siri se dibuja como una eficiente secretaria; Alexa adopta los bordes de un ama de casa complaciente.

Jesús Flete Díaz y Alejandro Jarne se dieron cuenta de esta realidad leyendo un artículo de Verne. «La verdad es que antes ni nos lo habíamos planteado», comenta Flete. Pensaron que eso mismo le pasaría a mucha gente, así que optaron por visibilizar el problema de la mejor manera que saben. Flete y Jarne son dupla creativa, copy y director de arte, en la agencia de publicidad Tango, así que pensaron en crear una serie de pósteres para concienciar, de forma gráfica, sobre esta cuestión.

La campaña Voces en igualdad, apoyada por las ONG Confederación Nacional de Mujeres e Igualdad y la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género, junto con Tango, se pregunta por qué los asistentes virtuales tienen voz de mujer.

Consta de cinco piezas en las que se lee, en grandes letras coloradas, los comandos con los que solemos dirigirnos a los asistentes virtuales. Frases como «Siri, quiero cenar sushi» o «Alexa, hazme la compra» se intercalan con otras, más pequeñas, en las que destaca la feminización de estos asistentes. «La idea es leer entre líneas, casi de forma literal», explican los creativos.

Consideran que esta es «una de las maneras más discretas que los estereotipos de género tienen para perpetuarse» y quieren poner fin a esta tendencia que empieza a extenderse.

Alexa, Cortana y Siri son solo la punta de lanza. Las webs de venta al público más sencillas también tienen asistentes virtuales y estas son, en una proporción aplastante, mujeres: Ana en Ikea, Sara en Correos, Aura en Movistar, Irene en Renfe…

La idea de Voces en igualdad es que la gente vaya poniendo más nombres y ejemplos a esta lista, concienciar y presionar para evitar que se sigan perpetuando roles caducos y nocivos.

Esta campaña no pretende tanto denunciar como invitar a la reflexión. En parte, porque la culpa no es de las empresas, sino de la sociedad.

Antes de que Amazon, Microsoft o Apple lanzaran sus asistentes al mercado hicieron varias encuestas y estudios de mercado. El que hayan optado por voces femeninas no es una decisión arbitraria; todas estas empresas se escudan tras la decisión de sus encuestados. «Puede que sea así», concede Jarne, «pero hay que romper esa rueda, el empleo de esas voces femeninas mantiene el estereotipo».

Se trata, por tanto, de señalar los roles de género vigentes, no tanto de una empresa determinada como en la sociedad. Y de atajarlos destacando los ejemplos concretos que los perpetúan.

Puede que el cambio tarde en llegar, pero desde que se empezó a plantear esta duda en EEUU, las empresas han hecho algunos cambios. Siri ha actualizado su software permitiendo cambiar su voz a una masculina, aunque por defecto sigue siendo de mujer. Google Home ha hecho lo mismo. Los gestos son tímidos, las consecuencias, pueden ser enormes.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Democracia desde el barrio
Lobotomízame suavemente
Carpe Diem Daily: Una dosis de inspiración diaria en el móvil
En este operador móvil mandan los usuarios
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Supongo que, aparte de la connotación sexual, para que resulte atractivo su uso para hombres heterosexuales, una voz femenina, en general, tiene un tono y un timbre que resulta menos intimidatorio.

    Poner voz humanizada a un robot es un modo de aportar calidez a la frialdad lógica de la máquina.

    Así como un hombre hetero encuentra atractiva la voz femenina, una mujer puede sentirse más cómoda por identificación y un menor puede relaciónarlo con un rasgo maternal y cercano.

    • Hola Asier. entiendo tu reflexión pero desgraciadamente le mundo no es así, seguimos necesitando estereotipos para sentirnos seguros ¿? A mi me encantaría escuchar la voz atractiva de Florentino Romero también, aunque no descarto que me hable Lola Herrera. Pero que no sea algo explicito. Lanzo una pregunta. ¿porque un tanto por ciento muy elevado de los anuncios de TV que están asociados a dolencias está hecho por mujeres? Actualmente hay 5 de tos que solo son de mujeres, de hemorroides, problemas vaginales, de perdidas de orina incluso solo nosotras vamos al dentista!! o por ejemplo los dos únicos anuncios de coches en los que aparece «casi un accidente» (Volvo con frenada automatica) las conductoras son mujeres. En mi caso solo quiero ser igual en derechos y obligaciones. Soy consciente que no somos iguales y eso es lo interesante…pero ya está bien de que estemos siempre en un escalon figurativo más abajo que los hombres. Gracias por escucharme 🙂

    • Es una pena que identifiquemos esas características solo con el sexo femenino, de esta forma admitimos que un hombre no puede ser cuidadoso, amable… Etc? Discriminatorio y encasillado. Por qué no de todo? Como la vida misma?

    • Entiendo que hay que comer. Pero hacernos perder el tiempo en semejante artículo, es cacota gorda. La voz femenina es más agradable, no significa que la maquina….en fin creo que no voy ni a dar una sola explicación, bueno, una he dado.. Hay cosas que se nos van de las manos con la lucha estúpida de varios. Más rigor periodístico y no nos subamos a la ola por subirnos.

    • En absoluto, pero en esta vida debemos tener opciones y que no nos guíen y nos predispongan en ningún aspecto de nuestro día a día. Es como la propaganda subliminal, ¿conocéis los sesgos inconscientes? pues eso sucede en estos casos.

  • «Invitar a la reflexión» es un eufemismo para «tengo la sospecha de que esto es una chorrada, pero lo suelto de todos modos»?
    Llevo una década obedeciendo a la voz femenina de mi navegador. Tenía entendido que la gente es mas receptiva a obedecer indicaciones de una voz femenina.
    Mi propuesta es que alguna empresa en busqueda de un nicho de negocio samplee voces ni femeninas ni masculinas. Hay todo un mercado para eso.
    El futuro va a ser maravilloso.

  • Totalmente!! Siempre me molestó enormemente eso. En las llamasas pasa lo mismo ( una “voz sensual” te dice a qué compañía pertenece el número). Celebro que lo señalen y visualicen. Parecen cosas menores/ ingenuas, pero NO lo son ( invaden nuestra vida cotidiana)

  • Hablando con mi pareja dije; ya verás tu como hay algún tonto/a/e que ve machista la chorrada esta… Y et voila!!! Jajjaja en serio haced algo útil para la sociedad como por ejemplo trabajar en algo de verdad. Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *