25 de octubre 2017    /   DIGITAL
por
 

Trabajos del siglo XXI: ganar dinero en internet valorando fotos de perros

25 de octubre 2017    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Los milenials son, ante todo, una generación que ha revolucionado la comunicación. Revolucionar la comunicación implica muchas cosas: cambian las formas, cambia el lenguaje, cambian los tiempos. Cambian las metas. Cambia la vida. Y cambian los trabajos.

Matt Nelson, un milenial que acaba de cumplir 21 años, es el creador de una de las cuentas de Twitter en inglés más populares del último año, WeRateDogs. Con casi cuatro millones de seguidores, Matt ha convertido la marca en un negocio al que desde hace un tiempo se dedica al completo, tras aparcar sus estudios de gestión profesional de golf. Es el ejemplo perfecto de milenial que ha sabido utilizar las redes sociales y la comunicación para encandilar a una audiencia imparable.

«Soy un firme defensor de la tecnología. Sobre todo, porque cada día veo sus maravillosas posibilidades», dice Matt, que nunca pensó que sería «capaz de ganarme la vida con las redes sociales. Comencé la cuenta con la única intención de hacer reír a la gente. Nunca busqué fuentes de ingresos. Todas esas oportunidades fueron apareciendo más tarde».

En WeRateDogs, la clave es doble. Por una parte, Matt ha logrado desarrollar un tono en el que sus seguidores encuentran un valor añadido a las decenas de cuentas de imágenes de perros que hay por internet. Por otra, se ha formado una comunidad en torno a la cuenta de Twitter que la retroalimenta: cada día, Matt recibe unas mil fotos de perros por DM. Las envían sus dueños, ansiosos por conseguir que su mascota sea valorada. El premio: una frase divertida, una nota por encima de 10 y muchos favs y retuits.

«Nos llegan muchísimas fotos y vídeos a través de las personas que las hacen. Nuestro público proporciona el contenido, por lo que tienen una participación directa en la comunidad», explica. Para Matt, la clave del éxito es la constancia y el empeño que pone en cada publicación. Creó la cuenta en noviembre de 2015, subió un tuit y consiguió varios cientos de retuits.

Desde entonces, WeRateDogs no ha dejado de crecer tuit tras tuit, broma tras broma. Ahora los retuits se cuentan por miles. Es un fenómeno extraño: cada vez más, Twitter se ha ido convirtiendo en un flujo constante de tuits que cosechan un éxito disparatado. Sin embargo, conseguir que una cuenta crezca de forma simultánea a los tuits es más complicado.

Matt Nelson
Matt Nelson

No se trata solo de fotos de perros divertidos, sino del lenguaje. Cada tuit es una pequeña pieza de humor que Matt confecciona cuidadosamente, dando fe del arte comunicativo que puede llegar a implicar una cuenta de Twitter. Así, aprovechó «la limitación de caracteres que Twitter te daba para cada publicación. Antes ya había cuentas de «animales monos», pero ninguno había introducido humor en el texto. Ahora, la gente simplemente busca encontrarse con algo positivo en su día».

En WeRateDogs, los perros son doggos (perros-meme) y puppers (un doggo pequeñito). Son algunos de los detalles «lingüísticos» que la cuenta ha ido introduciendo y que sus seguidores han hecho propios.

¿Cómo funciona el proceso de publicación de WeRateDogs? «Odio programar publicaciones. Tengo la impresión de que crearlas entre 20 minutos y una hora antes de publicarlas funciona mejor en lo referente a generar creatividad», comenta. Ahora, WeRateDogs tiene cuenta en Facebook, Instagram y Snapchat. En función de la red social, los métodos cambian.

Se mantiene la herramienta: un móvil para dirigir el principal foco del negocio. «Dado que el núcleo del negocio son los tuits, no fue difícil hacerlo todo desde el móvil. Paso casi todo el tiempo que estoy despierto haciendo algo relativo al negocio. Las redes sociales nunca duermen», dice.

Si hablamos de sustento económico, la principal vía de ingresos es su tienda online. «Empezamos vendiendo stickers basados en algunas de nuestras publicaciones más populares. Funcionó bastante bien y allanó el terreno para una tienda online completa», cuenta Matt, que ha ido relegando tareas para poder seguir dedicándose principalmente a generar contenido. Pero hay más: Matt acaba de lanzar un libro y desde hace unos meses está disponible un juego oficial de WeRateDogs para móviles con micropagos.

En un mundo en el que si no estás en internet, no eres nadie, Matt apunta que «interactuar con tu público, incluso si eres una cadena de comida rápida, puede ser muy valioso». Aunque las cosas no siempre salen como uno quiere, claro. En más de una ocasión, a Matt le han llovido críticas por posicionarse en cuanto a iniciativas como Women’s March o hacer referencias a cuestiones políticas.

«En WeRateDogs me siento increíblemente restringido. Con una audiencia tan grande, el tipo de cosas que puedes decir es muy limitado, si quieres complacer y entretener a la mayoría de personas», confiesa Matt. A pesar de ello, se muestra firme en sus reivindicaciones. Esas publicaciones, en cualquier caso, «contienen fotos de perros».

«Si a alguien no le gusta lo que publico, pueden dejar de seguirme, sin problema. Es imposible separar lo personal del negocio, porque el negocio se basa literalmente en contenido que sale de mi cabeza combinado con fotos de perros que escojo».

Aun con todo, las redes sociales son impredecibles, y mantener la popularidad de algo así no siempre es fácil. «Me sorprende que WeRateDogs no se haya estancado. La mayoría de cosas en internet vienen y van. He pasado los últimos meses construyendo audiencias en otras plataformas para que, si mi público pierde interés en las valoraciones de perros, todavía tenga un lugar donde ir a entretenerse». El tiempo dirá. De momento, Matt se mantiene pegado a su móvil: la aventura de WeRateDogs continúa.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Los milenials son, ante todo, una generación que ha revolucionado la comunicación. Revolucionar la comunicación implica muchas cosas: cambian las formas, cambia el lenguaje, cambian los tiempos. Cambian las metas. Cambia la vida. Y cambian los trabajos.

Matt Nelson, un milenial que acaba de cumplir 21 años, es el creador de una de las cuentas de Twitter en inglés más populares del último año, WeRateDogs. Con casi cuatro millones de seguidores, Matt ha convertido la marca en un negocio al que desde hace un tiempo se dedica al completo, tras aparcar sus estudios de gestión profesional de golf. Es el ejemplo perfecto de milenial que ha sabido utilizar las redes sociales y la comunicación para encandilar a una audiencia imparable.

«Soy un firme defensor de la tecnología. Sobre todo, porque cada día veo sus maravillosas posibilidades», dice Matt, que nunca pensó que sería «capaz de ganarme la vida con las redes sociales. Comencé la cuenta con la única intención de hacer reír a la gente. Nunca busqué fuentes de ingresos. Todas esas oportunidades fueron apareciendo más tarde».

En WeRateDogs, la clave es doble. Por una parte, Matt ha logrado desarrollar un tono en el que sus seguidores encuentran un valor añadido a las decenas de cuentas de imágenes de perros que hay por internet. Por otra, se ha formado una comunidad en torno a la cuenta de Twitter que la retroalimenta: cada día, Matt recibe unas mil fotos de perros por DM. Las envían sus dueños, ansiosos por conseguir que su mascota sea valorada. El premio: una frase divertida, una nota por encima de 10 y muchos favs y retuits.

«Nos llegan muchísimas fotos y vídeos a través de las personas que las hacen. Nuestro público proporciona el contenido, por lo que tienen una participación directa en la comunidad», explica. Para Matt, la clave del éxito es la constancia y el empeño que pone en cada publicación. Creó la cuenta en noviembre de 2015, subió un tuit y consiguió varios cientos de retuits.

Desde entonces, WeRateDogs no ha dejado de crecer tuit tras tuit, broma tras broma. Ahora los retuits se cuentan por miles. Es un fenómeno extraño: cada vez más, Twitter se ha ido convirtiendo en un flujo constante de tuits que cosechan un éxito disparatado. Sin embargo, conseguir que una cuenta crezca de forma simultánea a los tuits es más complicado.

Matt Nelson
Matt Nelson

No se trata solo de fotos de perros divertidos, sino del lenguaje. Cada tuit es una pequeña pieza de humor que Matt confecciona cuidadosamente, dando fe del arte comunicativo que puede llegar a implicar una cuenta de Twitter. Así, aprovechó «la limitación de caracteres que Twitter te daba para cada publicación. Antes ya había cuentas de «animales monos», pero ninguno había introducido humor en el texto. Ahora, la gente simplemente busca encontrarse con algo positivo en su día».

En WeRateDogs, los perros son doggos (perros-meme) y puppers (un doggo pequeñito). Son algunos de los detalles «lingüísticos» que la cuenta ha ido introduciendo y que sus seguidores han hecho propios.

¿Cómo funciona el proceso de publicación de WeRateDogs? «Odio programar publicaciones. Tengo la impresión de que crearlas entre 20 minutos y una hora antes de publicarlas funciona mejor en lo referente a generar creatividad», comenta. Ahora, WeRateDogs tiene cuenta en Facebook, Instagram y Snapchat. En función de la red social, los métodos cambian.

Se mantiene la herramienta: un móvil para dirigir el principal foco del negocio. «Dado que el núcleo del negocio son los tuits, no fue difícil hacerlo todo desde el móvil. Paso casi todo el tiempo que estoy despierto haciendo algo relativo al negocio. Las redes sociales nunca duermen», dice.

Si hablamos de sustento económico, la principal vía de ingresos es su tienda online. «Empezamos vendiendo stickers basados en algunas de nuestras publicaciones más populares. Funcionó bastante bien y allanó el terreno para una tienda online completa», cuenta Matt, que ha ido relegando tareas para poder seguir dedicándose principalmente a generar contenido. Pero hay más: Matt acaba de lanzar un libro y desde hace unos meses está disponible un juego oficial de WeRateDogs para móviles con micropagos.

En un mundo en el que si no estás en internet, no eres nadie, Matt apunta que «interactuar con tu público, incluso si eres una cadena de comida rápida, puede ser muy valioso». Aunque las cosas no siempre salen como uno quiere, claro. En más de una ocasión, a Matt le han llovido críticas por posicionarse en cuanto a iniciativas como Women’s March o hacer referencias a cuestiones políticas.

«En WeRateDogs me siento increíblemente restringido. Con una audiencia tan grande, el tipo de cosas que puedes decir es muy limitado, si quieres complacer y entretener a la mayoría de personas», confiesa Matt. A pesar de ello, se muestra firme en sus reivindicaciones. Esas publicaciones, en cualquier caso, «contienen fotos de perros».

«Si a alguien no le gusta lo que publico, pueden dejar de seguirme, sin problema. Es imposible separar lo personal del negocio, porque el negocio se basa literalmente en contenido que sale de mi cabeza combinado con fotos de perros que escojo».

Aun con todo, las redes sociales son impredecibles, y mantener la popularidad de algo así no siempre es fácil. «Me sorprende que WeRateDogs no se haya estancado. La mayoría de cosas en internet vienen y van. He pasado los últimos meses construyendo audiencias en otras plataformas para que, si mi público pierde interés en las valoraciones de perros, todavía tenga un lugar donde ir a entretenerse». El tiempo dirá. De momento, Matt se mantiene pegado a su móvil: la aventura de WeRateDogs continúa.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El iPhone podría convertirse en un detector de humos
Montelab: la hostia que la burbuja nos dio
Lory Money, el youtuber que inocula el síndrome de Chiquito de la Calzada
Envía esto a tus grupos de WhatsApp para que dejen de ser una pesadilla
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies